lunes, 26 de febrero de 2018

Cineteca Nacional destaca vigencia de “Rius” y "Calzonzin Inspector"



El subdirector de Información de la Cineteca Nacional de México, José Antonio Valdés Peña, destacó la vigencia tanto de la obra del caricaturista y escritor Eduardo del Río “Rius”, como del personaje que creó “Calzonzin Inspector”.

Al dictar la conferencia magistral “Rius en la pantalla: Recordando a 'Calzonzin Inspector'”, hizo una semblanza de “Rius” quien nació en Zamora, Michoacán, el 20 de junio de 1934 y murió en Tepoztlán, Morelos, el 8 de agosto de 2017.

Recordó que fue un gran personaje de la cultura popular mexicana que destacó como historietista y caricaturista, además de ser autor de más de un centenar de libros y similar número de personajes.

Durante su participación en la 39 Feria Internacional del Libro en el Palacio de Minería de la Ciudad de México, que en su edición 39 se realiza del 22 de febrero al 5 de marzo, el especialista se apoyó en una serie de dibujos que mostraron varios personajes originales de “Rius”, así como escenas de la película homónima de "Calzonzin Inspector".

Comentó que en realidad es el nombre del filme porque el personaje extraído de la historieta “Los Agachados” es “Juan Calzonzin”, habitante del imaginario pueblo de San Garabato.

La película, agregó, se basó en esa publicación y en ambos casos se aborda el tema de los usos y costumbres, polémicas políticas, chismes y los abusos en esa lúdica localidad.

Esa película se pudo realizar debido a la coyuntura histórica del país, porque era el momento de la apertura cinematográfica, del cine estatal, de la liberación de la censura en muchos sentidos y, obviamente, la crítica política de “Rius” encontró una salida perfecta para llegar a los más amplios y variados públicos, tanto lectores como cinéfilos.

En la película, mencionó Valdés Peña, el director Alfonso Arau, quien también encarnó al personaje central, trasladó el lenguaje político y contestatario de Eduardo del Río al lenguaje cinematográfico y logró exitosamente que “Calzonzin” tuviera un cuerpo propio y la personalidad conocida por los miles y miles de lectores de “Los Supermachos” de “Rius”.

Recordó que Arau, junto con Carmen Salinas, Pancho Córdova y Virma González, entre otros actores y actrices, preservó en ese filme de 1973 la esencia del humor chocarrero y absolutamente politizado de “Rius”, quien nunca temió llamar a las cosas por su nombre.

Valdés Peña hizo hincapié en que Arau logró encarnar a ese personaje de tal manera que la cinta, hoy, es un filme de culto.

“Eduardo del Río, lo mismo que sus ideas, son vigentes, porque él sigue siendo el gran maestro de la caricatura política en México.

"Sus ideas porque reflexionó sobre lo que ya había dicho cuando habló de la Revolución Cubana en tono de triunfo y luego se retractó al admitir que el sueño en el que había creído, como millones de isleños, se desvaneció”.

De esa forma, el legado ideológico que ese personaje literario y de las artes plásticas ha dejado a México y el mundo se inscribe en los temas sobre política, economía, religión, educación, cultura, alimentación, sociedad, historia, movimientos sociales y una lista interminable, todos ellos de vigencia asombrosa, apuntó.

Respecto a “Calzonzin” aseveró que su vigencia descansa en el hecho de que es el “indio mexicano” sobajado, humillado, maltratado, malmirado y víctima en más de una forma, quien un buen día se atreve a decir lo que piensa y, como su creador, a llamar a las cosas por su nombre y señalarlas tal y como son, ante el descontento de las clases en el poder".

“Así, Eduardo del Río dio nombre y voz a un pueblo que antes no lo tuvo”, concluyó.

Fuente: Notimex

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Zacualpan, Comala que se hizo famoso durante la época del Villismo en nuestro Estado. Nació en el poblado de Zacualpan, municipio de Comala en el último decenio del siglo XIX, siendo de família muy pobre y… la generalidad de los nativos de ese lugar, en donde loscultivos de maiz se hacen en pequeña escala, dedicándose muchos nativos a la explotación de la cáscara de encino, sustancia tanina empleada en el curtimiento de pieles. Vicente siguiendo la costumbre se dedicaba a esa tarea en compañia de su hermano Melesio que era menor que él, y cuando se remontaban al cerro para efectuar su trabajo llevaban una pequeña carabina que les servia para cazar algún animal o para la legitima defensa. Habia por ese tiempo un policia de nombre Eugenio Rivera que “le tenia ganas" al arma de los Alonzo y en cierta ocasión cuando Vicente se encontraba atareado en su labor, echó Rivera que el arma estaba recargada en un encino al cuidado de Melesio y sin decir agua vá la tomó en presencia del muchacho al cual amenazó haciéndolo llorar. Cuando supo Vicente lo sucedido, juró matar a Rivera donde lo encontrara y se puso a espiar sus movimientos, teniendo conocimiento de que escoltaria la “raya" para pagarle a los de la Colima Lumber & Co.. convidó a un amigo para “hacer aquel remiendito" y se situaron en un lugar a donde por la fuerza tenia que pasar la conducta. Hicieron fuego dándole muerte a quien buscaban y un americano, que era el portador del dinero, creyendo que se trataba de un asalto para robarles, disparó su pistola en contra de los asesinos de Rivera, recibiendo contestación con una descarga que le mató el caballo echándose a huir. Alonso y su compañero se acercaron al cadáver quitándole las armas que portaba y cuando se acercaron al caballo del “gringo" (Charles S. Temple) y abrieron las cantinas, con sorpresa vieron que se encontraban repletas de billetes de banco; una mula aparejada que también encontraron estaba cargada con plata, todo lo cual acordaron enterrarlo al pie de un limón solamente de ellos conocido. Cuando en esta ciudad se supo lo acontecido a la “raya", se destacaron fuerzas policíacas en persecución de los autores y pronto fueron aprehendidos e internados en la cárcel general, la cual se encontraba en donde tuvo su negocio el señor Don Francisco Zaragoza. Alli los iban a visitar algunos amigos, entre ellos un señor de nombre Librado Haro, a quien el compañero del Indio indicó donde se encontraba el dinero y ni corto ni perezoso, comenzó a sacarlo depositándolo en una troje de maiz que tenía en Comala, de donde a su vez, le fue robado por su hermano Jesús que dio con la "tatema". Furioso se puso el indio cuando se dió cuenta de que su compañero lo robaba y para vengarse, en un dia de visita a la prisión en que se les permitia a los reos subir a la azotea del penal, estando platicando con su compañero en la orilla, le dio un empujón para tirarlo abajo, estrellándose contra las baldosas y muriendo instantáneamente. Asi se vengó el Indio de la mala jugada que le hizo aquel en quien confiaba... A la llegada de fue puesto en libertad, lo mismo que todos los presos, menos uno de apellido Cano que se rehusó a abandonar la prisión, se fue nuevamente al cerro formando un pequeño grupo de seis con otros tantos perseguidos por la justicia y en esa forma comenzó sus correrías, respaldándose en la bandera del villismo “pa’ tener bandera alguna”, según sus propias palabras, reconociendo como jefe a Pedro Zamora, el que lo mandó llamar a La Sidra para darle instrucciones sobre la forma de llevar la campaña en este Estado, pues acababa de sufrir una derrota por las fuerzas que manadaba el general Agustín Olachea (quien llegó a ser Secretario de la Defensa Nacional). Lino Araiza (a quien se debe esta narración), encontrándose en cierta ocasión en Zacualpan, por encontrarse también fuera de la acción de la justicia se entervistó por primera vez con el Indio, el cual sabiendo lo que le pasaba le dijo "muchacho, se que también a ti te persiguen, únete a nosotros para que en grupo podamos defendernos" y así fue, como aceptando aquella invitación, ingresó a la Revolución en el bando antes dicho... Ricardo B. Núñez Imagen: la ficha de ingreso a la Cárcel General del Estado de Vicente Alonso Teodoro, mejor conocido como “El indio Alonso”, natural de Zacualpan, Comala. El ingreso a prisión de este personaje se debió a que, con sus cómplices, asaltó al norteamericano Charles F. Temple a quien robó la raya de los trabajadores de la Colima Lumber Company que construían en el Cerro Grande la “vía herrada” por donde el ferrocarril bajaría la madera a la estación “El Balcón”, situada en las inmediaciones del Rancho de Villa. Como se aprecia en la parte superior de la fotografía se pueden leer los delitos de asalto y homicidio, ya que en el robo perdió la vida un rural de nombre Eugenio Rivera que era el custodio del norteamericano que sí logró salvar la vida. El asalto fue perpetrado en las inmediaciones de Zacualpan el 5 de junio de 1909. El indio Alonso se entregó voluntariamente a las autoridades el 29 de junio de ese año, aconsejado por Justo Salazar, propietario del rancho “Buenavista”, donde Alonso encontró trabajo y se refugió después de haber cometido el asalto. Arq Miguel Villalpando August 18, 2018 at 04:42PM

Colima Antiguo https://ift.tt/2Blk248 EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Za...