jueves, 10 de agosto de 2017

Desarrollan aplicación para consultar calificaciones y servicios universitarios. #UdeC








*Juan Pablo Ruiz, Andrés Badillo, Miguel Barreto, Bruno Lamas y Felipe Ávalos, de la UdeC, y Alejandro García del Tec de Colima, llevan un año mejorando este proyecto.


Por iniciativa propia, estudiantes del tercer semestre de la Facultad de Economía de la Universidad de Colima desarrollaron una aplicación para celulares Android, que permite a los alumnos o interesados consultar calificaciones, actividades culturales y deportivas, además de ofrecer servicios universitarios como mapas y directorios telefónicos de la institución.
Juan Pablo Ruiz Padilla, Andrés Badillo Castellanos y Miguel Barreto Díaz, estudiantes de la licenciatura en Negocios Internacionales en la modalidad en inglés; Bruno Lamas Díaz y Felipe Ávalos Orozco, estudiantes de la licenciatura en Economía, y Bruno Alejandro García Durán, estudiante de la ingeniería en Gestión Empresarial del Instituto Tecnológico de Colima, hicieron equipo desde que estudiaron el bachillerato para lograr este producto.
Así, a principios de 2016, cuando cursaron el último semestre en el Bachillerato Uno tuvieron la necesidad de agilizar la consulta de sus datos mediante una aplicación instalada en sus teléfonos celulares, actualmente un recurso muy útil en lo que a tecnologías de información se refiere. Por este motivo, investigaron en libros y a través de tutoriales en Internet cómo hacer esto posible.
La directora de la Facultad de Economía, Zaret Gaytán Gómez, recordó cuánto la sorprendieron con su proyecto de emprendimiento al llegar al primer semestre: “Durante un año mejoraron la propuesta inicial con el apoyo y asesoría de diferentes direcciones generales de la UdeC. Ahora sólo falta que la Universidad la revise y decida si la considera para lanzar la aplicación institucional”, narró.
Juan Pablo aclaró que estaban conscientes de que no desarrollarían una aplicación de alta calidad, pero sí de que sería una iniciativa para que alguna dependencia universitaria hiciera una mejor aplicación con base en las necesidades de los estudiantes.
“Emprendimos esta idea y con el apoyo de la directora de Economía incorporamos al directorio telefónico un calendario de actividades culturales y deportivas, así como un mapa de las instalaciones universitarias y el portafolio con el perfil universitario de cada alumno”, dijo, por su parte, Andrés.
Además, “añadimos la normatividad de la imagen institucional con el logo y los colores reglamentarios”, explicó Alejandro, quien agregó que programaron la aplicación para que la página web de la UdeC y la APP estuvieran bidireccionadas y que los calendarios y datos se actualizaran simultáneamente.
“Esta aplicación terminó mucho mejor de lo que esperábamos”, aseguró Miguel, “porque no es un tema que dominamos, pero creemos que si uno se lo propone, con ganas y superación, se puede emprender algo nuevo”, agregó.
La directora del plantel agradeció el apoyo y tiempo brindado a los jóvenes, y remarcó que existe un respeto del grupo al no querer adelantarse a la institución, por lo cual no la han promovido con sus compañeros: “Debemos reconocer este esfuerzo, independientemente de que tomen la herramienta, la mejoren o la liberen para su uso”, finalizó.

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Zacualpan, Comala que se hizo famoso durante la época del Villismo en nuestro Estado. Nació en el poblado de Zacualpan, municipio de Comala en el último decenio del siglo XIX, siendo de família muy pobre y… la generalidad de los nativos de ese lugar, en donde loscultivos de maiz se hacen en pequeña escala, dedicándose muchos nativos a la explotación de la cáscara de encino, sustancia tanina empleada en el curtimiento de pieles. Vicente siguiendo la costumbre se dedicaba a esa tarea en compañia de su hermano Melesio que era menor que él, y cuando se remontaban al cerro para efectuar su trabajo llevaban una pequeña carabina que les servia para cazar algún animal o para la legitima defensa. Habia por ese tiempo un policia de nombre Eugenio Rivera que “le tenia ganas" al arma de los Alonzo y en cierta ocasión cuando Vicente se encontraba atareado en su labor, echó Rivera que el arma estaba recargada en un encino al cuidado de Melesio y sin decir agua vá la tomó en presencia del muchacho al cual amenazó haciéndolo llorar. Cuando supo Vicente lo sucedido, juró matar a Rivera donde lo encontrara y se puso a espiar sus movimientos, teniendo conocimiento de que escoltaria la “raya" para pagarle a los de la Colima Lumber & Co.. convidó a un amigo para “hacer aquel remiendito" y se situaron en un lugar a donde por la fuerza tenia que pasar la conducta. Hicieron fuego dándole muerte a quien buscaban y un americano, que era el portador del dinero, creyendo que se trataba de un asalto para robarles, disparó su pistola en contra de los asesinos de Rivera, recibiendo contestación con una descarga que le mató el caballo echándose a huir. Alonso y su compañero se acercaron al cadáver quitándole las armas que portaba y cuando se acercaron al caballo del “gringo" (Charles S. Temple) y abrieron las cantinas, con sorpresa vieron que se encontraban repletas de billetes de banco; una mula aparejada que también encontraron estaba cargada con plata, todo lo cual acordaron enterrarlo al pie de un limón solamente de ellos conocido. Cuando en esta ciudad se supo lo acontecido a la “raya", se destacaron fuerzas policíacas en persecución de los autores y pronto fueron aprehendidos e internados en la cárcel general, la cual se encontraba en donde tuvo su negocio el señor Don Francisco Zaragoza. Alli los iban a visitar algunos amigos, entre ellos un señor de nombre Librado Haro, a quien el compañero del Indio indicó donde se encontraba el dinero y ni corto ni perezoso, comenzó a sacarlo depositándolo en una troje de maiz que tenía en Comala, de donde a su vez, le fue robado por su hermano Jesús que dio con la "tatema". Furioso se puso el indio cuando se dió cuenta de que su compañero lo robaba y para vengarse, en un dia de visita a la prisión en que se les permitia a los reos subir a la azotea del penal, estando platicando con su compañero en la orilla, le dio un empujón para tirarlo abajo, estrellándose contra las baldosas y muriendo instantáneamente. Asi se vengó el Indio de la mala jugada que le hizo aquel en quien confiaba... A la llegada de fue puesto en libertad, lo mismo que todos los presos, menos uno de apellido Cano que se rehusó a abandonar la prisión, se fue nuevamente al cerro formando un pequeño grupo de seis con otros tantos perseguidos por la justicia y en esa forma comenzó sus correrías, respaldándose en la bandera del villismo “pa’ tener bandera alguna”, según sus propias palabras, reconociendo como jefe a Pedro Zamora, el que lo mandó llamar a La Sidra para darle instrucciones sobre la forma de llevar la campaña en este Estado, pues acababa de sufrir una derrota por las fuerzas que manadaba el general Agustín Olachea (quien llegó a ser Secretario de la Defensa Nacional). Lino Araiza (a quien se debe esta narración), encontrándose en cierta ocasión en Zacualpan, por encontrarse también fuera de la acción de la justicia se entervistó por primera vez con el Indio, el cual sabiendo lo que le pasaba le dijo "muchacho, se que también a ti te persiguen, únete a nosotros para que en grupo podamos defendernos" y así fue, como aceptando aquella invitación, ingresó a la Revolución en el bando antes dicho... Ricardo B. Núñez Imagen: la ficha de ingreso a la Cárcel General del Estado de Vicente Alonso Teodoro, mejor conocido como “El indio Alonso”, natural de Zacualpan, Comala. El ingreso a prisión de este personaje se debió a que, con sus cómplices, asaltó al norteamericano Charles F. Temple a quien robó la raya de los trabajadores de la Colima Lumber Company que construían en el Cerro Grande la “vía herrada” por donde el ferrocarril bajaría la madera a la estación “El Balcón”, situada en las inmediaciones del Rancho de Villa. Como se aprecia en la parte superior de la fotografía se pueden leer los delitos de asalto y homicidio, ya que en el robo perdió la vida un rural de nombre Eugenio Rivera que era el custodio del norteamericano que sí logró salvar la vida. El asalto fue perpetrado en las inmediaciones de Zacualpan el 5 de junio de 1909. El indio Alonso se entregó voluntariamente a las autoridades el 29 de junio de ese año, aconsejado por Justo Salazar, propietario del rancho “Buenavista”, donde Alonso encontró trabajo y se refugió después de haber cometido el asalto. Arq Miguel Villalpando August 18, 2018 at 04:42PM

Colima Antiguo https://ift.tt/2Blk248 EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Za...