miércoles, 16 de mayo de 2018

Reconoce #UdeC a sus maestros, en su día social


Al celebrar a los maestros en su día social y reconocer a los universitarios que cumplen 15, 20 y 25 años laborando en la Universidad de Colima, el rector José Eduardo Hernández Nava, en ceremonia encabezada por el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, aseguró que “el trabajo de los profesores es clave para que la Universidad se coloque como una institución socialmente responsable, con un perfil internacional y que ofrece educación con calidad y equidad”.

En la ceremonia, realizada en el Teatro Universitario, 128 universitarios recibieron la presea “Profesor José S. Benítez” por 15 años de servicio a la UdeC; 103 la medalla “Gral. Pedro Torres Ortiz” por 20 años y 81 la medalla “Universidad de Colima” por 25 años dedicados a esta institución. Además de la presea, los trabajadores recibieron un estímulo económico que asciende en total a 8 millones 937 mil pesos, erogado de manera tripartita entre el SUTUC, la UdeC y el Gobierno del Estado.

Asimismo, el rector entregó nombramiento de definitividad a doce profesores y distinguió a 105 docentes del bachillerato y licenciatura, quienes fueron reconocidos como los mejores en sus planteles o carreras en que imparten clases. A todos ellos, en suma, se les entregó un millón 373 mil pesos.

En su discurso, Hernández Nava dijo que, en buena medida, la consolidación de la UdeC pasa por la consolidación del Modelo UCOL, modelo educativo “que nos rige y nos lleva a educar con responsabilidad social”. En este cambio de modelo, que se emprendió hace cuatro años, aseguró, “lo único irremplazable son los maestros, cuya tarea se proyecta a todos los aspectos de la vida institucional”.

El proyecto de la UdeC, afirmó el rector, “es garantizar el desarrollo sostenible de la educación superior como bien público, derecho universal y responsabilidad del Estado”.

Al gobernador Ignacio Peralta le reconoció “el apoyo decidido, sin cortapisas y directo que le brinda a la Universidad, para que ésta continúe siendo la gran palanca del desarrollo de Colima. La alianza estratégica que mantenemos con el gobernador es un gran estímulo para que continuemos trabajando juntos y lograr el avance científico y tecnológico necesario para el estado”.

En nombre de los homenajeados, Guadalupe Carrillo Cárdenas, jefa de Prensa de Rectoría, dijo que hablar por todos “representa un gran honor y privilegio, así como una gran responsabilidad”, ya que cada uno tiene su propia historia al interior de la institución. “Por fortuna, existe algo que nos une, que nos hace mirar en una misma dirección: nuestro genuino amor por la UdeC, por nuestro trabajo”.

Con tono emotivo, Carrillo Cárdenas recordó la manera en que la UdeC transformó su vida personal y la de su familia, ofreciéndoles un espacio de formación y desarrollo profesional, humano y laboral, “porque la Universidad es una enorme plataforma en la que ocurren encuentros capaces de cambiarnos y desde la cual es posible despegar los sueños personales y proyectos hacia el resto del país y del mundo”.

Finalmente, señaló que la UdeC, como espacio donde confluyen movilidad social y libertad académica, “es donde podemos y debemos encontrar respuesta a muchas heridas que laceran a nuestra comunidad. Quienes estudian, quienes trabajamos aquí, sabemos que a la Universidad basta con conocerla un poco para quererla y defenderla siempre”.

En su mensaje, el gobernador José Ignacio Peralta refrendó la alianza estratégica entre el Gobierno del Estado y la UdeC, asegurando que “participar en las actividades de la vida universitaria es revitalizante, en especial por su ambiente de entrega y eficiencia; este efecto vigorizante se amplifica en esta oportunidad, pues siempre es memorable participar en el reconocimiento a trayectorias destacadas”.

En este sentido, reconoció la importante tarea formativa y educativa que llevan a cabo los universitarios. “Educar es arrojar semillas al viento. Si esas semillas logran caer en suelo fértil, brindarán nuevos motivos de orgullo y esperanza a la sociedad, a las familias y a los propios individuos”.

Agregó que la tarea magisterial es fundamental, pues formula posibilidades hacia el futuro, ya que toda educación, dijo, “es una toma de conciencia hacia el porvenir. Por ello, confirmo frente a todas y todos ustedes nuestro reconocimiento y la felicitación, a nombre de la sociedad y el gobierno colimense, pues servir a la Universidad es servir a Colima”.

Finalmente, Peralta Sánchez mencionó que los maestros son un modelo para la sociedad, “porque encarnan valores que ésta busca en todo momento: honestidad, compromiso con la comunidad y sobre todo el deseo de servir para que Colima se siga transformando. Gracias a la comunidad universitaria por contribuir de manera fundamental a la transformación y crecimiento de Colima”.

Estuvieron en el presidium Bernardo Alfredo Salazar, presidente del STJE; el general Felipe Andrade en representación del general Celestino Ávila, comandante de la 20 Zona Militar; Jaime Flores, secretario de Educación en el Estado; Ángel Olvera, delegado federal de la SEP y Bernardo Raigosa, presidente interino del Ayuntamiento de Colima.

Estuvieron además, Christian Torres Ortiz, secretario general de la UdeC; Luis Enrique Zamorano, secretario general del SUTUC; Joel Nino, presidente de la FEC; Ulises Herrera, vicepresidente de la FEUC; Marcelino Bazán, presidente de los Jubilados y Pensionados y Guillermina Araiza, presidenta de la ACU.

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Zacualpan, Comala que se hizo famoso durante la época del Villismo en nuestro Estado. Nació en el poblado de Zacualpan, municipio de Comala en el último decenio del siglo XIX, siendo de família muy pobre y… la generalidad de los nativos de ese lugar, en donde loscultivos de maiz se hacen en pequeña escala, dedicándose muchos nativos a la explotación de la cáscara de encino, sustancia tanina empleada en el curtimiento de pieles. Vicente siguiendo la costumbre se dedicaba a esa tarea en compañia de su hermano Melesio que era menor que él, y cuando se remontaban al cerro para efectuar su trabajo llevaban una pequeña carabina que les servia para cazar algún animal o para la legitima defensa. Habia por ese tiempo un policia de nombre Eugenio Rivera que “le tenia ganas" al arma de los Alonzo y en cierta ocasión cuando Vicente se encontraba atareado en su labor, echó Rivera que el arma estaba recargada en un encino al cuidado de Melesio y sin decir agua vá la tomó en presencia del muchacho al cual amenazó haciéndolo llorar. Cuando supo Vicente lo sucedido, juró matar a Rivera donde lo encontrara y se puso a espiar sus movimientos, teniendo conocimiento de que escoltaria la “raya" para pagarle a los de la Colima Lumber & Co.. convidó a un amigo para “hacer aquel remiendito" y se situaron en un lugar a donde por la fuerza tenia que pasar la conducta. Hicieron fuego dándole muerte a quien buscaban y un americano, que era el portador del dinero, creyendo que se trataba de un asalto para robarles, disparó su pistola en contra de los asesinos de Rivera, recibiendo contestación con una descarga que le mató el caballo echándose a huir. Alonso y su compañero se acercaron al cadáver quitándole las armas que portaba y cuando se acercaron al caballo del “gringo" (Charles S. Temple) y abrieron las cantinas, con sorpresa vieron que se encontraban repletas de billetes de banco; una mula aparejada que también encontraron estaba cargada con plata, todo lo cual acordaron enterrarlo al pie de un limón solamente de ellos conocido. Cuando en esta ciudad se supo lo acontecido a la “raya", se destacaron fuerzas policíacas en persecución de los autores y pronto fueron aprehendidos e internados en la cárcel general, la cual se encontraba en donde tuvo su negocio el señor Don Francisco Zaragoza. Alli los iban a visitar algunos amigos, entre ellos un señor de nombre Librado Haro, a quien el compañero del Indio indicó donde se encontraba el dinero y ni corto ni perezoso, comenzó a sacarlo depositándolo en una troje de maiz que tenía en Comala, de donde a su vez, le fue robado por su hermano Jesús que dio con la "tatema". Furioso se puso el indio cuando se dió cuenta de que su compañero lo robaba y para vengarse, en un dia de visita a la prisión en que se les permitia a los reos subir a la azotea del penal, estando platicando con su compañero en la orilla, le dio un empujón para tirarlo abajo, estrellándose contra las baldosas y muriendo instantáneamente. Asi se vengó el Indio de la mala jugada que le hizo aquel en quien confiaba... A la llegada de fue puesto en libertad, lo mismo que todos los presos, menos uno de apellido Cano que se rehusó a abandonar la prisión, se fue nuevamente al cerro formando un pequeño grupo de seis con otros tantos perseguidos por la justicia y en esa forma comenzó sus correrías, respaldándose en la bandera del villismo “pa’ tener bandera alguna”, según sus propias palabras, reconociendo como jefe a Pedro Zamora, el que lo mandó llamar a La Sidra para darle instrucciones sobre la forma de llevar la campaña en este Estado, pues acababa de sufrir una derrota por las fuerzas que manadaba el general Agustín Olachea (quien llegó a ser Secretario de la Defensa Nacional). Lino Araiza (a quien se debe esta narración), encontrándose en cierta ocasión en Zacualpan, por encontrarse también fuera de la acción de la justicia se entervistó por primera vez con el Indio, el cual sabiendo lo que le pasaba le dijo "muchacho, se que también a ti te persiguen, únete a nosotros para que en grupo podamos defendernos" y así fue, como aceptando aquella invitación, ingresó a la Revolución en el bando antes dicho... Ricardo B. Núñez Imagen: la ficha de ingreso a la Cárcel General del Estado de Vicente Alonso Teodoro, mejor conocido como “El indio Alonso”, natural de Zacualpan, Comala. El ingreso a prisión de este personaje se debió a que, con sus cómplices, asaltó al norteamericano Charles F. Temple a quien robó la raya de los trabajadores de la Colima Lumber Company que construían en el Cerro Grande la “vía herrada” por donde el ferrocarril bajaría la madera a la estación “El Balcón”, situada en las inmediaciones del Rancho de Villa. Como se aprecia en la parte superior de la fotografía se pueden leer los delitos de asalto y homicidio, ya que en el robo perdió la vida un rural de nombre Eugenio Rivera que era el custodio del norteamericano que sí logró salvar la vida. El asalto fue perpetrado en las inmediaciones de Zacualpan el 5 de junio de 1909. El indio Alonso se entregó voluntariamente a las autoridades el 29 de junio de ese año, aconsejado por Justo Salazar, propietario del rancho “Buenavista”, donde Alonso encontró trabajo y se refugió después de haber cometido el asalto. Arq Miguel Villalpando August 18, 2018 at 04:42PM

Colima Antiguo https://ift.tt/2Blk248 EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Za...