miércoles, 18 de abril de 2018

Arte robótico de artista nahua Fernando Palma llega a MoMA de Nueva York





El recinto PS1, dedicado al arte más vanguardista del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), inauguró esta semana la exposición del artista nahua Fernando Palma Rodríguez, una serie de esculturas robóticas que denuncian el rumbo mismo de la tecnología. 

“In Ixtli in Yollotl” (Nosotros el pueblo), la exposición revela la formación como ingeniero químico de Palma (Ciudad de México, 1957), cuyas piezas robotizadas sirven como punto de reflexión en torno a la explotación de la tierra, el medio ambiente y las culturas indígenas. 

En su piezas, todas ellas con títulos en náhuatl, el artista enfatiza el conocimiento ancestral indígena y su relevancia actual a la luz de la destrucción ambiental, la explotación cultural y el colonialismo económico. 

Oriundo de la delegación de Milpa Alta, a donde regresó hace cuatro años tras décadas de vivir en Inglaterra, Palma aseguró que los problemas hiper-locales de su comunidad sirven como modelo para exhibir la explotación que implican los modos de vida supuestamente modernos. 

Fundador de Calpulli Tecalco, un organismo dedicado a proteger el medio ambiente y a promover la cultura náhuatl, el artista afirmó que la sabiduría indígena puede servir como un puente entre modos de vida basados en el consumo de recursos y un futuro más armonioso con la tierra. 

En ese sentido, sus piezas, muchas de las cuales utilizan tierra suelta como material, evocan la posibilidad de que “robots indígenas”, sugeridos por esculturas mecanizadas ataviadas con máscaras de coyotes, sean capaces de incidir en la construcción de un futuro distinto al presente. 

Las piezas, además, irradian dolor y violencia, tanto por la destrucción de la naturaleza como por las imposiciones coloniales, así como una especie de esperanza al sugerir que un diálogo real entre tradiciones culturales hasta ahora opuestas puede ser posible. 

“Simplemente los nombres nahuas contienen en sí mismos una lección. Por ejemplo, la casa donde nació mi madre se llama Acopiltenco, que significa 'a la orilla del jagüey (estanque)'. Pero ahora ya no hay un jagüey, lo que revela la orografía, idiosincracia y las formas anteriores de entender al mundo”, dijo. 

Palma subrayó que defender la identidad nahua no es promover nacionalismos, sino una relación diferente con la tierra y el medio ambiente. 

Sobre sus piezas, una fusión originalmente radical entre robotización y culturas indígenas, Palma insistió que su intención “no es una incursión para crear un lenguaje estético”, sino la denuncia de índole política y cultural al mezclar tecnología y arte. 

“Mi intención no es celebrar la tecnología ni la electrónica, sino al contrario, cuestionarla”, enfatizó Palma. La exposición, la primera muestra individual de la obra de Palma en Estados Unidos, estará montada hasta el próximo 10 de septiembre en el MoMA PS1, en el condado de Queens. 



Una retrospectiva de la obra de Palma fue expuesta el año pasado en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca; y su piezas han estado en FRAC des Pays de la Loire, Carquefou, Francia (2016); Nottingham Contemporary, Inglaterra (2015); y la Bienal de las Américas, en Denver. 

Fuente: Notimex

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

Esta es su casa. Un provinciano en la ciudad por @nandodeoca

Esta es su casa Recuerdo que de chiquito tenía muy presente las obras de Alejandro Rangel Hidalgo, aunque en ese momento no sabía quién era....