domingo, 22 de octubre de 2017

El gentil hombre-pez. #Leyendas



Desde hace mucho tiempo se escucha el rumor de que en las playas de Colima, principalmente entre Boca de Pascuales y boca de Apiza, de un hombre mitad pez que emerge de las profundas aguas del océano para robarse a los hombres que se atreven a estar en las playas después de las diez de la noche.

En el Paraíso sucedió algo inolvidable para Doña Mari quien siendo ramadera del lugar de hace muchos años; ya no sentía miedo de esa leyenda, hasta que una noche en semana santa estaban los dos esposos sentados en su hamaca; ella le dijo a su esposo:-"Viejo porque no vamos a bañarnos al mar ya vez lo que dice la gente"-Gabino adormilado por la calor la miro sorprendido:-"Pues ya es noche vieja" y ella termino diciéndole en forma regañona-"Ya vez que si se baña uno después de las diez el agua es medicinal".

Gabino mas por no pelear con su esposa, se levanto de su hamaca lentamente; y ya Doña Mari se había levantado de su hamaca y se encaminaba a la playa que estaba muy hermosa; entré las olas del mar se veía un color verdoso brillante que daba el fósforo y se entrevean pequeños pececitos que nadaban entre ellas, la luna alumbraba toda la costa casi como si fuera de día con su color plateado.

Los dos caminaban contentos por la playa, cuando de entre las olas emergió algo grande como de dos metros; se dirigió a la costa donde se sentó tranquilamente en la arena; Doña Mari que estaba observando se quedo muda y no se podía mover, solo observaba al ser que parecía que no se daba cuenta de su presencia. Gabino que venia un poco atrás de ella se detuvo al ver algo que estaba en la arena y se quedo callado sin decir nada con temor de que algo pasara.

La criatura era muy extraña su cuerpo de dos metros era muy corpulento y era definitivamente de un hombre con un color verdoso y dorado lleno de escamas que relucían con la luz de la luna, pero su cara era realmente impresionante pues era de un pez con su pico o boca un poco salido y sus ojos pequeños y negros eran una combinación de ambos.

Doña Mari movió ligeramente su dedo índice para decirle mímicamente a Gabino que guardara silencio, realmente ellos no recuerdan cuanto tiempo estuvo el ser allí; cuando en lentamente se levanto y se sumergió entre las olas desapareciendo de su vista; aun en estos días ellos cuentas la historia de aquella noche a los fuereños deseando que tal vez vuelvan a ver a tan misterioso ser.

Fuente: 
cuandoescuché.blogspot

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

Esta es su casa. Un provinciano en la ciudad por @nandodeoca

Esta es su casa Recuerdo que de chiquito tenía muy presente las obras de Alejandro Rangel Hidalgo, aunque en ese momento no sabía quién era....