lunes, 14 de mayo de 2018

Estudian efectos terapéuticos de nanopartículas en cerebro de ratones #UdeC



En los últimos años, el uso de las nanopartículas ha adquirido relevancia en la medicina, ya que varios estudios han demostrado que gracias a sus propiedades físicas y químicas es posible introducirlas al organismo como vehículos farmacológicos para su uso como terapias dirigidas hacia un órgano específico, de tal forma que los efectos secundarios se reduzcan en comparación con lo que ocurre con la mayoría de los medicamentos.

Actualmente, ya existen en el mercado nanopartículas que han sido aprobadas por agencias internacionales para el tratamiento de tumores como el cáncer de mama o la detección de VIH; sin embargo, se sabe poco de sus efectos en órganos como el cerebro, de ahí la importancia de realizar estudios que ayuden a averiguar si esta tecnología puede ser aplicada en estas partes del cuerpo.

Ésta es precisamente el área de investigación de Eduardo Lira Díaz, estudiante de la maestría en Ciencias Médicas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Colima, quien desde hace dos años realiza estudios en ratones sanos para ver la reacción del cerebro al introducir dichas nanopartículas y que, en un futuro, esta terapia pueda utilizarse para el tratamiento de enfermedades como el Parkinson o Alzheimer.

Lira Díaz no utiliza ratones enfermos “porque lo que queremos ver es la respuesta en ratones sanos, para poder decir si sería factible introducirlas en animales con algún padecimiento, ya que al introducir al cerebro un agente externo, los astrocitos y las células de microglía son las primeras en responder ante un daño, lo que podría generar una respuesta conocida como gliosis reactiva, proceso que dependiendo de la severidad del daño puede ser reversible o permanente”.

De ahí que su proyecto de investigación “Evaluación de Glíos reactiva inducida por nanopartículas de oro en el cerebro del ratón adulto”, asesorada por Óscar Gonzales Pérez, profesor-investigador del laboratorio en Neurociencias de la Facultad de Psicología, evalúa las respuestas en ambas células del Sistema Nervioso Central, para saber si este tipo de terapia se puede administrar de manera efectiva.
Los astrocitos son un tipo de célula glial localizada en el sistema nervioso central, esto es, en el encéfalo y la médula espinal. Como el resto de la glía, los astrocitos cumplen roles de soporte en relación con las neuronas, que son las principales células del sistema nervioso desde un punto de vista funcional. Los astrocitos tienen este nombre porque su forma es muy parecida a la de una estrella.

En entrevista, el joven investigador explicó que cuando el estímulo es grave, las poblaciones de astrocitos y microglía tienden a aumentar y “comienzan a hacerse más gordas; es decir, se convierten en hipertróficas, provocando cambios en su morfología, para después liberar moléculas que reparan el daño, que en ocasiones puede traer consecuencias perjudiciales”. 

En los casos graves, añadió, “se forma una cicatriz glial que aísla la zona afectada para evitar que el daño se expanda al tejido sano; sin embargo, la parte perjudicial radica en que la matriz extracelular contiene moléculas que inhiben el crecimiento de los axones de las neuronas, por lo que la zona dañada pierde su función y la posibilidad de regenerarse”.

Por esta razón, explicó, es necesario conocer la reacción de estas células ante la presencia de las nanopartículas en un cerebro sano. Una vez que se pruebe que estas nanopartículas no generan un daño grave en el cerebro, pueden generarse nuevas preguntas e investigaciones para que se les puedan acoplar fármacos y así hacer frente a enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o el Alzheimer.

Hasta el momento, dijo por último Eduardo Lira, no se han presentado respuestas graves. “Tenemos animales que nos sirven de control (sin nanopartículas), a quienes hacemos evaluaciones y comparamos con los ratones a los cuales se les han introducido nanopartículas de oro en el cerebro. Hemos visto que de cuatro parámetros que medimos uno se encuentra presente, pero creemos que de acuerdo con lo que se dice en estudios previos, esta respuesta no se puede definir como típica de un daño grave, por lo que podría ser un daño reversible, es decir, de tipo leve”.

Eduardo Lira Díaz, egresado de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y su asesor, Óscar Gonzalez, trabajan junto con Raúl Alberto Morales, del Centro Conjunto de Investigaciones en Química Sustentable de a la Universidad Autónoma del Estado de México y la UNAM.

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Zacualpan, Comala que se hizo famoso durante la época del Villismo en nuestro Estado. Nació en el poblado de Zacualpan, municipio de Comala en el último decenio del siglo XIX, siendo de família muy pobre y… la generalidad de los nativos de ese lugar, en donde loscultivos de maiz se hacen en pequeña escala, dedicándose muchos nativos a la explotación de la cáscara de encino, sustancia tanina empleada en el curtimiento de pieles. Vicente siguiendo la costumbre se dedicaba a esa tarea en compañia de su hermano Melesio que era menor que él, y cuando se remontaban al cerro para efectuar su trabajo llevaban una pequeña carabina que les servia para cazar algún animal o para la legitima defensa. Habia por ese tiempo un policia de nombre Eugenio Rivera que “le tenia ganas" al arma de los Alonzo y en cierta ocasión cuando Vicente se encontraba atareado en su labor, echó Rivera que el arma estaba recargada en un encino al cuidado de Melesio y sin decir agua vá la tomó en presencia del muchacho al cual amenazó haciéndolo llorar. Cuando supo Vicente lo sucedido, juró matar a Rivera donde lo encontrara y se puso a espiar sus movimientos, teniendo conocimiento de que escoltaria la “raya" para pagarle a los de la Colima Lumber & Co.. convidó a un amigo para “hacer aquel remiendito" y se situaron en un lugar a donde por la fuerza tenia que pasar la conducta. Hicieron fuego dándole muerte a quien buscaban y un americano, que era el portador del dinero, creyendo que se trataba de un asalto para robarles, disparó su pistola en contra de los asesinos de Rivera, recibiendo contestación con una descarga que le mató el caballo echándose a huir. Alonso y su compañero se acercaron al cadáver quitándole las armas que portaba y cuando se acercaron al caballo del “gringo" (Charles S. Temple) y abrieron las cantinas, con sorpresa vieron que se encontraban repletas de billetes de banco; una mula aparejada que también encontraron estaba cargada con plata, todo lo cual acordaron enterrarlo al pie de un limón solamente de ellos conocido. Cuando en esta ciudad se supo lo acontecido a la “raya", se destacaron fuerzas policíacas en persecución de los autores y pronto fueron aprehendidos e internados en la cárcel general, la cual se encontraba en donde tuvo su negocio el señor Don Francisco Zaragoza. Alli los iban a visitar algunos amigos, entre ellos un señor de nombre Librado Haro, a quien el compañero del Indio indicó donde se encontraba el dinero y ni corto ni perezoso, comenzó a sacarlo depositándolo en una troje de maiz que tenía en Comala, de donde a su vez, le fue robado por su hermano Jesús que dio con la "tatema". Furioso se puso el indio cuando se dió cuenta de que su compañero lo robaba y para vengarse, en un dia de visita a la prisión en que se les permitia a los reos subir a la azotea del penal, estando platicando con su compañero en la orilla, le dio un empujón para tirarlo abajo, estrellándose contra las baldosas y muriendo instantáneamente. Asi se vengó el Indio de la mala jugada que le hizo aquel en quien confiaba... A la llegada de fue puesto en libertad, lo mismo que todos los presos, menos uno de apellido Cano que se rehusó a abandonar la prisión, se fue nuevamente al cerro formando un pequeño grupo de seis con otros tantos perseguidos por la justicia y en esa forma comenzó sus correrías, respaldándose en la bandera del villismo “pa’ tener bandera alguna”, según sus propias palabras, reconociendo como jefe a Pedro Zamora, el que lo mandó llamar a La Sidra para darle instrucciones sobre la forma de llevar la campaña en este Estado, pues acababa de sufrir una derrota por las fuerzas que manadaba el general Agustín Olachea (quien llegó a ser Secretario de la Defensa Nacional). Lino Araiza (a quien se debe esta narración), encontrándose en cierta ocasión en Zacualpan, por encontrarse también fuera de la acción de la justicia se entervistó por primera vez con el Indio, el cual sabiendo lo que le pasaba le dijo "muchacho, se que también a ti te persiguen, únete a nosotros para que en grupo podamos defendernos" y así fue, como aceptando aquella invitación, ingresó a la Revolución en el bando antes dicho... Ricardo B. Núñez Imagen: la ficha de ingreso a la Cárcel General del Estado de Vicente Alonso Teodoro, mejor conocido como “El indio Alonso”, natural de Zacualpan, Comala. El ingreso a prisión de este personaje se debió a que, con sus cómplices, asaltó al norteamericano Charles F. Temple a quien robó la raya de los trabajadores de la Colima Lumber Company que construían en el Cerro Grande la “vía herrada” por donde el ferrocarril bajaría la madera a la estación “El Balcón”, situada en las inmediaciones del Rancho de Villa. Como se aprecia en la parte superior de la fotografía se pueden leer los delitos de asalto y homicidio, ya que en el robo perdió la vida un rural de nombre Eugenio Rivera que era el custodio del norteamericano que sí logró salvar la vida. El asalto fue perpetrado en las inmediaciones de Zacualpan el 5 de junio de 1909. El indio Alonso se entregó voluntariamente a las autoridades el 29 de junio de ese año, aconsejado por Justo Salazar, propietario del rancho “Buenavista”, donde Alonso encontró trabajo y se refugió después de haber cometido el asalto. Arq Miguel Villalpando August 18, 2018 at 04:42PM

Colima Antiguo https://ift.tt/2Blk248 EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Za...