domingo, 20 de agosto de 2017

LEYENDA DE LA VIRGEN QUE CRECE, Comala Colima Don Nacho Rolón, jefe de una de las familias que hace más de 150 años llegaron a radicar en un predio que posteriormente se le denominó “El Remudadero”, realizaba la recolección de troncos de árboles secos para ser utilizados en el fogón y preparar los alimentos, entre éstos encontró uno que semejaba a la Virgen de Guadalupe, optando por separarlo y conservarlo dentro de una caja de, aproximadamente, 30 centímetros de largo. A la muerte de Don Nacho el madero fue conservado por su hijo Eleuterio y algunos años después el Sacerdote Irineo Fuentes Fuentes fue enterado de que el tronco había ido aumentado, paulatinamente, su largor, por lo que con la anuencia de “Tello” lo trasladó a la Capilla de la comunidad en donde permanece y es objeto, cada día doce, de actos especiales concurriendo crecido número de fieles de la región para dedicarle sus oraciones, súplicas o ruegos y aliviar sus carencias, así como para depositar el testimonio de gratitud por el favor recibido. Los años han transcurrido y aquel madero que Don Nacho escapó de ser devorado por las llamas del fogón mide más de un metro, por lo que los vecinos de El Remudadero y fieles concurrentes a su Capilla le conocen con el nombre de “La Virgen que crece”. Prof. Rubén Jaime Valencia Salazar August 20, 2017 at 03:08PM


Colima Antiguo http://ift.tt/2vQ0S1b LEYENDA DE LA VIRGEN QUE CRECE, Comala Colima Don Nacho Rolón, jefe de una de las familias que hace más de 150 años llegaron a radicar en un predio que posteriormente se le denominó “El Remudadero”, realizaba la recolección de troncos de árboles secos para ser utilizados en el fogón y preparar los alimentos, entre éstos encontró uno que semejaba a la Virgen de Guadalupe, optando por separarlo y conservarlo dentro de una caja de, aproximadamente, 30 centímetros de largo. A la muerte de Don Nacho el madero fue conservado por su hijo Eleuterio y algunos años después el Sacerdote Irineo Fuentes Fuentes fue enterado de que el tronco había ido aumentado, paulatinamente, su largor, por lo que con la anuencia de “Tello” lo trasladó a la Capilla de la comunidad en donde permanece y es objeto, cada día doce, de actos especiales concurriendo crecido número de fieles de la región para dedicarle sus oraciones, súplicas o ruegos y aliviar sus carencias, así como para depositar el testimonio de gratitud por el favor recibido. Los años han transcurrido y aquel madero que Don Nacho escapó de ser devorado por las llamas del fogón mide más de un metro, por lo que los vecinos de El Remudadero y fieles concurrentes a su Capilla le conocen con el nombre de “La Virgen que crece”. Prof. Rubén Jaime Valencia Salazar

Fotos de Colima Antiguo