jueves, 28 de junio de 2018

Salve al Ángel, salve al Rey: una marcha de todos y todas. Un provinciano en la ciudad por Fer Montes de Oca



Salve al Ángel, salve al Rey: una marcha de todos y todas. 

Sucede que cada ciudad tiene un punto de encuentro para festejar o para manifestarse. En Guadalajara es la “Minerva” o la “Glorieta de los Niños Héroes”, recientemente renombrada como “de los Desaparecidos”, ante los lamentables hechos de violencia en Jalisco. En Colima, desde 1955, la del “Rey Colimán” es un punto de encuentro para los colimotes. Es una obra del escultor Juan F. Olaquíbel, autor también de la admirada “Diana Cazadora” de la Ciudad de México. Si decides viajar en la Línea 7 del Metrobús de la capital, que va por todo Paseo de la Reforma, te darás cuenta que la glorieta de la Diana está contigua al famoso “Ángel de la Independencia”, inaugurado en 1910 por Porfirio Díaz, de 93 metros de alto y 25 de profundidad. Su nombre oficial es el “Monumento a la Independencia” (¿ven cómo los colimenses no somos los únicos que le cambiamos de nombre a las glorietas?) pues, de hecho, se montó para conmemorar que habían pasado un siglo desde el proclamado 1810.

Luego de este breve desahogo histórico, lo importante.




El Ángel, sede de todo tipo encuentros

El pasado 23 de junio hubo dos hitos importantes para los mexicanos: la Selección ganaba su segundo partido en el Mundial de Rusia, venciendo 2 a 1 a los coreanos, y miles de personas saldrían a las calles por la Marcha del Orgullo LGBTTTI (se los juro que se puso “Dancing Queen” en cuanto comencé escribir del tema). Admito que por tiempos me fue imposible asistir a la marcha, aunque me tocó hacer una pequeña cobertura a través del medio donde trabajo. Vaya maravilla. Aficionados al fútbol y miembros de la comunidad gay juntos, celebrando en un mismo espacio. Ojo, no estoy diciendo que un grupo no pueda formar parte del otro, simplemente destaco que había dos motivos para estar ahí y hubo una mezcla de pasiones diversa e interesante. Veía las stories de Instagram de mis amigos: una bandera de México y una multicolor una y otra y otra vez. 



Carros alegóricos, el “Noa, Noa” de Juan Gabriel, pelucas, vestidos de novia, leotardo y trajes de marino; la comunidad Lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual (LGBTTTI) se adueñó de la principal avenida de la Ciudad de México. A la par, como cada partido ganado (o no ganado, como el de Suecia) la afición tricolor también hizo lo propio en Paseo de la Reforma: pelucas verdes, blancas y rojas; perritos con la playera; matracas, caras pintadas, banderas patrióticas y mucha alegría. 

En mi celular, el mensaje de dos amigas: ¿es neta que no vas a venir? está increíble. Me arrepentí de no asistir. Hubiera tenido mucho qué contarles.

¿Por qué tanto festejo multicolor?

El Día del Orgullo Gay (Gay Pride, en inglés) se conmemora cada 28 de junio. Su origen se remonta 49 años atrás en un bar llamado Stonewall Inn en un Nueva York. Esa noche de 1969, unos policías entraron y detuvieron a aquellos que, a su parecer, “llamaran la atención”. La comunidad homosexual de esa época había recibido sinnumero de insultos, por eso decidieron rebelarse durante tres días, un hecho sin precedentes que originó que desde entonces se lucharan por los derechos de las personas que tenían orientación sexual distinta a la de la mayoría. 



Crédito: @marisamaco

En México, la primera marcha de este tipo se realizó en 27 de junio de 1979, que incluía a contingentes del FHAR (Frente Homosexual de Acción Revolucionaria), Oikabeth (Grupo Autónomo de Lesbianas) y Lambda (Grupo de Liberación Sexual), según información de Homozaping

Sí. En pleno 2018 aún queda mucho por hacer. La discriminación está presente de muchas formas (levante la mano la persona que sintió un desagrado al ver la foto anterior). Según el Consejo Nacional para Prevenir La Discriminación, es una práctica cotidiana que consiste en dar un trato desfavorable o de desprecio inmerecido a determinada persona o grupo, que a veces no percibimos, pero que en algún momento la hemos causado o recibido. 

¿Consideran que no es urgente dejar de lado la discriminación contra los grupos vulnerables? Detenganse a pensar un poco sobre el hecho de que esta no es una decisión, una persona no elige ser homosexual. Muchos y muchas comienzan a preguntarse qué sucede con su identidad en la adolescencia y créanme que no la pasan bien. Estudios de organizaciones especializadas revelan que al menos la mitad de los estudiantes de secundaria y preparatoria han sido violentados verbalmente al identificarse como homosexuales, lesbianas o bisexuales. La Encuesta Nacional sobre Discriminación y Juventudes realizada por la organización YaajMéxico, al menos el 62 % de jóvenes entre 15 y 29 años han sufrido algún tipo de discriminación en la escuela. Lee más aquí.

Después de la escuela, los y las jóvenes LGBTTTI señalan que el segundo lugar donde sufren exclusión o marginación es el círculo familiar.

Mamá, papá, tengo algo que decirte

Así comienza la conversación de Jimmy con sus padres: “no es un problema, no es malo, simplemente es diferente: soy gay”. Estudios han demostrado que la genética tiene mucho que ver con los roles. La siguiente Ted Talk habla sobre cómo la homosexualidad no es sobre identidad sexual, sino más bien sobre la sobrevivencia de las familias. ¿Sobrevivencia?, se preguntarán. Así es. Debido a su inteligencia emocional, las personas homosexuales funcionan como una especie de pegamento que une las piezas rotas de personas que se sienten mal. La primera persona con la que tenemos contacto son nuestras madres, desde el vientre. En la charla plantean el ejemplo de Joan, quien en el tercer trimestre del embarazo de Jimmy le descubren cáncer. Severo estrés, ¿no? Estudios demuestran que las madres del 37 % de los hombres gays habían sufrido un estrés durante el embarazo. Es como si tu organismo supiera que necesitarás apoyo emocional y vualá, nace una persona gay. Lo plantean como un catalizador para ayudar emocionalmente a grupos de personas. ¿Están de acuerdo? Vean el video, es muy interesante.



Al final 

En algún momento de nuestras vidas tenemos que tomar decisiones: besar/estar/coger con Juan, Lorena, Diego o Maribel. Qué ganas de estar estropéandoselas al prójimo. Espero que pronto el Rey Colimán se vuelva multicolor, donde se pueda celebrar que la discriminación ha desaparecido en Colima y las personas, todas, sean libres de ir tomados de la mano de quien quieran. Tomemos el ejemplo de que, poco a poco, está sucediendo en las grandes ciudades.


.



Soy Fernando. A los 27 años me mudé a la Ciudad de México con un montón de miedos que se han ido quitando conforme pasa el tiempo. Cito a Colima en casi todas mis conversaciones.
Twitter: @NandoDeOca
Instagram: @NandoDeOca

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

Esta es su casa. Un provinciano en la ciudad por @nandodeoca

Esta es su casa Recuerdo que de chiquito tenía muy presente las obras de Alejandro Rangel Hidalgo, aunque en ese momento no sabía quién era....