martes, 11 de agosto de 2020

Coordina UdeC libro sobre uso exitoso de nuevas tecnología en la educación #UdeC

 

*Participan académicos de la UdeC, del ISENCO, del Centro Colimense de Investigaciones Educativas, del IPN y de las universidades de la Cañada, Autónoma de Baja California, Michoacana de San Nicolás Hidalgo y la Politécnica de San Luis Potosí.


Para generar un registro de la experiencia académica de profesores y estudiantes en el uso de las tecnologías de Información y Comunicación durante la pandemia de COVID-19, investigadores de la Facultad de Telemática de la Universidad de Colima, encabezados por Ricardo Acosta Díaz, preparan un libro que piensan publicar en septiembre de este año, con el fin de compartir experiencias exitosas antes del nuevo ciclo escolar.


El libro, dijo Ricardo Acosta en entrevista, incluye la participación de académicos de otras facultades de la Universidad y de instituciones externas, para lo cual lanzaron una convocatoria; “queremos abordar experiencias docentes desde diferentes perspectivas teóricas, prácticas o disciplinares. A una semana de lanzar la convocatoria teníamos ya la propuesta de 39 capítulos. Los autores entregarán su material a más tardar el 28 de agosto para ser sometidos a corrección de estilo y no retrasar el proceso editorial que, esperemos, comience el 11 de septiembre”.


El formato del libro sería digital, y la idea es compartir las experiencias exitosas de estos meses con los profesores que darán clases, principalmente a distancia, en este nuevo ciclo escolar. 


Acosta Díaz detalló que los participantes son docentes que trabajan desde preescolar hasta el doctorado y que abordarán casos prácticos partiendo de preguntas como: qué se hizo, cómo se hizo, qué resultados obtuvieron, funcionó o no la estrategia y en qué medida; cómo se puede mejorar, dónde se puede reproducir y bajo qué circunstancias, entre otras. Estará organizado por temas como plataformas educativas, metodologías, continuidad pedagógica, tecnología y conectividad, experiencias directivas, experiencias de estudiantes y docentes, desigualdad y propuesta de educación hacia el futuro.


Ante la gran respuesta que tuvo la convocatoria, decidirán si editan varios libros o uno solo con distintos tomos, “para dejar abierta la posibilidad de seguir documentando la experiencia los próximos semestres. Participan académicos de la UdeC, del ISENCO, del Centro Colimense de Investigaciones Educativas, del Instituto Politécnico Nacional, así como de las universidades de la Cañada, Autónoma de Baja California, Michoacana de San Nicolás Hidalgo y Politécnica de San Luis Potosí, entre otras”.


Finalmente, en nombre de sus compañeros del Cuerpo Académico 90, comentó que se sienten satisfechos por sumarse, cada uno desde sus áreas de investigación, al análisis de la pandemia en las áreas de la tecnología educativa y ambientes inteligentes; “aunque se trata de un primer acercamiento, sabemos que será de gran apoyo para directivos, docentes, alumnos, padres de familia y para la sociedad en general, que demanda continuar con una educación de calidad”.


lunes, 10 de agosto de 2020

Piden no descuidar la atención al dengue

 

*El investigador Francisco Espinoza, en entrevista, habló también de una vacuna contra el dengue que ha mostrado resultados alentadores y que posiblemente se comience a aplicar próximamente en nuestro país.


En entrevista, Francisco Espinoza Gómez, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colima, dijo que si bien la tasa de letalidad del dengue es menor al uno por ciento, mientras que del COVID-19 es del diez por ciento, en ambas enfermedades la mayoría de personas serán portadoras asintomáticas. En el caso del dengue, el 80% no tendrá complicaciones, mientras que el resto la presentará “con signos de alarma” y como “dengue grave”.


El dengue con signos de alarma es el más popular; se manifiesta con fiebre conocida como quebrantahuesos o trancazo, superior a los 39 grados, con dolores musculares, dolor retroocular, fuerte dolor de cabeza, vómito y salpullido. Mientras que, en el dengue grave, conocido anteriormente como hemorrágico, el paciente presenta dolor abdominal y vómito persistente, con tendencia a sangrados por encías, boca, mediante heces o por vagina.


Espinoza Gómez, quien lleva 28 años trabajando con esta enfermedad, recordó que el virus del dengue tiene un periodo de incubación que va de siete a diez días después de la picadura de un mosquito infectado, y que la enfermedad, por lo común, dura entre dos y siete días. Recomendó, además, que una vez que se perciban los primeros síntomas debe acudirse al médico, ya que la enfermedad podría complicarse entre el tercero y séptimo día, generando el llamado dengue grave.


“Hay ocasiones en que el paciente comienza a ponerse enfermo hasta el séptimo u octavo día y el virus ya ha desaparecido del cuerpo; entonces, cuando llega al hospital uno busca el virus y no está. En esta situación, se dice que los síntomas que presenta se explican más por la reacción inmune del cuerpo que por el virus en sí mismo, pero no deja secuelas a largo plazo. En esta fase es cuando hay mayor riesgo de desarrollar las formas graves de la enfermedad”, agregó.


En la actualidad, comentó, “se ha estado ensayando una vacuna tetravalente, contra los cuatro serotipos del dengue, que ha mostrado resultados alentadores y posiblemente se comience a aplicar próximamente en nuestro país. Sin embargo, tiene un inconveniente: no genera anticuerpos contra los cuatro tipos de dengue en todas las personas. En ciertos casos, si la persona tiene un anticuerpo contra determinado serotipo pero se infecta de otro, podría enfrentar un cuadro mucho más riesgoso”


Por estas razones, sugirió, “es importante que mientras no se cuente con vacunas o manejos específicos para la enfermedad, se le dé importancia a la estrategia de prevención y control, que deberá ser entre comunidad y autoridades”, sobre todo, aseguró, en regiones costeras como Colima, pues es allí donde se presentan las condiciones adecuadas para la reproducción del mosquito Aedes aegypti, ya que “la transmisión de la enfermedad no ha podido ser eliminada a pesar de las intensas campañas de fumigación o la eliminación de criaderos”.


De acuerdo con las investigaciones realizadas por la Universidad de Colima y la Secretaría de Salud en el estado, las acciones más relevantes que debe realizar la autoridad en este tema son “la fumigación extensa y puntual de todas las zonas habitacionales y públicas, tanto en época de secas como de lluvias y la aplicación masiva y simultánea de antilarvarios (Abate) en todos los recipientes artificiales, con especial énfasis en aquellos contenedores de agua grandes como aljibes, fuentes, instalaciones subterráneas, en fábricas, edificios de oficinas, escuelas y no solamente en los pequeños cacharros domésticos”. 


Recomendó a la población “vigilar de manera constante los contenedores con agua (dentro y alrededor de la vivienda) en busca de las larvas del mosquito (maromeros), ya que éstos frecuentemente se desarrollan en contenedores aparentemente limpios como floreros, desagües pluviales, fuentes o artefactos huecos dejados a la intemperie como llantas, botes y envases. Es importante abrir puertas y ventanas al paso de la camioneta fumigadora y realizar fumigaciones intra-domésticas con productos bio-compatibles cuando haya presencia de mosquitos en casa”.


Aunque estas recomendaciones parecen muy simples, dijo, la Secretaría de Salud y la UdeC pudieron documentar, en una revista especializada, que entre 2010 y 2018 se logró reducir la tasa de casos de dengue en Colima; “sin embargo, durante 2019 y lo que va del 2020 esta estrategia ha sido abandonada y solamente se aplican fumigaciones focales donde se notifica algún brote”.


“No sabemos cómo vaya a comportarse la combinación de dengue más COVID-19 en este contexto de escasez de pruebas diagnósticas y de fumigaciones masivas, pero seguramente no será favorable. Por lo pronto, una medida que sería eficaz para prevenir ambos problemas es evitar las aglomeraciones humanas, ya que nuestro equipo de trabajo ha demostrado que el mosquito prefiere el día para alimentarse”, finalizó Espinoza-Gómez.


Para conocer más sobre el dengue y el mosco Aedes aegypti en el estado, puede consultar las publicaciones: “Transmisión interepidémica del dengue en la ciudad de Colima, México”, “Educational campaign versus malathion spraying for the control of Aedes aegypti in Colima, Mexico”, “Distribución geográfica de mosquitos adultos (Diptera: Culicidae) en áreas selváticas de Colima, México” y “Effect of an ecosystem-centered community participation programme on the incidence of dengue. A field randomized, controlled trial”.

jueves, 6 de agosto de 2020

Interesa a México desarrollar vacuna propia contra COVID-19: Jesús Castrejón #UdeC


*El profesor investigador de la UdeC dijo que varias instituciones mexicanas trabajan en el desarrollo de una vacuna contra el SARS-CoV-2.


“Una vacuna mexicana consolidaría la madurez y fuerza de México en materia de ciencia y tecnología y nos liberaría de varios conflictos, sobre todo el de adquirirlas”, dijo el profesor investigador de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de Colima, Jesús Enrique Castrejón Antonio, al hablar en entrevista sobre el desarrollo de vacunas en el mundo para combatir la pandemia por COVID-19.


De manera reciente, agregó, se ha dado a conocer que investigadores de la UNAM, del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del IPN (CINVESTAV), la Universidad de Baja California (UBC), la Universidad Autónoma de Querétaro y el IMSS, así como del Laboratorio AVIMEX, concursaron para obtener fondos internacionales que les permitan avanzar en sus investigaciones para encontrar una vacuna contra el SARS-CoV-2.


Además, destacó, “México fue invitado a formar parte de un concurso de la organización Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias, conocida como CEPI, la cual financia varios proyectos de vacunas actualmente”.


Por lo tanto, señaló, “nuestro país cuenta con grupos de investigación consolidados y comprometidos que han puesto manos a la obra para aportar su grano de arena en esta problemática”. Desde luego, precisó, “las investigaciones en México todavía no alcanzan la etapa clínica y quizás estemos alejados de ésta”.


Sin embargo, resaltó que las expectativas de contar con una vacuna propia “son alentadoras; aspiramos a tener autonomía e independencia en la generación de nuestros propios recursos inmunológicos. Una autonomía e independencia en este tema, además, consolidaría la madurez y fuerza de México en materia de ciencia y tecnología”.


Para concluir, el especialista universitario invitó a la sociedad a informarse sobre la pandemia en fuentes confiables, científicas, y sobre todo a evitar tratamientos no aprobados por instituciones, así como la automedicación.


Jesús Castrejón es doctor en Ciencias, con especialidad en Microbiología, por la Universidad Autónoma de Nuevo León y jefe de la carrera de Químico Farmacéutico Biólogo en la Facultad de ciencias Químicas de la Universidad de Colima.


miércoles, 5 de agosto de 2020

Apoya FORDECYT proyecto de intervención psicosocial de la UdeC


*El proyecto lo conforman las facultades de Trabajo Social y de Psicología a través del Cuerpo Académico 110, “Género y Prácticas Culturales”, integrado por la Dra. Nancy Molina, el Dr. Sergio López y la Dra. Guillermina Chávez Torres.


El proyecto “Intervención psicosocial para promocionar los derechos humanos de las niñas, niños y mujeres de familias jornaleras migrantes”, de la Universidad de Colima, fue elegido hace apenas unos días por el Comité Técnico y de Administración del Fondo Institucional de Fomento Regional para el Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación (FORDECYT, del Conacyt), para la asignación de recursos como parte de la convocatoria 2019-09.


Este proyecto multidisciplinario lo conforman las facultades de Trabajo Social y de Psicología a través del Cuerpo Académico 110, “Género y Prácticas Culturales”, integrado por la Dra. Nancy Molina, el Dr. Sergio López y la Dra. Guillermina Chávez Torres, en conjunto con colegas de la Universidad de Guadalajara, la Autónoma de Baja California y de la UNAM. Asimismo, cuenta con la colaboración del Instituto Colimense de las Mujeres (institución pública) y la Fundación IUS Género (Asociación Civil).


La Universidad de Colima es una de las tres instituciones de educación superior del país que obtuvieron apoyo del FORDECYT, junto con la Universidad de Guadalajara y la Autónoma de Coahuila.


En entrevista, la profesora investigadora Guillermina Chávez, de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad, resaltó que “con este proyecto buscamos generar una sinergia colectiva que se concrete en un modelo de intervención psicosocial para emprender acciones de intervención que promuevan el ejercicio y la protección de los derechos de los grupos en movilidad que se encuentran especialmente vulnerables”.


Explicó que el proyecto “se concibió desde la multidisciplinariedad que demanda la vulnerabilidad social a la que están expuestas las familias jornaleras migrantes, sobre todo las mujeres, niñas y los niños. El planteamiento se gestó desde la metodología de Trabajo Social, que permite delinear un proceso complejo e integral para diseñar, aplicar, evaluar y replicar el modelo en diversos escenarios”. 


Chávez Torres comentó que el apoyo del FORDECYT consta de dos grandes fases; la primera de ellas implica el desarrollo, en cuatro meses, del Modelo de Intervención Psicosocial que se plantea como proyecto de intervención e investigación y la puesta en escena de los diversos actores. 


La segunda fase involucra trabajo de campo en los tres estados (Colima, Jalisco y Baja California) “donde se estarán implementando las acciones de intervención psicosocial para buscar el cambio, así como su seguimiento, la evaluación para su validación, y por supuesto se buscará la consolidación del modelo, fase que podrá durar hasta cinco años con financiamiento y dependerá de las evaluaciones parciales que realice el propio Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)”.


Al ser cuestionada sobre los productos finales, la académica comentó que éstos pueden ser diversos; “incluyen un diagnóstico integral sobre la vulnerabilidad social a la que están expuestos los grupos estudiados, un modelo de intervención psicosocial y de medición del impacto social de las acciones de intervención emprendidas, así como la producción de conocimiento, que se traducirá en artículos académicos”.  


Además, destacó, “los beneficios podrán traducirse en la generación de un modelo de intervención replicable en albergues de jornaleros migrantes, con el que se busca tener un impacto positivo en las condiciones de estancia temporal y organización de la población jornalera migrante; por supuesto, la generación de conocimiento y un avance en el ejercicio de los derechos básicos para la población mencionada”.


Por último, la Dra. Chávez Torres dijo que este proyecto significa, en lo profesional,  “un avance en las metas que me he planteado como investigadora de la Universidad de Colima, pues el haber obtenido la aprobación de pares académicos nacionales denota un reconocimiento de calidad a la trayectoria que tengo actualmente y me motiva para seguir buscando la consolidación de mi línea de investigación. Considero también que es una oportunidad como proceso formativo para estudiantes que se van a involucrar a lo largo del proyecto”. 


En lo personal, finalizó, “es muy gratificante la respuesta que he tenido de colegas dentro y fuera del ámbito académico, que se suman de manera voluntaria al proyecto para atender a las mujeres, niñas y niños de familias jornaleras migrantes”. 


martes, 4 de agosto de 2020

Definen nuevas macrotendencias para el turismo post-COVID-19


*Será hasta el 2021 cuando los destinos turísticos del mundo comiencen a recuperarse de las afectaciones generadas por la pandemia, y sólo hasta 2023 que volverán a tener los mismos niveles de 2019: OMT


El turismo en la era posterior a la pandemia, dijo el experto de la Universidad de Jaén, España, Juan Ignacio Pulido Fernández, deberá considerar cuatro macrotendencias: Bioseguridad, ser de proximidad, generar valores al cliente y tener gobernanza como factor estratégico.


Esto será así porque de acuerdo con la Organización Mundial de Turismo (OMT), será hasta el 2021 cuando los destinos turísticos del mundo comiencen a recuperarse de las afectaciones generadas por la pandemia, y sólo hasta 2023 que volverán a tener los mismos niveles de 2019, por lo que será necesario desarrollar nuevas estrategias.


Juan Ignacio Pulido dijo lo anterior en la videoconferencia: “Tendencias turísticas para una nueva era”, organizada por los cuerpos académicos de Turismo de la Universidad de Colima, las universidades de Guadalajara y Guanajuato y de las autónomas de Nayarit y Aguascalientes.


Sobre la bioseguridad, comentó que el lugar de destino debe lograr transmitir a sus clientes seguridad respecto a la sanitización y salubridad. 


En cuanto al turismo de proximidad, agregó que el mercado local es determinante en la recuperación de este sector, dominado en un 80% por pequeñas y medianas empresas a nivel mundial. 


La importancia de generar valor al cliente, dijo, es una oportunidad para la descarga de apps de loyalty (lealtad) que ofrezcan un valor añadido, como los turnos del desayuno, aforos en zonas comunes o un planificador de excursiones seguras.


En la gobernanza como factor estratégico, señaló que los destinos deberán rediseñar sus estrategias, todas ellas orientadas a mantener la oferta, el empleo y a desarrollar nuevas planificaciones; “es importante que los gobiernos y las empresas que tienen interés en el desarrollo de la actividad turística admitan que entre ellos hay una dependencia de recursos y se den cuenta que el impulso de la actividad turística no pueda lograrlo uno solo”.


Para esta nueva era, añadió el profesor-investigador, “no sólo es necesario crear productos y servicios adaptados a los diferentes segmentos, también hay que identificar cuándo un viajero adopta un rol u otro, qué mensajes de promoción serán los adecuados para el momento y en qué canales deberán darse o mediante qué sistema de reservas, de comercialización y de ofertas deberá trabajarse”.


Los nuevos turistas, dijo, “cada vez confeccionarán más sus vacaciones a medida para satisfacer sus necesidades particulares, que van más allá del mero hecho de pasar unos días de descanso vacacional; crecerá el interés por descubrir, experimentar, participar y aprender de forma más íntima sobre aspectos de la vida cotidiana de los destinos que se visitan. En consecuencia, los clientes exigirán más opciones, más interactividad y productos más personalizados”.


Además, comentó, “la tecnología afectará no sólo la forma de producir y consumir los viajes, sino la forma de posicionarlos en el mercado y de comercializarlos”.


Advirtió que los destinos “no pueden crecer por encima de su capacidad de gestión sostenible. El crecimiento no se puede desacoplar del uso de recursos, de la generación de residuos y de los impactos a las poblaciones de acogida”.


Comentó, por último, que en el futuro próximo habrá un mayor protagonismo de las redes sociales, lo que obligará a las empresas a cuidar su reputación on line y la creación de nuevos canales de comunicación con sus potenciales consumidores”.



lunes, 3 de agosto de 2020

Ante pandemia, el reto es llevar educación de calidad a los hogares: R. Acosta #UdeC


*“La escuela física no se reemplaza automáticamente con la escuela a distancia, porque la didáctica no se reduce a la tecnología ni la pedagogía a usar internet”; agregó el profesor investigador de la UdeC.

Ante la pandemia, que obligó al cierre de las instituciones educativas y a suspender la actividad presencial de más de un mil 215 millones de estudiantes en el mundo, dijo el profesor investigador de la Facultad de Telemática de la Universidad de Colima, Ricardo Acosta Díaz, “las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) cobraron auge como herramientas fundamentales para enfrentar los efectos de estos cierres y el confinamiento de millones de alumnos”

Destacó que, tan sólo en México, las instituciones educativas y el gobierno han acudido a una gran variedad de tecnologías para seguir brindando educación a más de 36 millones de niños y adultos en el país; sin embargo, advirtió, “la nueva oferta virtual enfrenta serias limitaciones, dificultades y cuestionamientos éticos, sobre todo en cuanto a la equidad del modelo debido a condicionantes como la clase social, raza, etnia, el género, la ubicación geográfica y el tipo de institución educativa a la que se pertenece”.

Esta serie de factores en su conjunto, añadió, configuran la llamada brecha digital, que se da entre quienes pueden aprovechar las TIC y quienes quedan excluidos de ellas, pues según encuestas realizadas en México sobre dicho tema, sólo el 45% de mexicanos cuenta con una computadora y 53% tiene acceso a internet en casa; “aún así, el acceso a internet es desigual, ya que más del 60% de los habitantes se encuentra en las áreas urbanas y el 40% en las zonas rurales, mientras que sólo un 4% de los residentes en zonas rurales cuenta con Internet en casa”.

El doctor Ricardo Acosta participó en el conversatorio “La formación doctoral: Retos y desafíos de la investigación científica hacia la nueva normalidad”, organizado de manera virtual por el Centro Latinoamericano de Investigación e Innovación Científica, el Instituto Universitario de las Américas y el Caribe y por la Fundación de Excelencia Académica.

Durante este encuentro, él y otros expertos de Latinoamérica reflexionaron sobre el uso de las TIC como mediadoras en diversos escenarios políticos, laborales, y en general de la comunicación, así como en la importancia de la actualización permanente, la mediación y el desarrollo tecnológico para la investigación, la docencia y la producción. Analizaron también el papel de estas tecnologías en la llamada nueva normalidad.

Al ahondar sobre el tema, el Ricardo Acosta señaló que el acceso a las TIC afecta a estudiantes desde el nivel preescolar hasta el universitario, determinando quiénes pueden acceder y aprender de la educación en línea, pues un 18% de los estudiantes universitarios no tiene acceso a dichos servicios y un 40% de estudiantes de nivel medio superior no tiene acceso a las TIC en su hogar. 

Para aliviar esta brecha digital, detalló, se han implementado algunas estrategias por parte de diversas instituciones educativas, como la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), que anunció el pasado mes de abril la donación de 3 mil 865 tabletas equipadas con tarjetas de internet a alumnos en condición vulnerable. La UNAM, por su parte, ofreció a su comunidad internet más rápido de forma gratuita mediante un acuerdo con Teléfonos de México. Además, el programa Jóvenes Construyendo el Futuro realizó la donación de computadoras y celulares inteligentes a estudiantes de algunas universidades públicas; “sin embargo, tales programas sólo llegan a una pequeñísima parte de la población”. 

Ante este panorama, destacó la necesidad de mayores apoyos para los profesores universitarios, de todos los niveles, en el diseño e impartición de clases en línea, en la definición de formas de calificar que no discriminen a quienes no cuentan con acceso a las TIC y tomar en cuenta otras desigualdades como la falta de dinero y alimentos, así como las demandas durante la cuarentena por cuidar a niños y otros familiares y el aumento en las labores de casa; “el verdadero reto está en encontrar la forma de llevar una educación de calidad a todos los hogares”. 

Entrevistado luego de su participación en el conversatorio, el especialista señaló que una segunda brecha educativa se encuentra en el limitado desarrollo de las competencias para usar y aprovechar las tecnologías y medios de comunicación, ya que, entre otros aspectos, los programas públicos han obviado la necesidad de adecuar los planes de estudio al presente ecosistema mediático; “los planes de estudios deben reconocer la inclusión de las tecnologías y provocar procesos intelectuales y cognitivos distintos a los tradicionales”. 

Finalmente, Ricardo Acosta enfatizó la idea de que, introducir tecnologías al aula debe estar más allá de pensarlas como un recurso didáctico, pues se trata de artilugios que potencian la productividad, la recreación cultural y la participación política y social en las sociedades contemporáneas; “la escuela física no se reemplaza automáticamente con la escuela a distancia, porque la didáctica no se reduce a la tecnología ni la pedagogía a usar internet. Son dos modalidades con lógicas y funcionamientos propios y eso siempre debe considerarse”.

miércoles, 29 de julio de 2020

Cada día pesa más el mercado en las decisiones fundamentales de la sociedad: J. Ruipérez #UdeC


*“El mercado mundial se están transformando en la auténtica constitución material de todos los estados, lo que ha traído como consecuencia que se haya puesto en discusión el estado constitucional mismo”, agregó en videoconferencia organizada por la UdeC.

Javier Ruipérez Alamillo, profesor investigador de la Universidad de la Coruña, en España, advirtió sobre la práctica cada vez más común de tomar decisiones fundamentales para la sociedad “no desde la lógica política-democrática, sino por el contrario, atendiendo al criterio económico de la ganancia y el beneficio”.

En videoconferencia, Javier Ruipérez dijo que debido a la globalización, cada día se ensanchan más los espacios económicos y sociales y se reducen los ámbitos políticos, “lo que convierte a los seres humanos en ciudadanos del mundo cada vez más apartados de la toma de las decisiones esenciales para ellos mismos”.

Y aunque los ideólogos de la mundialización, dijo, no se muestran como adversarios del sistema de valores de la realidad constitucional, como lo hicieron algunos totalitarismos europeos, “el mercado mundial se están transformando a pasos agigantados en la auténtica constitución material de todos los estados, lo que ha traído como consecuencia que se haya puesto en discusión el estado constitucional mismo como mecanismo idóneo para lograr la ordenada y pacífica convivencia entre los seres humanos”.

Para él, en un mundo en constante cambio y cargado de contradicciones, “el único elemento clarificador del horizonte político es la Constitución, como un referente en el mantenimiento de los valores y los supuestos que conforman una convivencia civilizada”. En este sentido, señaló que “no puede existir más soberanía que la de la Constitución, en cuanto expresión normativa de la voluntad soberana del poder constituyente del pueblo”.

Recordó que en 2001, los gobernantes de los países miembros de la Unión Europea, “bajo el nombre de ‘Nuevo Tratado Fundacional de la Unión Europea’, buscaron redactar una extrañamente denominada ‘Constitución Europea’, a través de una convención cuyos integrantes no fueron elegidos por los diversos cuerpos electorales estatales, sino por los gobernantes de los estados comunitarios, en atención a su presunta condición de técnicos o expertos”.

El problema en este caso, comentó, es que los integrantes de dicha convención “no recibieron este poder extraordinario, especial y específico de los auténticos titulares de la soberanía, es decir, de los ciudadanos”. 

Los miembros de la convención, al ser cuestionados de si era posible aprobar una Constitución sin la participación del pueblo, tuvieron todos la misma respuesta: que no sólo era posible, sino que además “era conveniente dejar al margen a los ciudadanos del proceso de elaboración, discusión y aprobación de la nueva normativa superior del ente supraestatal europeo”. Su argumento fue que los temas que debían debatir eran cuestiones técnicas de gran complejidad y que el ciudadano medio europeo no sería capaz de comprender en toda su magnitud.

Este tipo de iniciativas, opinó, se han visto favorecidas por una corriente ideológica que niega el poder constitucional o lo relega a un mito o una coartada ideológica para poder mantener un concepto político y material de construcción. “Sin embargo, ya el primer presidente del Tribunal Constitucional Español, Manuel García Pelayo, llamó la atención sobre el dato de que la Constitución no es un simple documento de gobierno por el que se organizan los poderes del Estado, sino que ha de presentarse como una auténtica Constitución constitucional que va a identificarse con el régimen liberal democrático más amplio”. 

Por último, dijo que una medida que podría evitar estos excesos es lo que llamó el “principio de rigidez constitucional”, al que definió como “un mecanismo jurídico para erigir a la Constitución en la posición de la ley superior, aunque insuficiente por sí sola para lograr este cometido, por lo que es necesario facultar a un órgano constitucional (el juez constitucional) para fiscalizar la actuación del resto de los poderes constituidos y garantizar que cualquier revisión se verifique de un modo válido, lícito y legítimo”.

Así, concluyó, “el control de constitucionalidad será un mecanismo complementario de la rigidez constitucional para atender no sólo la necesaria dinamicidad del sistema, sino también, y de manera más relevante, para garantizar que todos, gobernantes y gobernados, cumplan con los mandatos constitucionales”. 

Javier Ruipérez dictó la conferencia “El dogma político de la soberanía del Pueblo y la supremacía de la Constitución”, como parte de las actividades académicas de la Facultad de Derecho de la Universidad de Colima.

martes, 28 de julio de 2020

Desarrollo de vacunas requiere una inversión titánica: Experto #UdeC




*En el aula, dijo del Dr. Jesús Enrique Castrejón, “los jóvenes aprenden que el tiempo de desarrollo de una vacuna puede ser de años, quizá décadas. Sin embargo, esta pandemia nos ha hecho reescribir la teoría”.

Para el profesor investigador de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de Colima, Jesús Enrique Castrejón Antonio, la forma más decisiva de salir de la pandemia sería mediante el desarrollo de una vacuna, de las cuales, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente existen 166 candidatas en evaluación de países como China, Estados Unidos, India y Reino Unido.

En entrevista a distancia, comentó que de estas vacunas, son 141 las que están en una etapa pre-clínica; esto es, que aún se estudian en laboratorios y con animales o cultivos celulares. Las 25 restantes ya están en una etapa clínica, evaluándose en personas. De ellas, sólo cuatro se encuentran en una fase clínica avanzada. 

De esas cuatro, dijo, tres corresponden a laboratorios chinos y una a laboratorios del Reino Unido, pero todas, destacó, “han demostrado una significativa seguridad y eficacia en la generación de protección al COVID-19”.

Igual que otros expertos, opina que siendo optimistas, el mundo podría tener una vacuna o tal vez varias al mismo tiempo, hasta finales de 2021. No es un tema fácil el de la elaboración de vacunas, señaló, pues requieren de una “inversión titánica”, tanto en dinero e infraestructura, como en recursos humanos.

En el aula, dijo, “los jóvenes aprenden que el tiempo de desarrollo de una vacuna puede ser de años, quizá décadas. Sin embargo, esta pandemia nos ha hecho reescribir la teoría, pues se ha puesto en evidencia la gran preparación de algunos países en materia de microorganismos emergentes potencialmente pandémicos, al grado que podríamos llegar a tener una vacuna en apenas 18 meses, lo que sería un verdadero récord”.

Lo nuevo en este logro, comentó el Dr. Jesús Enrique Castrejón, “y que acorta los tiempos de desarrollo de una vacuna, es el hecho de que ahora el mundo estudia, conoce y monitorea los microorganismos con potencial pandémico desde hace ya mucho tiempo. La experiencia con el virus de la influenza H1N1 en el 2009, por ejemplo, fue muy útil para la investigación y el desarrollo de estas nuevas vacunas”.

A pregunta expresa sobre la calidad y seguridad de una vacuna desarrollada en tan corto tiempo, Castrejón Antonio señaló que “hay que tener confianza en los grandes centros de investigación y en las industrias farmacéuticas con amplia experiencia en la fabricación de productos biológicos”.

Recordó, además, que aunque se tenga una vacuna candidata lista, ésta debe pasar por el filtro de las instituciones sanitarias de los países en los cuales se pretende aplicarlas, como la FDA, en Estados Unidos, la EMA en Europa y la COFEPRIS en México. Dichas instituciones, considerando la evidencia científica recopilada, son las que autorizarán o no la aplicación masiva en sus poblaciones.

Por último, invitó a la sociedad “a mantenerse informada con fuentes confiables, a evitar tratamientos médicos que no han sido aprobados por nuestras instituciones y evitar la automedicación”.

Enrique Castrejón es doctor en Microbiología por la UANL y jefe de la carrera de Químico Farmacéutico Biólogo en la Facultad de ciencias Químicas de la UdeC. 

lunes, 27 de julio de 2020

UdeC inicia hoy emisión de certificados electrónicos, ante pandemia #UdeC



*Durante este periodo, la institución espera entregar más de 5 mil 500 certificados electrónicos, según informó el rector Hernández Nava.

Debido a la contingencia sanitaria y para apoyar en todo lo posible el desarrollo académico de las y los jóvenes, a partir de este lunes 27 de julio la Universidad de Colima iniciará con la emisión de certificados electrónicos, para que los estudiantes próximos a egresar de los diferentes niveles educativos puedan iniciar su proceso de admisión o bien tramitar su título, según informó José Eduardo Hernández Nava, rector de la máxima casa de estudios colimense. 

Para esto, los solicitantes deben haber cumplido con su plan estudios; es decir, tener acreditadas todas sus materias y el servicio social constitucional interno y externo, además de las prácticas profesionales y no tener adeudos en bibliotecas, talleres y laboratorios. 

A partir de este lunes, las y los alumnos que cubran estos requisitos podrán ingresar a su cuenta en el Sistema de Control Escolar (SICEUC), donde activarán el link “Contol escolar” (en caso de que no aparezca, deberán comunicarse a su plantel). En esta liga van a subir una fotografía en blanco y negro. Una vez validada la foto (que no debe ser una selfie) por parte del plantel y la delegación correspondiente, en un máximo de 24 horas se generará una referencia bancaria para el pago del arancel por la emisión del certificado.

Tras el pago, y en un máximo de 72 horas, estará listo el certificado digital para que los interesados puedan descargarlo; “es importante –comentó Hernández Nava–, que tanto las y los alumnos como los papás y mamás sepan que éste es un certificado validado, que cuenta con la firma del director del plantel, con el sello pre-entintado y el sello de troquel en fotografía, por lo que pueden usarlo sin problema. La única diferencia que se verá en el certificado, una vez impreso, es que tendrá la fotografía digital y no física, como se hacía comúnmente”.

En la plataforma del SICEUC se especifican las características de la fotografía, que en general debe ser en blanco y negro, con fondo blanco y buena iluminación, y tomarse sin zoom ni flash.

Desde este lunes 27, las y los alumnos pueden comunicarse a la Dirección General de Administración Escolar, al 312 316 1154, en horario de 8 a 16 horas, o escribir al correo dgae@ucol.mx para que puedan apoyarlos si tienen alguna duda. También pueden seguir las publicaciones de las redes sociales oficiales de la Universidad, donde se les explicará de manera puntual cómo tomar la fotografía y les darán consejos que les permitan concluir el proceso.

Durante este periodo, finalizó el rector, la institución espera entregar más de 5 mil 500 certificados electrónicos, un mil 500 a estudiantes de licenciatura, 4 mil de bachillerato y 200 de posgrado.

miércoles, 22 de julio de 2020

Se reúne rector con directivos y funcionarios para afinar estrategias de regreso a nuevo semestre #UdeC



*“Vamos a tomar las decisiones necesarias, sobre todo para no arriesgar a la razón de ser de nuestra institución, como son sus alumnos, maestros y nuestros compañeros de trabajo”: JEHN.

A lo largo de todo el lunes, el rector de la Universidad de Colima, José Eduardo Hernández Nava, sostuvo tres reuniones de trabajo con directores y directoras de planteles de educación media superior y superior, así como con funcionarios y funcionarias de todas las dependencias de la institución, para establecer la estrategia de reinicio de actividades para los trabajadores a partir del 27 de julio.

En este tema, el rector destacó que, “para el regreso gradual de trabajadores y en su momento de los alumnos, vamos a tomar las decisiones necesarias, sobre todo para no arriesgar a la razón de ser de nuestra institución, como son sus alumnos, maestros y nuestros compañeros de trabajo”.

En las reuniones, que fueron en la modalidad en línea, el doctor Carlos Eduardo Monroy Galindo, coordinador general de Docencia, explicó, de manera detallada, la ruta a seguir para el regreso presencial, tanto a las actividades laborales como a clases.

Luego de exponer la situación que se vive en el estado y el país por la pandemia de COVID-19 y de repasar los datos más actualizados, así como los modelos matemáticos que hablan de los días críticos por venir, Eduardo Monroy dijo que las clases presenciales sólo podrán reanudarse una vez que el semáforo esté en verde; mientras no esté en verde, las actividades laborales, aclaró, se estarán realizando de manera reducida y sólo con guardias, pues básicamente el trabajo continuará desarrollándose desde casa.

Adelantó que el semestre actual finalizará el próximo 18 de septiembre, que el nuevo ciclo escolar será del 28 septiembre al 12 de febrero de 2021 y el ciclo siguiente del 15 de febrero al 13 de julio de 2021. Estas fechas no cambiarán, dijo, lo único que se definiría más adelante es cuándo las actividades puedan ser de carácter presencial.

También quedaría pendiente por definir, agregó, debido a que en el estado se han incrementado los casos de COVID-19, la fecha de realización del periodo de Educación Presencial Intensivo para quienes no pudieron seguir el semestre en línea, tanto de bachillerato como de licenciatura. Se analizaría, además, si cambian la fecha del examen de admisión para posgrado, anunciada para el 17 de agosto. En cuanto a las fechas de los exámenes para bachillerato y licenciatura éstas seguirán igual, el 1 y 2 de septiembre para educación media y el 3 y 4 para educación superior.

Desde el 27 de julio, con el fin de estar atendiendo las dudas que puedan surgir en los aspirantes durante estos días, dijo Monroy Galindo, una parte de los trabajadores, sobre todo los administrativos, estará de regreso haciendo guardias en las oficinas. El resto de los trabajadores universitarios, que son la mayoría, seguirá trabajando en línea.

El plan de retorno presencial a los campus, explicó, no incluye el regreso de todos los trabajadores, sino sólo de aquellos con mejor estado de salud y que estarían en los planteles haciendo guardias con las más estrictas medidas de seguridad; lo importante, comentó, es proteger la salud de trabajadores y estudiantes.

Además, los universitarios estarán trabajando, desde fines de este mes, con la idea de concluir la planeación académica del próximo semestre incluso considerando escenarios como el de la modalidad mixta; es decir, una combinación presencial con a distancia. Estos escenarios dependerán, como ya se dijo, del color del semáforo en el estado. El objetivo, dijo Monroy Galindo, es seguir trabajando los asuntos fundamentales de la Universidad y, sobre todo, dar continuidad a los procesos de admisión. 

Al día siguiente, martes por la mañana, el rector Hernández Nava y varios de sus funcionarios y funcionarias tuvieron una reunión con Joel Nino, presidente de la Federación de Estudiantes Colimenses y con Luis Enrique Zamorano Manríquez, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima (SUTUC), en la que ambos líderes pudieron exponer sus dudas y compartir sus ideas.

En su intervención, Joel Nino dijo que le quedaba claro que el panorama se tendrá que ir adecuando en función del desarrollo de la pandemia y agradeció tener información de primera mano de cómo la Universidad irá adaptando su quehacer a esta enfermedad. En estos temas, comentó, “es importante estar en la misma sintonía para que también nosotros podamos colaborar”.

Destacó que, pese a la pandemia, “la dinámica de la Universidad no se detiene; hay fechas, hay vigencias y toda una serie de procesos que tendrían que irse resolviendo, y es importante ir reflexionando en estos temas para que salgan lo mejor posible en beneficio de la institución”.

Luis Enrique Zamorano resaltó la certeza que se les da a las y los trabajadores con este tipo de reuniones, en las que se detalla que las medidas que toma la institución “son precisamente para cuidar sus condiciones de salud y no ponerlos en riesgo; que no hay ninguna medida pensada para perjudicarlos. Al igual que Joel, nos sumamos también para apoyar estas actividades que, aunque sabemos que pueden ser modificadas, están pensadas para el bien del trabajador, de la institución y los estudiantes”.

De acuerdo con el rector Hernández Nava, las nuevas medidas se han planeado atendiendo las disposiciones adicionales dadas a conocer estos días por el Consejo Estatal de Protección Civil, así como las sugerencias del secretario de Educación federal, Esteban Moctezuma, quien dijo que sólo se regresaría a clases presenciales cuando el semáforo estuviera en verde, y también porque la Secretaría de Salud ha dado a conocer información actualizada sobre las entidades que tardarían más en salir de la epidemia. 

En las reuniones, las y los participantes, además de externar sus dudas y propuestas de trabajo, coincidieron en trabajar unidos buscando siempre el beneficio de la institución y de los alumnos y alumnas. 

En este sentido, el rector Eduardo Hernández agradeció “el trabajo responsable que todos y todas han hecho desde que se decretó la pandemia; nos ha tocado vivir esto y creo que lo hemos venido haciendo de manera responsable, en unidad, como lo sabemos hacer los universitarios. Como se han podido dar cuenta hay muchísimo por hacer, por lo que debemos tener mucha voluntad, creatividad, paciencia y comunicación entre nosotros”.

Agregó que esta situación “es una prueba más para que los universitarios nos demos cuenta de qué estamos hechos” y aclaró que, si la situación se modifica, de inmediato va a convocar a nuevas reuniones para adaptar la institución a los nuevos escenarios. Dijo también que se sentía “orgulloso porque en este tiempo han surgido, de todas las coordinaciones y dependencias, ideas e innovaciones para enfrentar la pandemia y creo que la presencia de la Universidad en todo este tiempo ha sido muy importante”.

El rector destacó también la necesidad de seguir en la misma sintonía, no sólo con la FEC y el SUTUC, sino con las autoridades y las y los trabajadores de la Universidad; “las condiciones que enfrentamos son muy cambiantes y debe existir mucha comunicación entre nosotros. Sobre todo, debemos hacer estas modificaciones de manera responsable y siendo sensibles y flexibles con los alumnos, trabajadores y manteniéndonos unidos”.

Por último, pidió “que no se nos olvide tener siempre presente que trabajamos en la máxima casa de estudios de los colimenses, de la cual nos debemos de sentir también muy orgullosos; son momentos en que debemos estar unidos y fortalecidos como institución”.

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

Coordina UdeC libro sobre uso exitoso de nuevas tecnología en la educación #UdeC

  *Participan académicos de la UdeC, del ISENCO, del Centro Colimense de Investigaciones Educativas, del IPN y de las universidades de la Ca...