miércoles, 11 de abril de 2018

Un provinciano en la ciudad. Por Fernando Montes de Oca.



Llegué a la Ciudad de México el domingo 1 de octubre de 2017, exactamente 12 días del sismo que lo cambió todo. Un buen amigo fue a recogerme a la terminal de autobuses. Para mí, septiembre, y la mayoría de los meses pasados de ese año, habían sido catastróficos. Quería alejarme un poco de Colima y esta propuesta de trabajo llegó como mandada por quien sabe quién. 

Jamás me imaginé mudándome al extinto DF. Mi plan original para 2018 sería viajar a una escuela de creativos publicitarios en Uruguay, (¿por qué hasta allá?, no tengo idea). También quería encontrar trabajo en Guadalajara pero mi bandeja de correo solo se llenó de correos enviados con mi curriculum adjunto y ni una sola respuesta. Pensé que a ninguna empresa le interesaba un perfil de comunicólogo formado en Colima. Esperaba equivocarme. 

El miércoles 13 de septiembre, mi amigo, el mismo que fue por mí a la terminal, me preguntó sobre la posibilidad de competir por un puesto en la empresa que actualmente trabajo. Un día después me estaban enviando el examen. Los tres días posteriores fueron trágicos, personalmente hablando. En resumidas cuentas, me pidieron que hiciera una entrevista virtual el martes 19 de septiembre, dos horas antes del sismo de las 13:14 horas. 

Obtuve el puesto. Me mudé a la Ciudad de México en medio de un clima post-caos, con edificios a medio derrumbar, personas durmiendo en carpas y con un sinfín de conversaciones sobre esa catastrófica tarde. Para entonces no tenía idea de cómo sonaba una alerta sísmica (lo descubriría meses después), tampoco sabía cómo era vivir en un edificio de varios pisos. Mi hermano, quien trabaja en protección civil, fue enérgico al darme su recomendación de qué hacer en caso de un terremoto: “si la distancia para salir del edificio es mayor que para llegar al piso más alto, debes subir en vez de bajar”. Pensarlo es sencillo, ponerlo en práctica es lo cabrón (nuevamente lo descubriría meses después). 






Pie de foto: Mi casa es la penúltima ventana de lado izquierdo. 

Paréntesis de la primera noche: dos personas a las que jamás había visto me ofrecieron quedarme en su departamento hasta que encontrara un lugar donde vivir. Paola y Mayra ni siquiera se encontraban en la Ciudad cuando yo llegué. Por alguna razón abrí la llave del pequeño lavadero, que está en el interior, justo a un lado de la estufa. Nadie me dijo que no funcionaba. La presión del agua era tal que pronto la cocina estaba inundada, me era imposible cerrarla porque la llave estaba corrida. Eran las 11 de la noche, no conocía a un fontanero y mi amigo estaba a kilómetros de distancia. Logré detener la salida de agua poniendo una taparrosca entre la llave y el tubo. La salida de agua se detuvo. De más está decir que esa noche no pude dormir, el hecho de pensar que mi mexicanada dejaría de funcionar y que el departamento podría inundarse no me dejó descansar. Fue la primera prueba que tuve que superar, a horas de haber llegado.

Así terminé en esta enorme Ciudad. Uno se quita el miedo cuando siente algo más grande (y real) y destroza nuestra “idea de miedo”. No lleguemos a ese extremo. Dejemos de pensar tanto las cosas, si queremos salir de Colima, hagámoslo ya. Si queremos quedarnos, también es válido, mientras disfrutemos lo que estamos haciendo. Eso sí, al “cruzar la frontera”, nos convertimos en embajadores de nuestra tierra, así que será nuestra responsabilidad presumir (y no olvidar) de dónde venimos. Estoy convencido de que a Colima le falta mucho por crecer y que uno debe salir, aprehender, y volver para contribuir al crecimiento. Esa es mi idea. Veámonos cuánto me dura el aprendizaje. 

En este espacio quiero platicarles sobre cómo es vivir en una de las ciudades más grandes de Latinoamérica. Un provinciano que ama Colima, pero que también entiende que las posibilidades de crecimiento laboral se vuelven limitadas en un lugar tan pequeño. Léanme si quieren conocer más sobre las diferencias al vivir en la capital del país. Se los juro que todos los días aprendo algo nuevo. También pueden seguir mi blog colaborativo y pronvinciano: lavidaencdmx.tumblr.com








Perfil:
Soy Fernando. A los 27 años me mudé a la Ciudad de México con un montón de miedos que se han ido quitando conforme pasa el tiempo. Cito a Colima en casi todas mis conversaciones.

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Zacualpan, Comala que se hizo famoso durante la época del Villismo en nuestro Estado. Nació en el poblado de Zacualpan, municipio de Comala en el último decenio del siglo XIX, siendo de família muy pobre y… la generalidad de los nativos de ese lugar, en donde loscultivos de maiz se hacen en pequeña escala, dedicándose muchos nativos a la explotación de la cáscara de encino, sustancia tanina empleada en el curtimiento de pieles. Vicente siguiendo la costumbre se dedicaba a esa tarea en compañia de su hermano Melesio que era menor que él, y cuando se remontaban al cerro para efectuar su trabajo llevaban una pequeña carabina que les servia para cazar algún animal o para la legitima defensa. Habia por ese tiempo un policia de nombre Eugenio Rivera que “le tenia ganas" al arma de los Alonzo y en cierta ocasión cuando Vicente se encontraba atareado en su labor, echó Rivera que el arma estaba recargada en un encino al cuidado de Melesio y sin decir agua vá la tomó en presencia del muchacho al cual amenazó haciéndolo llorar. Cuando supo Vicente lo sucedido, juró matar a Rivera donde lo encontrara y se puso a espiar sus movimientos, teniendo conocimiento de que escoltaria la “raya" para pagarle a los de la Colima Lumber & Co.. convidó a un amigo para “hacer aquel remiendito" y se situaron en un lugar a donde por la fuerza tenia que pasar la conducta. Hicieron fuego dándole muerte a quien buscaban y un americano, que era el portador del dinero, creyendo que se trataba de un asalto para robarles, disparó su pistola en contra de los asesinos de Rivera, recibiendo contestación con una descarga que le mató el caballo echándose a huir. Alonso y su compañero se acercaron al cadáver quitándole las armas que portaba y cuando se acercaron al caballo del “gringo" (Charles S. Temple) y abrieron las cantinas, con sorpresa vieron que se encontraban repletas de billetes de banco; una mula aparejada que también encontraron estaba cargada con plata, todo lo cual acordaron enterrarlo al pie de un limón solamente de ellos conocido. Cuando en esta ciudad se supo lo acontecido a la “raya", se destacaron fuerzas policíacas en persecución de los autores y pronto fueron aprehendidos e internados en la cárcel general, la cual se encontraba en donde tuvo su negocio el señor Don Francisco Zaragoza. Alli los iban a visitar algunos amigos, entre ellos un señor de nombre Librado Haro, a quien el compañero del Indio indicó donde se encontraba el dinero y ni corto ni perezoso, comenzó a sacarlo depositándolo en una troje de maiz que tenía en Comala, de donde a su vez, le fue robado por su hermano Jesús que dio con la "tatema". Furioso se puso el indio cuando se dió cuenta de que su compañero lo robaba y para vengarse, en un dia de visita a la prisión en que se les permitia a los reos subir a la azotea del penal, estando platicando con su compañero en la orilla, le dio un empujón para tirarlo abajo, estrellándose contra las baldosas y muriendo instantáneamente. Asi se vengó el Indio de la mala jugada que le hizo aquel en quien confiaba... A la llegada de fue puesto en libertad, lo mismo que todos los presos, menos uno de apellido Cano que se rehusó a abandonar la prisión, se fue nuevamente al cerro formando un pequeño grupo de seis con otros tantos perseguidos por la justicia y en esa forma comenzó sus correrías, respaldándose en la bandera del villismo “pa’ tener bandera alguna”, según sus propias palabras, reconociendo como jefe a Pedro Zamora, el que lo mandó llamar a La Sidra para darle instrucciones sobre la forma de llevar la campaña en este Estado, pues acababa de sufrir una derrota por las fuerzas que manadaba el general Agustín Olachea (quien llegó a ser Secretario de la Defensa Nacional). Lino Araiza (a quien se debe esta narración), encontrándose en cierta ocasión en Zacualpan, por encontrarse también fuera de la acción de la justicia se entervistó por primera vez con el Indio, el cual sabiendo lo que le pasaba le dijo "muchacho, se que también a ti te persiguen, únete a nosotros para que en grupo podamos defendernos" y así fue, como aceptando aquella invitación, ingresó a la Revolución en el bando antes dicho... Ricardo B. Núñez Imagen: la ficha de ingreso a la Cárcel General del Estado de Vicente Alonso Teodoro, mejor conocido como “El indio Alonso”, natural de Zacualpan, Comala. El ingreso a prisión de este personaje se debió a que, con sus cómplices, asaltó al norteamericano Charles F. Temple a quien robó la raya de los trabajadores de la Colima Lumber Company que construían en el Cerro Grande la “vía herrada” por donde el ferrocarril bajaría la madera a la estación “El Balcón”, situada en las inmediaciones del Rancho de Villa. Como se aprecia en la parte superior de la fotografía se pueden leer los delitos de asalto y homicidio, ya que en el robo perdió la vida un rural de nombre Eugenio Rivera que era el custodio del norteamericano que sí logró salvar la vida. El asalto fue perpetrado en las inmediaciones de Zacualpan el 5 de junio de 1909. El indio Alonso se entregó voluntariamente a las autoridades el 29 de junio de ese año, aconsejado por Justo Salazar, propietario del rancho “Buenavista”, donde Alonso encontró trabajo y se refugió después de haber cometido el asalto. Arq Miguel Villalpando August 18, 2018 at 04:42PM

Colima Antiguo https://ift.tt/2Blk248 EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Za...