jueves, 10 de mayo de 2018

Un provinciano en la ciudad. Tómese como mejor le convenga. Por Fer Motes de Oca



Cuando de aprender se trata, la Ciudad de México se pinta sola. Hay una gran cantidad de opciones para estudiar que quisieras tener dinero para inscribirte a todos los cursos posibles (¿qué tan ñoño-pobre se leyó esto?). Yo estudié Comunicación y, gracias a los algoritmos de Facebook, me aparece publicidad de cursos de Fotografía, Creatividad, Publicidad, Analytics, Escritura e Imagen Pública, todos en la capital. Lo mejor es que puedes hacer amigos o vínculos con personas de tu área que te mostrarán que el aprendizaje no solo está en las clases: hay congresos, exposiciones y talleres. En variedad de opciones de formación académica, punto para la CDMX. 

Decidí tomar clases de improvisación teatral 

En Colima, formé parte de una compañía de teatro. Ya en la capital busqué opciones para seguir formándome y encontré el término impro: una técnica de actuar historias que no han sido escritas, ensayadas, dirigidas ni estudiadas previamente, que son únicas e irrepetibles, creadas al instante, comúnmente a partir de sugerencias del público (extraído de aquí). Encontré un lugar donde estaban impartiendo el nivel 3 (de 5) y decidí entrar. Hasta el momento, es una de las experiencias más satisfactorias que he tenido.

La clase completa de impro 3 

El curso 3 trataba sobre la técnica impro-match, donde por equipos te ponen a competir a manera de retas. Antes de cada escena te dicen las reglas de juego: esta es una impro mixta (donde juegan los dos bandos al mismo tiempo) donde actuarán 2 integrantes por equipo, será en estilo ciencia ficción, durará tres minutos y llevará por nombre “el día está como para asar carne”. Durante el juego, un árbitro irá marcando las amonestaciones, y por cada tres le das un punto a tus contrincantes. Las faltas son muchas, van desde cliché, al mencionar una marca conocida en tu historia, “coca-cola”, por ejemplo; hasta título no respetado, cuando tu escena nada tiene que ver con las indicaciones que te dieron al principio. 

El curso 4, que es el que tomo actualmente, va sobre la técnica de impro-catch. Aquí, en vez de competir por equipos, pasas a hacer escenas con base en juegos (hay una buena cantidad de ellos). Por ejemplo, en Otra, debes cambiar la última frase que dijiste por otra (suena fácil, pero no lo es). Puedes ver el siguiente video para darte una idea.





 El de azul es mi maestro, José Luis Saldaña.




Sucede, que al ser tantas personas viviendo en una misma ciudad, habrá muchas que tengan gustos parecidos. Yo estoy sorprendido por la cantidad de gente que le gusta la impro, desde aquellos que la practican, hasta quienes son espectadores fieles a este tipo de espectáculos. Incluso hay noches de improke, una especie de karaoke de la impro, donde vas y en vez de cantar, pasar a actuar con otras personas.



mi primera sesión de improke, no tenía con quién pasar, así que alguien del público subió conmigo al pequeño escenario. 


Pásele, ¿cómo cuál buscaba? 

Si aún no estás convencido o convencida de mudarte a la Ciudad de México, créeme que otro de los puntos positivos son que aquí puedes complementar tu formación. A continuación algunas opciones que yo he husmeado para ver si le entro, la mayoría son tienen que ver con mi carrera, pero si googleas, seguro encuentras algo de tu interés:

Casa del Humor: esta es la escuela donde tomo mis clases de impro. También hay clases de cabaret, stand up, stand up feminista (sí) y clown.

Simulador de vuelo: es una escuela de creativos con cursos de redacción publicitaria, taller de arte, social media, search marketing, etcétera.

Colegio de Imagen Pública: hay diplomados, seminarios, licenciaturas y maestrías especializadas en imagología, imagen ambiental, imagen política, protocolo y más.

Centro de Capacitación Cinematográfica: una de las mejores escuelas de cine, con cursos de guionismo, producción audiovisual y muchas más opciones. 

#117Errores: en esta página te enseñan la importancia de escribir correctamente y seguido publican cursos. Su fundadora, Paulina Chavira, editora en The New York Times, es una increíble especialista de la ortografía (tuve la oportunidad de tomar un taller con ella y de verdad es muy buena).








Soy Fernando. A los 27 años me mudé a la Ciudad de México con un montón de miedos que se han ido quitando conforme pasa el tiempo. Cito a Colima en casi todas mis conversaciones.
Twitter: @NandoDeOca
Instagram: @NandoDeOca

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

A quién se le antoja un vaso de "tuba compuesta", cuál recomiendan? Foto: unwatedguy en tumblr Etiqueta, comenta, comparte... Arq. Miguel Villalpando October 21, 2018 at 04:00PM

Colima Antiguo https://ift.tt/2ySnT46 A quién se le antoja un vaso de "tuba compuesta", cuál recomiendan? Foto: unwatedguy en tum...