jueves, 8 de marzo de 2018

UNAM presenta programa conmemorativo por 50 años del movimiento del 68

 

Más de 110 actividades, entre ellas un coloquio internacional, obras por encargo, teatro, música, danza y la creación de un patronato figuran en el programa conmemorativo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) por los 50 años del movimiento de 1968. 

En ceremonia protocolaria en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, Enrique Graue Wiechers, rector de la máxima casa de estudios, expuso que hace 50 años el mundo era muy distinto para los jóvenes, quienes enfrentaron de manera constante un entorno de incomprensión con distintos matices de represión. 

“Pero los jóvenes de entonces comenzamos un cambio gradual: primero fue la música y después siguió la vestimenta; a la par las demandas por las libertades de género y apertura sexual fueron creciendo y probablemente fue todo aquello lo que alimentó un creciente espíritu de libertad”, expresó. 

Planteó que a media década del movimiento estudiantil de 1968, la UNAM asume la herencia de libertad, pluralidad, conciencia crítica y tolerancia "y lo haremos celebrando el patrimonio de libertades y derechos que se edificó durante los últimos cincuenta años". 

Graue Wiechers subrayó que para ese esfuerzo conmemorativo están aliados con instancias como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Archivo General de la Nación. 

Destacó que para garantizar el manejo transparente de los recursos de la universidad y de otras instancias que brindarán apoyo se creó un patronato que encabeza el maestro Gerardo Estrada y contará con la participación de 11 mujeres y hombres universitarios. 

A las celebraciones se suma un programa editorial a cargo de la Coordinación de Humanidades y la instalación de los comités que darán esencia y sentido a ese recuerdo colectivo. 

Para conducir el Programa Académico se crea un Comité presidido por el Doctor Honoris Causa y Profesor Emérito de la UNAM, Rolando Cordera. 

Además se creará un repositorio de los principales acontecimientos de 1968 y los movimientos ciudadanos y una colección de documentos digitales como fotografías, videos, textos y piezas de arte. 

También se integrarán archivos y se buscarán testimonios para construir un acervo libre, público y gratuito, mediante el cual la Plaza de las Tres Culturas incorporará la cuarta cultura: la cultura digital. 

De igual forma, el actual Memorial del 68 se reubicará y duplicará su capacidad de extensión en lo que era la Sala de Colecciones Universitarias con testimonios de los participantes y el acervo documental sobre el movimiento. 

“Con todo ello el museo Memoria del 68 quedará renovado y actualizado para convertirse en referencia necesaria en temas de libertades y derechos ciudadanos”, enfatizó el rector de la UNAM. 

En tanto Jorge Volpi, coordinador de Difusión Cultural UNAM, anunció, entre otras actividades que forman parte del programa, la creación de la obra musical “Réquiem In Memoriam 68”, encargo de obra al compositor Mario Lavista, que interpretará la Orquesta Filarmónica de la UNAM, y la ópera de cámara “Luciérnaga. Monodrama musical”, comisionada para el festival Vértice. Experimentación y vanguardia. 

En danza los coreógrafos Jorge Motel e Isabel Rangel presentarán “Risco rasco”, título por confirmar, y la coreógrafa Graciela Henríquez con “Una noche de octubre que no se olvida”, de comisión especial. 

En lo que se refiere a teatro se escenificarán “Las deudas de la izquierda”, a cargo de las Reinas Chulas; “Los traidores Farsa circular”, de Juan Tovar, y “Palinuro en la escalera”, a cargo del Centro Universitario de Teatro, entre otras. 

Respecto a cine se proyectarán “Olimpia”, en el espacio del campus universitario conocido como "Las Islas"; “M68: El espíritu de la época”, ciclo de películas nuevas en diferentes sedes como el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, Museo Universitario del Chopo, Casa del Lago, Juan José Arreola, y “El grito”, de Leobardo López, en la Plaza de las Tres Culturas, entre otras cintas. 

Fuente: Notimex

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

Al desconocer el Sr. Carranza al gobierno de Victoriano Huerta Victoriano Huerta y lanzarse a la contienda armada para derrocar al usurpador, el país se vio ensangrentado por la más cruel de las revoluciones, pues aparte del Ejército Constitucionalista, que inspirado y dirigido por don Venustiano, peleaba por la reanudación del orden legal, simultáneamente surgieron el Villismo en el Norte y el Zapatismo en el Sur, impetuoso y desenfrenado el primero, como fuerza ciega del Destino y cauto pero sanguinario el segundo, como venganza premeditada. Dentro de esta pugna de caudillos que aparentemente unificaban sus esfuerzos en torno de una misma finalidad: la deposición de Huerta y la conquista de un bienestar social, cada uno veía con recelo y suspicacia las posibilidades de los otros hacia la detentación del poder absoluto y el recíproco celo entorpecía las actividades de la campaña que, de haberse realizado de común acuerdo, hubiera resultado más breve y menos costosa en hombres y en dinero. Dentro de ese panorama de violencia en el que se enmarcó el país durante los años de 1913 a 1916, Colima fue uno de los Estados menos perjudicados por la contienda. Como lugarteniente del famoso Centauro del Norte, General Francisco Villa, operaron por los rumbos de Ciudad Guzmán, Tamazula, Autlán y parte de los Altos de Jalisco, los Generales Pedro Zamora y José Bueno, que al frente de gruesos grupos rebeldes mantenían en constante desasosiego a las poblaciones de esa dilatada zona y, como prolongaciones de esos contingentes armadoa figuraron al Este y al Occidente de Colima dos célebres cabecillas: Luis Gutiérrez, denominado "El Chivo Encantado" y Vicente Alonso, más conocido por "El Indio Alonso", a cual más temidos por su ferocidad inexorable. EI Chivo Encantado merodeaba por las ex-haciendas de Salitrillos, El Tule y la Estrella y el Indio Alonso hizo de Juluapan y sus alrededores, su inaccesible Cuartel General. Cuando atacaron Colima, el Coronel José Morales que venía al mando del indio, no acató las disposiciones de este y en vez de situarse en la estación de lo ferrocarriles, para impedir que los de la plaza recibieran refuerzos, se fue de paso hasta Tonila, pudiendo los yaquis desembarcar de los trenes sin que nadie se los impidiera, reforzando a los sitiados que ya se encontraban agotados y reducidos solamente a Palacio y Catedral. Dos Capitanes federales que se habían unido a las fuerzas del Indio Alonso, de nombre el primero Enrique Maldonado y apellidado el segundo Oliveros, tuvieron la osadia de llegar hasta el Portal Morelos y desde allí hacer fuego para matar al centinela y al cabo de cuarto que se encontraban en la puerta de Palacio . Cuando los yaquis empezaron a llegar para auxiliar a los defensores, tuvieron que retirarse en perfecto orden y cuando iban en San Francisco, todavía allí almorzaron, recibiendo un soldado un balazo en la espalda, seguramente disparado de la altura de Catedral. Es asi, según nos lo contó Lino Araiza, que fuera asistente del Indio Alonzo, como principió correrías el que andando el tiempo tuvo en jaque a la fuerzas Carrancista del Estado, llegando su nombre, a figurar entre los que el gobierno puso fuera de la ley. August 19, 2018 at 11:33AM

Colima Antiguo https://ift.tt/2N0bjWl Al desconocer el Sr. Carranza al gobierno de Victoriano Huerta Victoriano Huerta y lanzarse a la cont...