viernes, 24 de noviembre de 2017

Reemplaza #UdeC equipo de monitoreo volcánico.


*El nuevo equipo se adquirió mediante convocatoria de Conacyt para atender problemas nacionales mediante el desarrollo científico.
En días pasados, la Red Sismológica Telemétrica del Estado de Colima (RESCO), que forma parte del Centro Universitario de Estudios e Investigaciones de Vulcanología (CUEIV) de la Universidad de Colima, adquirió equipo nuevo, comprado con dinero de un proyecto ganador de la Convocatoria de Proyectos de Desarrollo Científico para Atender Problemas Nacionales, que promueve cada año el Conacyt.
Dicho equipo, explicó en entrevista Raúl Arámbula Mendoza, director del CUEIV, consiste en tres nuevos sismómetros (más modernos y con una mejor tecnología), los cuales reemplazarán a equipos que se encuentran instalados en el volcán y que están por cumplir su ciclo de vida, que va de 10 a 15 años. “Queemos reemplazar todos los sismómetros que ya se tiene en el volcán por unos nuevos”, adelantó.
Junto con estos sismómetros, Raúl Arámbula dijo que al sistema de monitoreo de la RESCO se agregan también dos cámaras de vigilancia que tienen la característica de detectar incandescencia en la noche, y que ya se encuentran instaladas en Montitlán y en el Nevado, así como tres sensores de infrasonido que ayudarán a los integrantes de esta red a cuantificar la energía generada por las explosiones volcánicas, conocidas también como ondas de choque.
“Hay que recordar que algunas explosiones generan ondas de choque y que éstas causan una perturbación en la atmósfera, como una onda de presión que viaja por el aire y que, en algunos lugares, es sentida por la población”, explicó Arámbula.
Respecto a la pertinencia y los beneficios que este nuevo equipo traerá a la sociedad en general, el director del CUEIV recordó, en primera instancia, que la función vital que tiene este centro consiste en monitorear y estudiar en tiempo real la actividad del volcán de Colima, así como su comportamiento, para determinar aquellos procesos de actividad intensa que signifiquen un riesgo para la población.
Además, dijo que el Centro Universitario de Estudios e Investigación Vulcanológica está en comunicación directa con las unidades de Protección Civil de Colima y Jalisco a través de reuniones constantes en las que se evalúa la actividad del volcán y se generan las medidas y recomendaciones necesarias, en caso de que existiera la posibilidad de una contingencia vinculada con el volcán y sea necesario evacuar alguna zona poblada.
“Lo que estos nuevos instrumentos tienen –explicó Raúl Arámbula– es que pueden ver ciertas frecuencias en las señales sísmicas que los antiguos sismómetros no podían ver. Se ha comprobado que, en otros volcanes, estas frecuencias pueden aportar información pertinente que ayude a la hora de tomar decisiones. Por esto, es importante remplazar todos estos equipos por unos nuevos y más modernos”.
Respecto a las fechas de instalación de este nuevo equipo de monitoreo, el director del CUEIV e integrante de la RESCO, dijo que este martes 21 se reemplazó el primero de tres equipos en la estación que se encuentra al sur, por la barranca de Monte Grande. “Hay que recordar que esa barranca es importante porque se generan muchos flujos de material volcánico, conocidos como lahares, y estos equipos nos ayudarán a monitorearlos”.
Sobre las otras dos estaciones pendientes por reemplazar, Arámbula dijo que espera se puedan instalar en enero de 2018, pues dijo que, debido a que se encuentran localizadas muy cerca del cráter del volcán (entre 1.7 y dos kilómetros), los caminos que llegan a esos lugares se destruyen en época de lluvia y son áreas restringidas que están catalogadas como lugares de alto riesgo.
“Ya estamos en pláticas con Protección Civil para que se abran estos caminos y poder ingresar, instalar y darle mantenimiento a los equipos que ahí tenemos”, detalló.
Asimismo, Raúl Arámbula comentó que este equipo fue adquirido con presupuesto de Conacyt, desde la RESCO, por lo cual se estará trabajando en una investigación sobre la energía de las explosiones, que se divide de la siguiente forma: la energía gástrica, reflejada a través de los sismos; la acústica, que se puede escuchar y percibir por medio de ondas de presión, y la térmica.
Por lo que agregó que, una vez instalado este equipo, los investigadores de la RESCO tendrán la tarea de estudiar dicha partición de energía, que llega vía radio hasta la estación central de registro, donde se grafican y procesan los datos en tiempo real obtenidos mediante estos nuevos equipos de monitoreo.
Además, Arámbula dijo que en febrero entregará su primer informe técnico en el que dará cuenta de las actividades realizadas para lograr los objetivos establecidos en dicho proyecto, y que cada tres meses entregará un reporte financiero del mismo; “estas medidas las establece Conacyt con el objetivo de minimizar la corrupción y asegurar que los recursos sean utilizados realmente para lo que se pidieron”, dijo.
Al preguntarle sobre la finalidad de todos estos datos procesados, el investigador de la RESCO y director del CUEIV explicó que, debido a que son proyectos enfocados en la solución de problemas nacionales, en este caso el mejorar la tensión de las crisis volcánicas, la información se comparte también con el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), que depende de la Secretaría de Gobernación, y con las unidades estatales de Protección Civil de Colima y Jalisco.
Además, dijo que la RESCO envía un boletín semanal sobre la situación del volcán al CENAPRED, a Protección Civil, así como a medios de comunicación del estado, el cual también se puede consultar en su página https://portal.ucol.mx/cueiv/Sismico.htm
Antes de finalizar la entrevista, Arámbula destacó el hecho de que la UdeC tiene uno de los centros de investigación vulcanológica más sólidos y destacados a nivel de Latinoamérica; “esto lo podemos comprobar cuando asistimos a las reuniones con los colegas de América del Sur y Centroamérica, y nos damos cuenta de que existen tópicos en donde nosotros estamos en la punta, como es el monitoreo volcánico y el de un sistema que clasifica de manera automática los 300 o 400 sismos que se tienen diario, en tiempo real”, describió.
Este sistema, aclaró, se desarrolló en la Universidad de Granada, España, y él fue uno de los investigadores que durante su doctorado en esta institución aprendió a utilizarlo y lo trajo a la UdeC para implementarlo en un volcán activo como el nuestro, por lo que se comenzó a trabajarlo desde la RESCO a partir del 2009.
Destacó también que la Universidad de Colima es de las pocas instituciones que manejan dicho sistema de clasificación, “ni el propio CENAPRED lo tiene instalado. Hace poco comenzamos a apoyar a éste y otros centros para que lo implementaran”, dijo.
“Sin duda, el sistema nos ayudó bastante en la evaluación de las crisis volcánicas que hemos tenido, tanto del 2015 como la del 2016”, agregó.
Finalmente, invitó a toda la población a respetar el equipo instalado en varios puntos del volcán y a no olvidar que “todo el equipo que se adquiere sólo se consigue a través de proyectos específicos que se someten a concurso, y hay que invertir mucho trabajo para que este recurso llegue a las universidades, las cuales buscan beneficiar a la sociedad”.
Durante la instalación del sismómetro y del sensor de infrasonido que se colocaron en la primera estación, este martes 21 en la barranca de Monte Grande, participaron los integrantes de la RESCO: Alejandro Martínez Fierros, Miguel González Amezcua, Rogelio García, Raúl Arámbula y, de Protección Civil de Colima, Salvador Montes de Oca.

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Zacualpan, Comala que se hizo famoso durante la época del Villismo en nuestro Estado. Nació en el poblado de Zacualpan, municipio de Comala en el último decenio del siglo XIX, siendo de família muy pobre y… la generalidad de los nativos de ese lugar, en donde loscultivos de maiz se hacen en pequeña escala, dedicándose muchos nativos a la explotación de la cáscara de encino, sustancia tanina empleada en el curtimiento de pieles. Vicente siguiendo la costumbre se dedicaba a esa tarea en compañia de su hermano Melesio que era menor que él, y cuando se remontaban al cerro para efectuar su trabajo llevaban una pequeña carabina que les servia para cazar algún animal o para la legitima defensa. Habia por ese tiempo un policia de nombre Eugenio Rivera que “le tenia ganas" al arma de los Alonzo y en cierta ocasión cuando Vicente se encontraba atareado en su labor, echó Rivera que el arma estaba recargada en un encino al cuidado de Melesio y sin decir agua vá la tomó en presencia del muchacho al cual amenazó haciéndolo llorar. Cuando supo Vicente lo sucedido, juró matar a Rivera donde lo encontrara y se puso a espiar sus movimientos, teniendo conocimiento de que escoltaria la “raya" para pagarle a los de la Colima Lumber & Co.. convidó a un amigo para “hacer aquel remiendito" y se situaron en un lugar a donde por la fuerza tenia que pasar la conducta. Hicieron fuego dándole muerte a quien buscaban y un americano, que era el portador del dinero, creyendo que se trataba de un asalto para robarles, disparó su pistola en contra de los asesinos de Rivera, recibiendo contestación con una descarga que le mató el caballo echándose a huir. Alonso y su compañero se acercaron al cadáver quitándole las armas que portaba y cuando se acercaron al caballo del “gringo" (Charles S. Temple) y abrieron las cantinas, con sorpresa vieron que se encontraban repletas de billetes de banco; una mula aparejada que también encontraron estaba cargada con plata, todo lo cual acordaron enterrarlo al pie de un limón solamente de ellos conocido. Cuando en esta ciudad se supo lo acontecido a la “raya", se destacaron fuerzas policíacas en persecución de los autores y pronto fueron aprehendidos e internados en la cárcel general, la cual se encontraba en donde tuvo su negocio el señor Don Francisco Zaragoza. Alli los iban a visitar algunos amigos, entre ellos un señor de nombre Librado Haro, a quien el compañero del Indio indicó donde se encontraba el dinero y ni corto ni perezoso, comenzó a sacarlo depositándolo en una troje de maiz que tenía en Comala, de donde a su vez, le fue robado por su hermano Jesús que dio con la "tatema". Furioso se puso el indio cuando se dió cuenta de que su compañero lo robaba y para vengarse, en un dia de visita a la prisión en que se les permitia a los reos subir a la azotea del penal, estando platicando con su compañero en la orilla, le dio un empujón para tirarlo abajo, estrellándose contra las baldosas y muriendo instantáneamente. Asi se vengó el Indio de la mala jugada que le hizo aquel en quien confiaba... A la llegada de fue puesto en libertad, lo mismo que todos los presos, menos uno de apellido Cano que se rehusó a abandonar la prisión, se fue nuevamente al cerro formando un pequeño grupo de seis con otros tantos perseguidos por la justicia y en esa forma comenzó sus correrías, respaldándose en la bandera del villismo “pa’ tener bandera alguna”, según sus propias palabras, reconociendo como jefe a Pedro Zamora, el que lo mandó llamar a La Sidra para darle instrucciones sobre la forma de llevar la campaña en este Estado, pues acababa de sufrir una derrota por las fuerzas que manadaba el general Agustín Olachea (quien llegó a ser Secretario de la Defensa Nacional). Lino Araiza (a quien se debe esta narración), encontrándose en cierta ocasión en Zacualpan, por encontrarse también fuera de la acción de la justicia se entervistó por primera vez con el Indio, el cual sabiendo lo que le pasaba le dijo "muchacho, se que también a ti te persiguen, únete a nosotros para que en grupo podamos defendernos" y así fue, como aceptando aquella invitación, ingresó a la Revolución en el bando antes dicho... Ricardo B. Núñez Imagen: la ficha de ingreso a la Cárcel General del Estado de Vicente Alonso Teodoro, mejor conocido como “El indio Alonso”, natural de Zacualpan, Comala. El ingreso a prisión de este personaje se debió a que, con sus cómplices, asaltó al norteamericano Charles F. Temple a quien robó la raya de los trabajadores de la Colima Lumber Company que construían en el Cerro Grande la “vía herrada” por donde el ferrocarril bajaría la madera a la estación “El Balcón”, situada en las inmediaciones del Rancho de Villa. Como se aprecia en la parte superior de la fotografía se pueden leer los delitos de asalto y homicidio, ya que en el robo perdió la vida un rural de nombre Eugenio Rivera que era el custodio del norteamericano que sí logró salvar la vida. El asalto fue perpetrado en las inmediaciones de Zacualpan el 5 de junio de 1909. El indio Alonso se entregó voluntariamente a las autoridades el 29 de junio de ese año, aconsejado por Justo Salazar, propietario del rancho “Buenavista”, donde Alonso encontró trabajo y se refugió después de haber cometido el asalto. Arq Miguel Villalpando August 18, 2018 at 04:42PM

Colima Antiguo https://ift.tt/2Blk248 EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Za...