sábado, 12 de agosto de 2017

Escritores rinden el primero de tres homenajes a Víctor Manuel Cárdenas.






La Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado y la comunidad artística recordaron con una velada literaria al poeta colimense Víctor Manuel Cárdenas (5 de julio 1952 – 6 de agosto 2017), en el primero de tres homenajes que tienen por sede el Teatro Hidalgo. Los próximos eventos serán el 17 y 24 de agosto a las 8:30 p.m., precisamente los jueves, su día favorito para reunirse con la familia y sesionar en el que fue su taller literario.
Escritores, músicos, artistas plásticos, gente de teatro y de otras disciplinas, periodistas, familiares y amigos, acompañaron al poeta en un adiós afectuoso e íntimo, en el que no podía faltar el blues y el jazz al compás de sus propios versos.
“Es doloroso saber que con él se ha ido la conversación y el afecto físico, pero es una maravilla saber que le sobreviven el poeta al que se consagró toda su vida. Leyéndolo es la mejor manera en que encontramos consuelo y es la mejor manera de homenajearlo”, mencionó el Secretario de Cultura, Carlos Ramírez Vuelvas.
Voces consolidadas como Verónica Zamora y otras contemporáneas como Jesús Adín Valencia, Gabriel Govea, Indira Torres, Zeidel Bernal, Krishna Naranjo, Ma. Guadalupe García, Ángel Gaona, Grace Licea, Jaime Obispo, Óscar Robles y Luis Zíper, poetas publicados en la colección “Parota de sal” coordinada por Víctor o que formaron parte de su taller, leyeron algunos poemas del homenajeado, extraídos de libros como “Bertha mira el infinito, “Noticias de la sal” y “Fiel a la tierra”.
Las notas de la guitarra y el contrabajo a cargo de Miguel Ángel de la Mora y Raúl Arias, dieron el toque cálido al evento, mientras que la trayectoria del escritor colimense que dejó un valioso legado a la poesía mexicana fue compartida por uno de sus mejores amigos, Jesús Morales Bermúdez, escritor, ensayista y académico, Premio Nacional de Literatura-Testimonio (INBA), con quien compartiera momentos cumbre de su carrera literaria, desde que se conocieron en 1975.
Y es que, según cuenta, fue en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, donde Víctor encontró el sentido de su voz poética, su inclinación a lo concreto de la vida, bien de carácter material, político, amoroso, humano o simbólico, pero con un lenguaje propio cargado de sentido, de ritmo, de una métrica consecuente con la terrenalidad y los elementos. Fue ahí donde escribió su primera publicación “Primer libro de las crónicas”, así como “Travelling” y “Peces y otras cicatrices”.
En febrero de 2017, Víctor decidió pasar una temporada de tres semanas en San Cristóbal de las Casas para celebrar el cumpleaños número 70 de Jesús Morales, caminar por aquella ciudad y despedirse del sitio que lo acunó como poeta, así como revisar su obra completa que publicará la Secretaría de Cultura de Colima, objetivo que disfrutó, que con gran alegría concluyó y que no alcanzó a ver colmado, comentó el escritor chiapaneco, finalmente evocó el primer libro de su amigo entrañable y una de sus sentencias relativas al adiós del poeta.
En el homenaje también se escuchó la voz del escritor Eduardo Casar con un texto dedicado a Víctor Manuel Cárdenas. Al final del evento en que estuvo el escritorio, silla y algunos objetos personales del extinto poeta, tales como su cajetilla de cigarros y sus plumas, fue que su esposa e hijos agradecieron este reconocimiento hecho por la Secretaría de Cultura e invitaron a los próximos dos jueves en el Teatro Hidalgo donde se seguirá disfrutando la obra del “joven Cárdenas”, como le decía Jesús Morales.
Para el 17 de agosto la compañía Cuatro Milpas Teatro realizará la lectura dramatizada de la obra “Cuando digo mar”, con la participación de Davide Nicolini, mientras que el 24 de agosto habrá un conversatorio con escritores nacionales, amigos de Víctor, mesa coordinada por la escritora Guillermina Cuevas. Ese mismo día la Banda de Música del Gobierno del Estado interpretará un repertorio de los Beatles.

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Zacualpan, Comala que se hizo famoso durante la época del Villismo en nuestro Estado. Nació en el poblado de Zacualpan, municipio de Comala en el último decenio del siglo XIX, siendo de família muy pobre y… la generalidad de los nativos de ese lugar, en donde loscultivos de maiz se hacen en pequeña escala, dedicándose muchos nativos a la explotación de la cáscara de encino, sustancia tanina empleada en el curtimiento de pieles. Vicente siguiendo la costumbre se dedicaba a esa tarea en compañia de su hermano Melesio que era menor que él, y cuando se remontaban al cerro para efectuar su trabajo llevaban una pequeña carabina que les servia para cazar algún animal o para la legitima defensa. Habia por ese tiempo un policia de nombre Eugenio Rivera que “le tenia ganas" al arma de los Alonzo y en cierta ocasión cuando Vicente se encontraba atareado en su labor, echó Rivera que el arma estaba recargada en un encino al cuidado de Melesio y sin decir agua vá la tomó en presencia del muchacho al cual amenazó haciéndolo llorar. Cuando supo Vicente lo sucedido, juró matar a Rivera donde lo encontrara y se puso a espiar sus movimientos, teniendo conocimiento de que escoltaria la “raya" para pagarle a los de la Colima Lumber & Co.. convidó a un amigo para “hacer aquel remiendito" y se situaron en un lugar a donde por la fuerza tenia que pasar la conducta. Hicieron fuego dándole muerte a quien buscaban y un americano, que era el portador del dinero, creyendo que se trataba de un asalto para robarles, disparó su pistola en contra de los asesinos de Rivera, recibiendo contestación con una descarga que le mató el caballo echándose a huir. Alonso y su compañero se acercaron al cadáver quitándole las armas que portaba y cuando se acercaron al caballo del “gringo" (Charles S. Temple) y abrieron las cantinas, con sorpresa vieron que se encontraban repletas de billetes de banco; una mula aparejada que también encontraron estaba cargada con plata, todo lo cual acordaron enterrarlo al pie de un limón solamente de ellos conocido. Cuando en esta ciudad se supo lo acontecido a la “raya", se destacaron fuerzas policíacas en persecución de los autores y pronto fueron aprehendidos e internados en la cárcel general, la cual se encontraba en donde tuvo su negocio el señor Don Francisco Zaragoza. Alli los iban a visitar algunos amigos, entre ellos un señor de nombre Librado Haro, a quien el compañero del Indio indicó donde se encontraba el dinero y ni corto ni perezoso, comenzó a sacarlo depositándolo en una troje de maiz que tenía en Comala, de donde a su vez, le fue robado por su hermano Jesús que dio con la "tatema". Furioso se puso el indio cuando se dió cuenta de que su compañero lo robaba y para vengarse, en un dia de visita a la prisión en que se les permitia a los reos subir a la azotea del penal, estando platicando con su compañero en la orilla, le dio un empujón para tirarlo abajo, estrellándose contra las baldosas y muriendo instantáneamente. Asi se vengó el Indio de la mala jugada que le hizo aquel en quien confiaba... A la llegada de fue puesto en libertad, lo mismo que todos los presos, menos uno de apellido Cano que se rehusó a abandonar la prisión, se fue nuevamente al cerro formando un pequeño grupo de seis con otros tantos perseguidos por la justicia y en esa forma comenzó sus correrías, respaldándose en la bandera del villismo “pa’ tener bandera alguna”, según sus propias palabras, reconociendo como jefe a Pedro Zamora, el que lo mandó llamar a La Sidra para darle instrucciones sobre la forma de llevar la campaña en este Estado, pues acababa de sufrir una derrota por las fuerzas que manadaba el general Agustín Olachea (quien llegó a ser Secretario de la Defensa Nacional). Lino Araiza (a quien se debe esta narración), encontrándose en cierta ocasión en Zacualpan, por encontrarse también fuera de la acción de la justicia se entervistó por primera vez con el Indio, el cual sabiendo lo que le pasaba le dijo "muchacho, se que también a ti te persiguen, únete a nosotros para que en grupo podamos defendernos" y así fue, como aceptando aquella invitación, ingresó a la Revolución en el bando antes dicho... Ricardo B. Núñez Imagen: la ficha de ingreso a la Cárcel General del Estado de Vicente Alonso Teodoro, mejor conocido como “El indio Alonso”, natural de Zacualpan, Comala. El ingreso a prisión de este personaje se debió a que, con sus cómplices, asaltó al norteamericano Charles F. Temple a quien robó la raya de los trabajadores de la Colima Lumber Company que construían en el Cerro Grande la “vía herrada” por donde el ferrocarril bajaría la madera a la estación “El Balcón”, situada en las inmediaciones del Rancho de Villa. Como se aprecia en la parte superior de la fotografía se pueden leer los delitos de asalto y homicidio, ya que en el robo perdió la vida un rural de nombre Eugenio Rivera que era el custodio del norteamericano que sí logró salvar la vida. El asalto fue perpetrado en las inmediaciones de Zacualpan el 5 de junio de 1909. El indio Alonso se entregó voluntariamente a las autoridades el 29 de junio de ese año, aconsejado por Justo Salazar, propietario del rancho “Buenavista”, donde Alonso encontró trabajo y se refugió después de haber cometido el asalto. Arq Miguel Villalpando August 18, 2018 at 04:42PM

Colima Antiguo https://ift.tt/2Blk248 EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Za...