domingo, 20 de agosto de 2017

LEYENDA DE LA VIRGEN QUE CRECE, Comala Colima Don Nacho Rolón, jefe de una de las familias que hace más de 150 años llegaron a radicar en un predio que posteriormente se le denominó “El Remudadero”, realizaba la recolección de troncos de árboles secos para ser utilizados en el fogón y preparar los alimentos, entre éstos encontró uno que semejaba a la Virgen de Guadalupe, optando por separarlo y conservarlo dentro de una caja de, aproximadamente, 30 centímetros de largo. A la muerte de Don Nacho el madero fue conservado por su hijo Eleuterio y algunos años después el Sacerdote Irineo Fuentes Fuentes fue enterado de que el tronco había ido aumentado, paulatinamente, su largor, por lo que con la anuencia de “Tello” lo trasladó a la Capilla de la comunidad en donde permanece y es objeto, cada día doce, de actos especiales concurriendo crecido número de fieles de la región para dedicarle sus oraciones, súplicas o ruegos y aliviar sus carencias, así como para depositar el testimonio de gratitud por el favor recibido. Los años han transcurrido y aquel madero que Don Nacho escapó de ser devorado por las llamas del fogón mide más de un metro, por lo que los vecinos de El Remudadero y fieles concurrentes a su Capilla le conocen con el nombre de “La Virgen que crece”. Prof. Rubén Jaime Valencia Salazar August 20, 2017 at 03:08PM


Colima Antiguo http://ift.tt/2vQ0S1b LEYENDA DE LA VIRGEN QUE CRECE, Comala Colima Don Nacho Rolón, jefe de una de las familias que hace más de 150 años llegaron a radicar en un predio que posteriormente se le denominó “El Remudadero”, realizaba la recolección de troncos de árboles secos para ser utilizados en el fogón y preparar los alimentos, entre éstos encontró uno que semejaba a la Virgen de Guadalupe, optando por separarlo y conservarlo dentro de una caja de, aproximadamente, 30 centímetros de largo. A la muerte de Don Nacho el madero fue conservado por su hijo Eleuterio y algunos años después el Sacerdote Irineo Fuentes Fuentes fue enterado de que el tronco había ido aumentado, paulatinamente, su largor, por lo que con la anuencia de “Tello” lo trasladó a la Capilla de la comunidad en donde permanece y es objeto, cada día doce, de actos especiales concurriendo crecido número de fieles de la región para dedicarle sus oraciones, súplicas o ruegos y aliviar sus carencias, así como para depositar el testimonio de gratitud por el favor recibido. Los años han transcurrido y aquel madero que Don Nacho escapó de ser devorado por las llamas del fogón mide más de un metro, por lo que los vecinos de El Remudadero y fieles concurrentes a su Capilla le conocen con el nombre de “La Virgen que crece”. Prof. Rubén Jaime Valencia Salazar

Leyenda de la Cruz Gorda Por Juan Vaca Pulido. Se cuenta que a finales del siglo XVII, ya formado el pueblo de San Francisco de Almoloyan en torno al convento franciscano, con nahuales o indígenas llevados de Almolonía, Nahualapa, Tecocitlán y Juan de Chiapa, hubo personas que, a pesar de la labor catequizadora de los frailes, no siguieron puntualmente las enseñanzas evangélicas, sino que llevaron una vida desordenada y de acuerdo a las costumbres de sus antepasados, como sucedió con un individuo llamado Francisco Pérez, quien vivía por el rumbo de Zacamachantla (hoy potreros de la Campana), el cual casi a diario llegaba a casa, hecha de zacate, bastante noche y bajo los efectos del vino, de aquel sabroso que fabricaban los vecinos de Colima con aguamiel extraída de las inflorescencias de la palma de coco y que llegó a ser una gran industria colimota junto con la de sal y de panocha o piloncillo. Y después de repetir aquel individuo tantas veces su desedificarte comportamiento, una oscura noche, luego de pasar por un lado del monasterio diciendo improperios en contra de los frailes allí recluidos, al pasar por ese lugar que hoy lleva el nombre de Cruz Gorda, intempestivamente suscitó un fuerte ventarrón que lo levantó dejándolo en la copa de un corpulento árbol, tal vez higuera, parota o huicilacate de los que abundaban en dicho sitio, donde permaneció por el resto de la noche sin poder dormir ni descansar. Al día siguiente, unos campesinos que pasaban por allí oyeron la lamentosa voz de un hombre que pedía auxilio para poder desprenderse de aquel tupido ramaje. Uno de ellos se subió al árbol, amarró al hombre con una soga y poco a poco lo hizo descender hasta que pudo pisar tierra firme. Cuando ya quedó libre, agradeció la acción a los campesinos, y empezó a caminar con dificultad. La gente que se percato del suceso, empezó a creer y a comentar que todo aquello había sido obra del diablo, por lo que decidieron desramar aquel frondoso árbol dejándole a una altura considerable dos ramas sin hojas, las cuales formaban una Cruz Gorda y desde entonces así se le conoce a ese barrio cercano al de San Francisco de Almoloyan. August 20, 2017 at 02:35PM


Colima Antiguo http://ift.tt/2wmvzwL Leyenda de la Cruz Gorda Por Juan Vaca Pulido. Se cuenta que a finales del siglo XVII, ya formado el pueblo de San Francisco de Almoloyan en torno al convento franciscano, con nahuales o indígenas llevados de Almolonía, Nahualapa, Tecocitlán y Juan de Chiapa, hubo personas que, a pesar de la labor catequizadora de los frailes, no siguieron puntualmente las enseñanzas evangélicas, sino que llevaron una vida desordenada y de acuerdo a las costumbres de sus antepasados, como sucedió con un individuo llamado Francisco Pérez, quien vivía por el rumbo de Zacamachantla (hoy potreros de la Campana), el cual casi a diario llegaba a casa, hecha de zacate, bastante noche y bajo los efectos del vino, de aquel sabroso que fabricaban los vecinos de Colima con aguamiel extraída de las inflorescencias de la palma de coco y que llegó a ser una gran industria colimota junto con la de sal y de panocha o piloncillo. Y después de repetir aquel individuo tantas veces su desedificarte comportamiento, una oscura noche, luego de pasar por un lado del monasterio diciendo improperios en contra de los frailes allí recluidos, al pasar por ese lugar que hoy lleva el nombre de Cruz Gorda, intempestivamente suscitó un fuerte ventarrón que lo levantó dejándolo en la copa de un corpulento árbol, tal vez higuera, parota o huicilacate de los que abundaban en dicho sitio, donde permaneció por el resto de la noche sin poder dormir ni descansar. Al día siguiente, unos campesinos que pasaban por allí oyeron la lamentosa voz de un hombre que pedía auxilio para poder desprenderse de aquel tupido ramaje. Uno de ellos se subió al árbol, amarró al hombre con una soga y poco a poco lo hizo descender hasta que pudo pisar tierra firme. Cuando ya quedó libre, agradeció la acción a los campesinos, y empezó a caminar con dificultad. La gente que se percato del suceso, empezó a creer y a comentar que todo aquello había sido obra del diablo, por lo que decidieron desramar aquel frondoso árbol dejándole a una altura considerable dos ramas sin hojas, las cuales formaban una Cruz Gorda y desde entonces así se le conoce a ese barrio cercano al de San Francisco de Almoloyan.

Si conoces la leyenda de ésta higuera y el altar que tiene... Compártela! Calle 5 de Mayo, Colima August 20, 2017 at 02:04PM


Colima Antiguo http://ift.tt/2fX8idE Si conoces la leyenda de ésta higuera y el altar que tiene... Compártela! Calle 5 de Mayo, Colima

1985. Salinas de Cuyutlán. Juan Carlos Reyes Garza August 20, 2017 at 01:16PM


Colima Antiguo http://ift.tt/2vPS3on 1985. Salinas de Cuyutlán. Juan Carlos Reyes Garza

Les deseamos un felíz domingo desde la Ciudad de Colima hasta donde se encuentren! Colima Antiguo no sólo son fotos o imagenes, también son recetas de cocina, documentos, música, video y todas esas cosas que nos recuerden al Colima que día a día dejamos atrás pero que no queremos que se borren de nuestra memoria. La original pagina del Colima de antaño para los colimenses de hoy. Somos los pioneros! August 20, 2017 at 12:52PM


Colima Antiguo http://ift.tt/2xg1QSn Les deseamos un felíz domingo desde la Ciudad de Colima hasta donde se encuentren! Colima Antiguo no sólo son fotos o imagenes, también son recetas de cocina, documentos, música, video y todas esas cosas que nos recuerden al Colima que día a día dejamos atrás pero que no queremos que se borren de nuestra memoria. La original pagina del Colima de antaño para los colimenses de hoy. Somos los pioneros!

Recomiendan cómo ver el eclipse. #UdeC





*Investigadores de la UdeC sugieren no mirarlo directamente, no usar lentes para sol ni filtros para cámara, no mirar a través de binoculares ni telescopios, no usar vidrios oscuros, ahumados ni radiografías, ni mirar el reflejo en espejos, celulares o recipientes con agua.

Sobre el eclipse de este lunes 21, profesores de la Facultad de Ciencias Marinas de la Universidad de Colima comparten recomendaciones suyas, otras tomadas del internet y de la investigadora y gran divulgadora mexicana Julieta Fierro, para apreciar mejor este fenómeno astronómico sin lastimarse la vista.
Primero, recomiendan no verlo de manera directa, pues si con luz normal nuestros ojos se entrecierran y la pupila se contrae en un mecanismo de protección, al momento de un eclipse esta protección no se activa, ya que los ojos detectan oscuridad, con lo que toda la radiación peligrosa que emite el sol puede dañar nuestros ojos de forma permanente.
Lo recomendable es mirarlo usando lentes especiales o mediante una imagen proyectada en alguna pared o el piso, pero sin mirarlo de frente ni reflejado en el celular.
También se puede buscar un árbol de gran follaje y ver cómo en el piso se proyectan muchas imágenes del eclipse. La más común es perforar una cartulina con un alfiler, colocarse de espaldas al sol y tratar de enfocar la imagen en el piso.
Recomiendan no creer en mitos ni leyendas asociadas a este fenómeno. Se trata de un fenómeno físico que no representa un presagio ni señal; simplemente la luna se interpone entre el sol y la tierra. 
Los eclipses ocurren cuando se alinean el sol, la luna y la tierra. La luna, por su cercanía a la tierra tapa al sol, pero sólo una franja se obscurece completamente (eclipse total; en esta ocasión durara menos de 3 minutos) y en el resto la obscuridad es parcial (pudiendo durar casi 3 horas).
Colima, según el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) de la UNAM, sólo se oscurecerá en un 32% y empezará a las 11:53, con la máxima penumbra a las 13:05, terminando a las 14:20 y produciendo mediana penumbra por casi dos horas y media. 
En general, la recomendación es no mirarlo directamente, no usar lentes para sol ni filtros para cámara, no mirar a través de binoculares ni telescopios, no usar vidrios oscuros, ahumados ni radiografías, ni mirar el reflejo en espejos, celulares o recipientes con agua.
Este fenómeno se repite cada dos o tres siglos y hay ciudadanos que nunca han visto uno. En México tendremos de nuevo la fortuna de otro fenómeno astronómico el 8 abril de 2024, que iniciará cerca de Mazatlán, Sinaloa, pasará por Nazas, Durango, Piedras Negras, Coahuila y de ahí hasta Maine, Estados Unidos. Esa vez, Colima se oscurecerá en su punto máximo casi 90% y el fenómeno completo durará dos horas con 40 minutos.

LA LEYENDA DE LA ENJABONADA Allá, en el último rincón del imperio de Ixtlahuacán, donde el camino culebrea y la niebla abraza los bosques de encino, se localiza el curioso y bello pueblito de “26 de julio”, comunidad mejor conocida por esos rumbos como “El Camichin”. En ese lugar, hace algunos ayeres, según las memorias de don Saturnino Pérez, más conocido como don “Cheto”, uno de los más sabios habitantes de esa bonita población, sucedió la siguiente historia… Se dice que en el tanque donde se encuentra el depósito de agua que está a la entrada del pueblo, al pie del nacimiento, un día por la tarde, una joven de la comunidad acudió a bañarse a dicho tanque como lo hacia todos los días. Muchas veces, la gente ya le habían advertido a la joven que no se bañara encima del tanque, porque con el agua, la lama y el musgo, el piso se ponía muy resbaloso y por ello se podía caer y mal golpearse, pero ella no hacía caso a las recomendaciones; así que solía bañarse a jicaradas sacando el agua directamente de la boca del tanque, el cual, tenia más de tres metros de profundidad. Esa tarde, no fue la excepción, la joven se acerco al tanque con su jícara, su estropajo y su bolsa de “fab Roma” y se subió a la plataforma del tanque para sacar, como siempre, el agua de manera más fácil, y así, no enlodarse los pies. El viento soplaba, y con su aliento, bajaba cada vez mas niebla del cerro, cortando con su velo blanquecino la visión, sin dejar que se pudiera ver nada a más de un metro de distancia, pero eso a la muchacha no le importaba, o tal vez, no lo percibía; Ella, muy quitada de la pena, se seguía bañando y echándose fab en el pelo, de repente, ¡las espumas de su cabello escurrieron y entraron a los ojos cafés de la joven!, los cuales debido al gran ardor, solo atinaron a cerrarse con más fuerza ¡casi impenetrablemente!! ¡Las manos de la joven se movieron a tientas buscando la jícara! ¡Sus pies avanzaron tambaleantes entre la lama y el piso jabonoso del tanque!!... ¡! La pobre joven no veía nada y el jabón cada vez la cegaba con mayor fuerza!... Entonces… Unos pasos vacilantes y…. ¡Pummm!!!... ¡Clash!!!... Sucedió lo inevitable… El cuerpo de la joven se hundió una y otra vez en el depósito oscuro del agua… ¡Ella manoteaba desesperada!... Pocos minutos después, la muchacha pereció ahogada… Tardaron bastante tiempo en encontrar su cuerpo, pues ese día, ya nadie más se acerco a buscar agua al nacimiento, ni a lavar, ni a bañarse… y, para acabarla de amolar, su familia había bajado a unos mandados a Tecomán, por lo que poca gente se dio cuenta que no estaba en la comunidad, e Incluso de la poca gente que se dio cuenta de su ausencia, hubo quien pensó que la joven se había huido con el novio, que era oriundo de la comunidad de “Agua de la Virgen… Solo hasta el otro día, muy de mañana, cuando una de las niñas del poblado se acerco con sus burros para llenar sus cantaros de barro, fue cuando se dieron cuenta de la tragedia… El estanque tenía una fina capa de jabón fab, entre él, la joven flotaba muerta con la cara llena de espanto… Desde ese día, en la comunidad del “26 de Julio” se recomienda a los jóvenes y a las niñas tener cuidado al ir a bañarse al nacimiento y, se les advierte, no ir a más de las seis de la tarde, porque hay quien asegura que en ese lugar, cuando oscurece o la niebla baja desde la “encinera”, es posible ver a una joven con los ojos carcomidos y un puño de espuma en la cabeza escurriéndole por todo el cuerpo, invitándoles a bañarse con ella. Incluso hay gente que asegura que, pasados de copas, han aceptado la invitación, pero que, al siguiente día, al despertar ¡se encuentran entre espineros, perdidos y con tres o cuatro días de calenturas, alucinaciones y vaguidos!!... Una de estas personas fue el difunto don Andrés, un señor que vivía en la salida de la comunidad de “Agua de la Virgen”, quien una noche, al descomponérsele su camionetita a medio cerro, subió caminando al “Camichin” en busca de ayuda, pero al pasar por el depósito de agua, miro a una mujer parada, de espaldas, él, pensó que tal vez era su comadre que había venido a llenar sus cantaros, así que le hablo en voz alta una vez, pero no obtuvo respuesta, por lo que le grito más fuerte, y fue entonces que, poniéndole más cuidado ¡vio a una mujer vestida de blanco, llena de espuma en la cabeza y con las cuencas de los ojos descarnadas!, por lo que don Andrés, sin atinar a decir nada, ¡nomás arranco a correr con rumbo al pueblo pegando chicos gritos!... Bueno, ¡eso es lo que cuentan allá! August 20, 2017 at 12:34PM


Colima Antiguo http://ift.tt/2xgonPb LA LEYENDA DE LA ENJABONADA Allá, en el último rincón del imperio de Ixtlahuacán, donde el camino culebrea y la niebla abraza los bosques de encino, se localiza el curioso y bello pueblito de “26 de julio”, comunidad mejor conocida por esos rumbos como “El Camichin”. En ese lugar, hace algunos ayeres, según las memorias de don Saturnino Pérez, más conocido como don “Cheto”, uno de los más sabios habitantes de esa bonita población, sucedió la siguiente historia… Se dice que en el tanque donde se encuentra el depósito de agua que está a la entrada del pueblo, al pie del nacimiento, un día por la tarde, una joven de la comunidad acudió a bañarse a dicho tanque como lo hacia todos los días. Muchas veces, la gente ya le habían advertido a la joven que no se bañara encima del tanque, porque con el agua, la lama y el musgo, el piso se ponía muy resbaloso y por ello se podía caer y mal golpearse, pero ella no hacía caso a las recomendaciones; así que solía bañarse a jicaradas sacando el agua directamente de la boca del tanque, el cual, tenia más de tres metros de profundidad. Esa tarde, no fue la excepción, la joven se acerco al tanque con su jícara, su estropajo y su bolsa de “fab Roma” y se subió a la plataforma del tanque para sacar, como siempre, el agua de manera más fácil, y así, no enlodarse los pies. El viento soplaba, y con su aliento, bajaba cada vez mas niebla del cerro, cortando con su velo blanquecino la visión, sin dejar que se pudiera ver nada a más de un metro de distancia, pero eso a la muchacha no le importaba, o tal vez, no lo percibía; Ella, muy quitada de la pena, se seguía bañando y echándose fab en el pelo, de repente, ¡las espumas de su cabello escurrieron y entraron a los ojos cafés de la joven!, los cuales debido al gran ardor, solo atinaron a cerrarse con más fuerza ¡casi impenetrablemente!! ¡Las manos de la joven se movieron a tientas buscando la jícara! ¡Sus pies avanzaron tambaleantes entre la lama y el piso jabonoso del tanque!!... ¡! La pobre joven no veía nada y el jabón cada vez la cegaba con mayor fuerza!... Entonces… Unos pasos vacilantes y…. ¡Pummm!!!... ¡Clash!!!... Sucedió lo inevitable… El cuerpo de la joven se hundió una y otra vez en el depósito oscuro del agua… ¡Ella manoteaba desesperada!... Pocos minutos después, la muchacha pereció ahogada… Tardaron bastante tiempo en encontrar su cuerpo, pues ese día, ya nadie más se acerco a buscar agua al nacimiento, ni a lavar, ni a bañarse… y, para acabarla de amolar, su familia había bajado a unos mandados a Tecomán, por lo que poca gente se dio cuenta que no estaba en la comunidad, e Incluso de la poca gente que se dio cuenta de su ausencia, hubo quien pensó que la joven se había huido con el novio, que era oriundo de la comunidad de “Agua de la Virgen… Solo hasta el otro día, muy de mañana, cuando una de las niñas del poblado se acerco con sus burros para llenar sus cantaros de barro, fue cuando se dieron cuenta de la tragedia… El estanque tenía una fina capa de jabón fab, entre él, la joven flotaba muerta con la cara llena de espanto… Desde ese día, en la comunidad del “26 de Julio” se recomienda a los jóvenes y a las niñas tener cuidado al ir a bañarse al nacimiento y, se les advierte, no ir a más de las seis de la tarde, porque hay quien asegura que en ese lugar, cuando oscurece o la niebla baja desde la “encinera”, es posible ver a una joven con los ojos carcomidos y un puño de espuma en la cabeza escurriéndole por todo el cuerpo, invitándoles a bañarse con ella. Incluso hay gente que asegura que, pasados de copas, han aceptado la invitación, pero que, al siguiente día, al despertar ¡se encuentran entre espineros, perdidos y con tres o cuatro días de calenturas, alucinaciones y vaguidos!!... Una de estas personas fue el difunto don Andrés, un señor que vivía en la salida de la comunidad de “Agua de la Virgen”, quien una noche, al descomponérsele su camionetita a medio cerro, subió caminando al “Camichin” en busca de ayuda, pero al pasar por el depósito de agua, miro a una mujer parada, de espaldas, él, pensó que tal vez era su comadre que había venido a llenar sus cantaros, así que le hablo en voz alta una vez, pero no obtuvo respuesta, por lo que le grito más fuerte, y fue entonces que, poniéndole más cuidado ¡vio a una mujer vestida de blanco, llena de espuma en la cabeza y con las cuencas de los ojos descarnadas!, por lo que don Andrés, sin atinar a decir nada, ¡nomás arranco a correr con rumbo al pueblo pegando chicos gritos!... Bueno, ¡eso es lo que cuentan allá!

|| Leyendas de Comala, Colima || El Perro con Patas de Gallo En los inicios de los años cincuenta hicieron su arribo a Nogueras una familia de apellido Carrillo proveniente de El Tule, Jalisco. José Trinidad era uno de los hijos mayores que estudiaba en un seminario y se encontraba en el período de Diaconado, tiempo que les es impuesto a los estudiantes a efecto de que determinen con precisión el de continuar en su celibato o emprender una vida diferente. Después de las labores familiares cotidianas y desde el inicio de la noche llegaba Trini a la población de Comala dedicándose a visitar a su ya gran cantidad de amistades, entre jóvenes y matrimonios, con quienes dialogaba y convivía por algunos instantes. El trayecto de regreso al lugar de su residencia lo efectuaba caminando y nunca más allá de las diez de la noche. A su paso por el lugar próximo al arroyo inmediato a la localidad observaba un perro de color negro que diariamente caminaba sobre la cerca de piedra localizada al lado sur del camino y llamando su atención el hecho de que siempre dejaba de verse en el mismo espacio. Habían transcurrido algunos días y Trinidad imaginó que los horarios coincidían, él en su retorno y el animal en salir en busca de alimento o consumar alguna necesidad fisiológica. Ante la continuidad de las visiones iniciaron en Trini algunas interrogantes, por lo que optó en efectuar su paso en horarios distintos y para su sorpresa el perro también lo hacía, observando que el animal, a medida en que se alejaba de su vista su tamaño era mayor y para disipar sus dudas decidió, en una ocasión, darle alcance y mayúscula fue su sorpresa, de horror y espanto, ya que al estar próximo a él, percibió un pestilente olor a azufre y observó que sus patas, además de enormes, semejaban a las de un gallo con prolongados espolones y al girar su cabeza le mostró sus desarrollados colmillos, saliendo de su hocico y agigantados ojos, continuas lengüeteadas de ardiente fuego. El tiempo había transcurrido y al no retornar Trini a su hogar, en el horario acostumbrado, sus familiares temerosos de que hubiese tenido algún percance fueron en su búsqueda encontrándolo en el lugar con muestras de haber sufrido un inmenso espanto y el que les relató. Trinidad, familiares y vecinos, al día siguiente, colocaron en el cercado una humilde cruz de palma, después un crucifijo y con el paso de los días Trini decidió no ser Sacerdote, trasladándose por el rumbo de Tecomán, contrajo matrimonio y ya con familia regresó para edificar, con el auxilio de los mismos vecinos, el monumento que aún existe. Imagen: Cristóbal Rodríguez Garay: Nogueras la gente y sus voces August 20, 2017 at 11:46AM


Colima Antiguo http://ift.tt/2uVAmEQ || Leyendas de Comala, Colima || El Perro con Patas de Gallo En los inicios de los años cincuenta hicieron su arribo a Nogueras una familia de apellido Carrillo proveniente de El Tule, Jalisco. José Trinidad era uno de los hijos mayores que estudiaba en un seminario y se encontraba en el período de Diaconado, tiempo que les es impuesto a los estudiantes a efecto de que determinen con precisión el de continuar en su celibato o emprender una vida diferente. Después de las labores familiares cotidianas y desde el inicio de la noche llegaba Trini a la población de Comala dedicándose a visitar a su ya gran cantidad de amistades, entre jóvenes y matrimonios, con quienes dialogaba y convivía por algunos instantes. El trayecto de regreso al lugar de su residencia lo efectuaba caminando y nunca más allá de las diez de la noche. A su paso por el lugar próximo al arroyo inmediato a la localidad observaba un perro de color negro que diariamente caminaba sobre la cerca de piedra localizada al lado sur del camino y llamando su atención el hecho de que siempre dejaba de verse en el mismo espacio. Habían transcurrido algunos días y Trinidad imaginó que los horarios coincidían, él en su retorno y el animal en salir en busca de alimento o consumar alguna necesidad fisiológica. Ante la continuidad de las visiones iniciaron en Trini algunas interrogantes, por lo que optó en efectuar su paso en horarios distintos y para su sorpresa el perro también lo hacía, observando que el animal, a medida en que se alejaba de su vista su tamaño era mayor y para disipar sus dudas decidió, en una ocasión, darle alcance y mayúscula fue su sorpresa, de horror y espanto, ya que al estar próximo a él, percibió un pestilente olor a azufre y observó que sus patas, además de enormes, semejaban a las de un gallo con prolongados espolones y al girar su cabeza le mostró sus desarrollados colmillos, saliendo de su hocico y agigantados ojos, continuas lengüeteadas de ardiente fuego. El tiempo había transcurrido y al no retornar Trini a su hogar, en el horario acostumbrado, sus familiares temerosos de que hubiese tenido algún percance fueron en su búsqueda encontrándolo en el lugar con muestras de haber sufrido un inmenso espanto y el que les relató. Trinidad, familiares y vecinos, al día siguiente, colocaron en el cercado una humilde cruz de palma, después un crucifijo y con el paso de los días Trini decidió no ser Sacerdote, trasladándose por el rumbo de Tecomán, contrajo matrimonio y ya con familia regresó para edificar, con el auxilio de los mismos vecinos, el monumento que aún existe. Imagen: Cristóbal Rodríguez Garay: Nogueras la gente y sus voces

LEYENDA DE COMALA, COLIMA. Homero Adame. Yo trabajé como vigilante seis años en una de las haciendas allá donde están las lagunas El Calabozo y El Jabalí; son lagunas muy misteriosas adonde poca gente llega porque no están para el público como la laguna La María adonde usted puede llegar y ya hasta tienen cabañas para hospedarse –muy bonitas las cabañas. En la laguna del Calabozo la cosa está bastante fea, principalmente después de que oscurece. Muchas gentes que también han trabajado allá como vigilantes o como guaruras –tipos muy entrones que no le tienen miedo a nada, o al menos no le tienen miedo a los vivos– luego me han platicado que mejor renunciaron a sus chambas porque les entraba el miedo ahí en la laguna, o sea que se les aparecían cosas. Se habla de luces, bolitas de fuego, voces y fantasmas. A mí la verdad nunca me tocó ver nada y eso que muchas veces anduve yo por ahí solo en la noche. También muchas veces andaba yo por ahí con algún compañero y luego él me decía: “Mira, mira lo que está allá,” y yo miraba y miraba y no veía nada; o sea que hay gente que sí le toca ver cosas y a otra no ya mí nunca me tocó ver nada. Cuando yo andaba por eso rumbos en la noche sí se oían ruidos porque es común que se oigan ruidos en el monte, pero así cosas de espantos nada, nunca. Lo que la gente platica es más que nada que ven sombras en la noche de aparecidos, de gente que ha de haber muerto por ahí en la guerra cristera, o personas ahorcadas, o sea de aquellos que dejaron colgados en la guerra o, ya más reciente, de alguien que se ahogó en alguna otra época. August 20, 2017 at 11:39AM


Colima Antiguo http://ift.tt/2uV2oAF LEYENDA DE COMALA, COLIMA. Homero Adame. Yo trabajé como vigilante seis años en una de las haciendas allá donde están las lagunas El Calabozo y El Jabalí; son lagunas muy misteriosas adonde poca gente llega porque no están para el público como la laguna La María adonde usted puede llegar y ya hasta tienen cabañas para hospedarse –muy bonitas las cabañas. En la laguna del Calabozo la cosa está bastante fea, principalmente después de que oscurece. Muchas gentes que también han trabajado allá como vigilantes o como guaruras –tipos muy entrones que no le tienen miedo a nada, o al menos no le tienen miedo a los vivos– luego me han platicado que mejor renunciaron a sus chambas porque les entraba el miedo ahí en la laguna, o sea que se les aparecían cosas. Se habla de luces, bolitas de fuego, voces y fantasmas. A mí la verdad nunca me tocó ver nada y eso que muchas veces anduve yo por ahí solo en la noche. También muchas veces andaba yo por ahí con algún compañero y luego él me decía: “Mira, mira lo que está allá,” y yo miraba y miraba y no veía nada; o sea que hay gente que sí le toca ver cosas y a otra no ya mí nunca me tocó ver nada. Cuando yo andaba por eso rumbos en la noche sí se oían ruidos porque es común que se oigan ruidos en el monte, pero así cosas de espantos nada, nunca. Lo que la gente platica es más que nada que ven sombras en la noche de aparecidos, de gente que ha de haber muerto por ahí en la guerra cristera, o personas ahorcadas, o sea de aquellos que dejaron colgados en la guerra o, ya más reciente, de alguien que se ahogó en alguna otra época.

sábado, 19 de agosto de 2017

Por Jaime Pizano Alcaraz August 19, 2017 at 08:24PM


Colima Antiguo http://ift.tt/2xeOqWT Por Jaime Pizano Alcaraz

Fotos de Colima Antiguo