viernes, 22 de enero de 2021

Sin buena metodología, los proyectos de investigación pierden profundidad y contundencia: Experta #UdeC

 


*Selene Ríos, investigadora de la UAM, dictó videoconferencia como parte de las actividades del décimo Seminario de Protocolos de Investigación de la Facultad de Contabilidad y Administración Colima.


Como parte del décimo Seminario de Protocolos de Investigación organizado por la Facultad de Contabilidad y Administración de la Universidad de Colima, campus central, Ruth Selene Ríos Estrada, profesora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), dictó una videoconferencia en la que abordó la importancia de utilizar la metodología de la investigación en temas administrativos.


Tituló a su charla “Las posibilidades de investigación científica de los estudiantes de Ciencias Administrativas”. En ella, dijo que debido al descuido que se ha tenido en la formación metodológica de las nuevas generaciones de investigadores, “los proyectos de investigación han perdido profundidad, contundencia y trascendencia”.


Los cursos de metodología de la investigación, agregó, muchas veces sólo abordan las técnicas de investigación y “no ofrecen un sustento teórico y metodológico lógico y coherente, lo que provoca que sea una aplicación acrítica y poco reflexionada de recetas elaboradas en otra parte”. Esta situación, señaló, “desprestigia la formación profesional en tanto que no se observa una contribución importante al conocimiento científico”.


En el tema administrativo, comentó, se pueden hacer investigaciones como parte de la práctica profesional del alumnado, para lograr una mejoría a corto plazo en empresas. Otra variante, dijo, es la académica, que está más orientada al desarrollo del conocimiento científico y tecnológico a mediano o largo plazo, con el objetivo de proponer soluciones a los problemas nacionales. 


De acuerdo con ella, una investigación debe cumplir con tres criterios: una sólida argumentación teórica, rigurosa coherencia metodológica y una firme contundencia en los resultados prácticos.


Una buena enseñanza de la metodología de la investigación, concluyó, es de gran ayuda para promover una reflexión crítica en los estudiantes, desarrollar habilidades del pensamiento (análisis, síntesis, abstracción-concreción) y para ejercitar la construcción del pensamiento lógico y ordenado. Esto es vital, agregó, ya que la investigación “es una tarea ardua que implica disciplina, una disciplina con la que el investigador puede comprender y tratar de explicar la realidad que nos rodea”.


Con el Seminario de Protocolos de Investigación, titulado “Propuestas de gestión y desarrollo empresarial”, la Facultad de Contabilidad y Administración Colima cerrará las actividades del semestre septiembre 2020-febrero 2021.


Lorena Hernández Ruiz, directora de este plantel, dijo que dicho seminario, debido a la pandemia, se realizará a distancia. En él participan 63 equipos de investigación a los que se les evaluará el planteamiento del problema, las preguntas de investigación, el objetivo de trabajo, el planteamiento de la hipótesis y la justificación, así como el diseño metodológico, el marco teórico y las fuentes consultadas.


En su intervención, comentó que “aun a pesar de las limitaciones que se han tenido tecnológicamente, estamos cerrando el semestre con productos concretos y buenos resultados”.


Este seminario servirá para que las y los participantes desarrollen posteriormente su trabajo de tesis en temas como impuestos, costos, rentabilidad, productividad, innovación, pensiones, administración del personal, organización estratégica, responsabilidad social empresarial, modelos de negocio de franquicia, servicio al cliente, aspecto del entorno del mercado, y herramientas tecnológicas que sirven a empresas y organizaciones.


miércoles, 20 de enero de 2021

Por iniciar, Jornadas Académicas 2021 de la Universidad de Colima #UdeC

  



*Parten de la idea de que un buen profesor es el que sigue aprendiendo siempre, con el propósito de transmitir mejor el conocimiento a las nuevas generaciones.

 

A partir de este 25 de enero y hasta el próximo 5 de febrero, se estarán realizando las Jornadas Académicas 2021 de la Universidad de Colima, que buscan mejorar tanto los programas como los procesos educativos de la institución a partir de las buenas prácticas académicas.

 

Las jornadas iniciarán con la conferencia “Cómo aprendemos a reconocer las emociones”, que impartirá la Dra. Dra. Julieta Ramos Loyo, académica de la Universidad de Guadalajara, a partir de las nueve de la mañana, por la plataforma Zoom.

 

Estas jornadas, desde que comenzaron a impartirse en la UdeC, son útiles para profesores, directivos, asesores pedagógicos, coordinadores académicos y tutores a cargo de formar cada vez mejor a sus estudiantes. Parten de la idea de que un buen profesor es el que sigue aprendiendo siempre, con el propósito de transmitir mejor el conocimiento a las nuevas generaciones.

 

Como parte de las jornadas, dirigidas a docentes de la UdeC, habrá dos seminarios: “Diseño de la práctica docente en ambientes virtuales de aprendizaje” y “Habilidades y recursos docentes en ambientes virtuales de aprendizaje”, así como más de veinte cursos, cursos-talleres y el ciclo de cine Reflexión de la práctica docente.

 

También habrá un espacio nuevo llamado “Tecnopills (tecno-píldoras), eventos autogestionables”, a través de la plataforma EDUC, donde se abordarán temas como la Etiqueta digital para el aula, Evaluación con juguetes digitales y Reportes dinámicos para la práctica docente.

 

Habrá también una conferencia plenaria más, de clausura: “Sociedad, educación y cultura digital”, que ofrecerá la Dra. Ana Isabel Zermeño Flores el cinco de febrero, a las nueve de la mañana, por la plataforma Zoom.

 

Todos los eventos se realizarán en línea a través de las plataformas Zoom, EVUC, Clasroom, CENAT y Google Meet. Más informes en el 312 316 1108, de la Dirección General de Desarrollo del Personal Académico o al correo digedpaformacion@ucol.mx

lunes, 18 de enero de 2021

Destacan importancia de estudiantes de la UdeC en desarrollo regional #UdeC

 


*En entrevista, el alcalde Leoncio Morán y el diputado Rogelio Salinas opinan sobre el contenido del IV informe de labores que rindió el rector Eduardo Hernández .


Para Leoncio Morán Sánchez, edil de Colima, y el diputado local Rogelio Salinas Sánchez, el cuarto informe del segundo periodo rectoral de José Eduardo Hernández Nava, que rindió de manera virtual ante el pleno del Consejo Universitario, resalta la importancia de la comunidad estudiantil y académica para el estado y la región.


En entrevista, el presidente del ayuntamiento capitalino, Leoncio Morán destacó la vinculación permanente con las y los estudiantes: “Siempre estamos en coordinación con la Universidad de Colima; hay enlaces históricos importantes entre el ayuntamiento y la comunidad universitaria que contribuyen tanto a la formación de estudiantes como al beneficio de Colima en general”.


Este informe, agregó, “refleja el compromiso de ocho años del rector y de la comunidad universitaria, lo que representa para el ayuntamiento de Colima una fortaleza y un orgullo, pues la vinculación con estudiantes ha sido permanente en mi gestión y seguramente lo seguirá siendo en los años por venir”.


En entrevista aparte Rogelio Salinas, presidente actual del Congreso del Estado, aseguró: “Esta rendición de cuentas fue puntual y emotiva porque expone lo que se ha realizado: un tránsito hacia la prosperidad de los estudiantes. Yo estudié aquí y en aquel entonces carecíamos de mucho; sin embargo, hicimos una carrera. Ahora hay convenios con empresas y universidades que ayudan más a los estudiantes”.


“Felicito al rector por este informe, al que los colimenses y en muchas partes de la república dan el visto bueno por el trabajo que ha hecho la UdeC”, agregó el diputado.


Para el diputado de Morena, finalmente, “la Universidad es una institución del pueblo que debe dedicarse a los estudiantes; siempre he dicho que es nuestra mayor casa de estudios. Aquí estudié y mis hijos también. También es importante decir que pese a estos tiempos tan difíciles, la institución ha podido transitar para atender a los estudiantes”.


Entregan a Eduardo Antonio Parra premio de Narrativa Colima por obra publicada #UdeC

 



*“Estoy muy contento de haber ganado este premio; creo que es un estímulo para seguir escribiendo, un empujón para que uno agarre la pluma y se siente a contar más historias”: autor premiado.


En estos días se realizó la ceremonia formal de entrega del Premio Bellas Artes de Narrativa Colima para Obra Publicada 2020, al escritor mexicano Eduardo Antonio Parra por su novela “Laberinto”, en un acto realizado de manera virtual debido a la pandemia.


El premio, fundado hace ya más de cuarenta años, lo patrocinan la Universidad de Colima, la Secretaría de Cultura a nivel nacional y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) a través de su Coordinación Nacional de Literatura. Consta de 300 mil pesos y la entrega de un diploma.


En la video-ceremonia, Laura Elena Ramírez Rasgado, en representación de Lucina Jiménez López, directora general INBAL, recordó a otros ganadores de este premio, como Sergio Pitol, José Agustín, Isabel Allende, Juan García Ponce, Beatriz Espejo, Paco Ignacio Taibo II y Fabio Morábito.


Sobre el maestro Parra, dijo que “su impecable narrativa lleva al lector a mundos reales y extraordinarios, por lo que con mucho gusto lo felicitamos por esta novela”.


Leticia Luna Aguilar, coordinadora nacional de Literatura del INBAL, leyó el acta del jurado, que integraron la escritora Ana García Bergua y los escritores Fernando Lobo y César Anguiano: “En laberinto, Eduardo Antonio Parra encuentra el lenguaje preciso para construir una metáfora de la situación que vive el país desde la perspectiva de los habitantes de un poblado sitiado por la narco-guerra. Con un realismo minuciosamente documentado, Parra introduce al lector en una atmósfera de terror que por momentos se torna surreal, en donde la violencia y el peligro no tienen rostro. ‘Laberinto’ es, sin duda, una obra que confirma la madurez y maestría de un autor con destacada trayectoria mediante un realismo magistral”.


En su intervención, Eduardo Antonio Parra agradeció al jurado, al INBAL y a la UdeC “por mantener este certamen vigente, que es un estímulo muy importante para todos los que nos dedicamos a la narrativa”.


Agradeció también a las personas que influyeron en su carrera “para convertirme en el escritor que soy ahora”, sobre todo a sus compañeros escritores con los que empezó a escribir hace ya casi 30 años, “un grupo de jóvenes que soñaba con escribir novelas y libros de relatos: Hugo Valdez Manrique, Ramón López Castro, Rubén Soto (+), David Toscana y Antonio Ramos Revilla, el grupo El Panteón. Todos juntos aprendimos a trabajar los textos, a pulirlos, a reestructurarlos y, algo que me parece fundamental para un escritor, a tener un fuerte sentido de la autocrítica. A partir de este trabajo empecé a entender la literatura como un arte mayor y a trabajar el lenguaje, las estructura, técnicas y estrategias narrativas”.


Dijo que “Laberinto”, la novela ganadora, “aborda la violencia que está afectando al país y que sobre todo afecta a la gente común y corriente. No quise hacer una novela en la que hubiera como protagonistas delincuentes o los capos de los grupos criminales, sino una donde la gente común fuera la protagonista, pero en la que se viera cómo la violencia afecta directamente”. 


“Espero –agregó– que esta violencia en algún momento termine en el país, que todo se pacifique, que vuelva a una normalidad que perdimos hace ya bastantes años, y que esta novela quede simplemente como una especie de registro de una mala época. Es una historia que traía dándome vueltas en la cabeza hace unos diez años, desde que empezó este periodo especial de violencia en México y no hallaba cómo escribirla, hasta que por fin encontré la manera, la forma, la técnica y sobre todo los personajes que iban a sufrir las consecuencias de lo que está padeciendo la mayor parte de la población mexicana”.


Se dijo, por último, “muy contento de haber ganado este premio; creo que es un estímulo para seguir escribiendo, un empujón para que uno agarre la pluma y se siente a contar más historias”.


Para cerrar la ceremonia, el rector José Eduardo Hernández Nava comentó que era “un honor celebrar una vez más este acto de premiación, aunque sea de manera distinta a las demás, ya que la pandemia que vivimos ha alterado nuestra existencia en muchos sentidos. Pese a ello, el día de hoy reconocemos y felicitamos a Eduardo Antonio Parra por haber obtenido este premio”.


Para las comunidad universitaria, destacó, “resulta significativo y pertinente que esta novela forme parte de las obras literarias galardonadas, pues nos invita a reflexionar y aprender sobre el arte y en especial sobre la sociedad en la que vivimos, ya que tanto la reflexión como el aprendizaje forman parte del quehacer cotidiano de nuestras funciones sustantivas como institución dedicada a la educación, la investigación y la extensión de la cultura”.


Eduardo Antonio Parra es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte y ganador del premio internacional de cuento “Juan Rulfo”, del Nacional de Cuento “Efrén Hernández”, del “Anonin Artaud”, así como del Premio Nacional de Literatura “José Fuentes Mares”. Parte de su obra ha sido traducida al inglés, francés, italiano, portugués y el polaco.


jueves, 14 de enero de 2021

La sociedad no sólo debe conocer, sino exigir la aplicación de los derechos humanos: Experto #UdeC

 



*En la Facultad de Derecho de la UdeC se presentó el libro “Derechos humanos en México, protección Multinivel, recepción de fuentes internacionales y gobernanza”, de José Manuel López, de la UAA.


“Entre los retos más importantes que tenemos en materia de Derechos Humanos, ya no sólo se encuentra la elaboración y firma de instrumentos jurídicos, sino también que la sociedad en general reconozca y exija la aplicación de estos derechos”, dijo el académico e investigador de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, José Manuel López Libreros, durante la presentación de su más reciente libro “Derechos humanos en México, protección Multinivel, recepción de fuentes internacionales y gobernanza”, realizada como parte de las actividades académicas de la Facultad de Derecho de la Universidad de Colima. 


Una de las presentadoras, la la profesora investigadora de esta Facultad de Derecho, Jessica Cristina Romero Michel, señaló que esta obra “es una de las más actualizadas y novedosas sobre el tema de derechos humanos”, la cual ofrece una lectura de fácil acceso y además flexible, ya que se pueden consultar cada uno de sus tres capítulos de manera independiente, según el tema y contenidos que interesen más a cada lector. 


Además, agregó, la obra responde a una serie de interrogantes sobre cómo entender el derecho internacional de los derechos humanos, cómo se interpretan y desde qué perspectiva teórica pueden analizarse; “el autor presenta un análisis a través de las interpretación y el ejercicio hermenéutico que realizan día con día los  propios tribunales, el poder judicial y los operadores jurídicos sobre los derechos humanos”.


Finalmente, dijo que este libro analiza también el tema del derecho internacional de los derechos humanos desde sus antecedentes, pasando por el proceso de apertura de nuestro país hacia el exterior y la interacción que ha tenido este derecho internacional con nuestra Constitución desde la reforma realizada en 2011 y de qué manera ha repercutido en nuestro sistema normativo. 


El también profesor investigador de la Facultad de Derecho, Mario de la Madrid Andrade, explicó en su turno que “actualmente existe una tendencia a la unificación y armonización a nivel global en las diferentes ramas del derecho, incluyendo los derechos humanos, identificando una serie de valores dignos de protección en el ámbito internacional enfocados en hacer prevalecer a la persona en todas las relaciones de comunidad”.


Lo anterior ha propiciado, dijo, “una serie de reacciones en el ámbito internacional que tienen que ver en parte con la cooperación e integración interestatal y supraestatal a través de la creación de estructuras jurídicas comunitarias transnacionales y supranacionales que, a su vez, conforman un sistema tanto universal como regional de los derechos humanos”. 


Resaltó que una de las grandes conclusiones del autor en el libro presentado, es que todo el entramado jerárquico de las diferentes fuentes del derecho internacional sobre derechos humanos “debe entenderse como la confección de una red compleja conformada por una estructura de organismos internacionales, que se encargan no solamente de crear fuentes sino también de incluso vigilar la aplicación de los tratados de derechos humanos en el derecho interno de cada país y región; indudablemente es una lectura obligada para las cátedras en las escuelas de todos los niveles, porque hay una serie de ideas que requieren de análisis muy concretos”.


Otro de los comentaristas, el académico colimense Luis Moreno Diego, resaltó que la obra en cuestión “tiene un lenguaje sencillo pero no exento de profundidad y precisión teórica y práctica, que además busca hacer un planteamiento sobre el derecho internacional de los derechos humanos que esté más allá de la tradición positivista-formalista y centrado en la persona desde una visión más humanista”.


Su autor, añadió, “aborda el tema clásico jurídico, político y cultural de los derechos humanos, pero situado de manera muy interesante en nuestro tiempo; es decir, en un contexto de globalización, posmodernidad y de la crisis del Estado, porque es un tema que a nosotros jurídicamente nos va a afectar y nos tienen que llevar a replantear muchas cosas. Precisamente en este contexto, el autor propone la noción de un derecho con una realidad de flujo y de cambio”. 


En su momento, José Manuel López señaló que este libro surge ante la necesidad de contar con un material de estudio con sus estudiantes frente al cambiante contexto de los derechos humanos a nivel mundial y principalmente en nuestro país a partir de la reforma constitucional de 2011 en esta materia; “me di cuenta de la necesidad que existe de escribir, teorizar y aportar elementos desde la academia, para que todos los operadores jurídicos podamos entender cuál es la nueva circunstancia sobre la cual nos vamos a mover”.


Dijo que si bien no es un manual, pues tiene un trasfondo teórico y de investigación, sí está escrito de manera accesible para responder a las preguntas fundamentales que se generan actualmente sobre esta materia; “el hilo conductor en los tres capítulos es una visión positivista, pero tratando de justificar esos valores éticos y morales que permiten centrar la existencia del sistema jurídico por la persona misma, así como los diferentes niveles de protección nacional y supranacional que nos permitan garantizar de mejor manera el derecho de cada individuo”. 


Finalmente, el autor habló sobre la importante dinámica de interacción que se da entre las diversas fuentes del derecho internacional de los derechos humanos, lo cual implica, dijo, que cada operador jurídico puede ir enriqueciendo el tema de los derechos humanos; “no hay que esperar a que modifiquen la Constitución, tenemos que buscar y analizar qué es lo que está sucediendo en el ámbito internacional, qué tratados tenemos y cómo se están interpretando, porque los tratados internacionales son instrumentos vivos que tienen que interpretarse conforme a los tiempos y al lugar en el cual se están aplicando, y lo mismo sucede con nuestra Constitución, que es un instrumento vivo que debe aplicarse conforme a nuestro tiempo”.