martes, 12 de junio de 2018

Sinfonolas Evolucionan a través del tiempo, del vinilo a lo digital




En las décadas de los 50 y 60, las sinfonolas tuvieron su época de esplendor al ambientar musicalmente los merenderos, restaurantes, cantinas y pulquerías de México, hoy continúan vigentes, pero a través de modelos digitales que pueden albergar miles de canciones, videos y karaokes en su disco duro. 

También se les conoce como jukebox, gramola o rockola. Éste último es el nombre más común y hace referencia a la marca Rock-Ola creada por David Cullen Rockola, en 1930. 

Es una máquina de aproximadamente metro y medio de altura que reproduce música cada vez que se le introducen monedas o billetes. Se caracteriza por el gran volumen de su caja e iluminación multicolor al frente y a los lados. 

Para seleccionar el tema a escuchar, se presionan varios botones a fin de encontrar el disco de vinilo ideal. Sin embargo, con el tiempo estos grandes dispositivos fueron desplazados por aparatos más pequeños que ocupan menos espacio y están montados a la pared. 

Además, sus pantallas son tipo “touch” (táctil) y ofrecen una variedad de opciones que no sólo contemplan escuchar títulos musicales. 

“No obstante lo anterior, siempre habrá sitios que prefieran seguir apostando por la nostalgia, por lo vintage y opten por las grandes máquinas aunque sea actualizadas, asegura Israel de Jesús, fabricante de rockolas desde el taller de su casa. 

Sinfonolas Arión es una de las empresas mexicanas que las fabrican. Su planta se encuentra en Guadalajara, Jalisco, y es una división de la empresa Advanced Technology Research (ATR). El costo aproximado por aparato es de 100 mil pesos. Está totalmente equipado y con los permisos legales para funcionar de inmediato. 

Los fabricantes independientes como Israel de Jesús, aseguran que las rockolas que ellos presentan son de la misma calidad, pero a un precio más bajo, pues su venta máxima es de 16 mil pesos. 

Asegura que gozan de la misma tecnología que las patentadas y el catálogo musical también está legalizado ante la Somexfon (Sociedad Mexicana de Productores de Fonogramas, Videogramas y Multimedia). Asimismo, se puede actualizar vía Internet desde cualquier punto. 

Hace tiempo, para escuchar alguna canción, el cliente pagaba por lo menos unos 10 centavos, después 20 y más tarde costaba hasta un peso. En la actualidad, según la zona donde se halle instalada la sinfonola, pueden pagarse hasta 10 pesos por dos melodías. 

Temas de Pedro Infante, el llamado “Ídolo de México” son fundamentales en una rockola, como también los de Vicente Fernández, Alejandro Fernández, José Alfredo Jiménez y José José. De manera común, éstos se tocan cuando el cliente se siente despechado o adolorido. 



Pero si está más alegre, opta por cualquier otro género musical, ya sea balada, salsa, cumbia, rock and roll, bachata, alternativo, pop, rock, heavy metal y hasta reggaetón. Hay de todo para complacer a todos los gustos. 

En la Ciudad de México existen varios lugares que lucen sinfonolas antiguas para ambientar el lugar. Sin embargo, muchas de ellas no sirven debido a que existen pocas personas que se encargan de reparar ese tipo de modelos. 

Aunado a esto, es difícil hallar en el mercado las piezas de repuesto y sale caro el mantenimiento, por lo que prefieren sólo exhibirlas para que llamen la atención de la clientela. 



Fuente: Notimex

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Zacualpan, Comala que se hizo famoso durante la época del Villismo en nuestro Estado. Nació en el poblado de Zacualpan, municipio de Comala en el último decenio del siglo XIX, siendo de família muy pobre y… la generalidad de los nativos de ese lugar, en donde loscultivos de maiz se hacen en pequeña escala, dedicándose muchos nativos a la explotación de la cáscara de encino, sustancia tanina empleada en el curtimiento de pieles. Vicente siguiendo la costumbre se dedicaba a esa tarea en compañia de su hermano Melesio que era menor que él, y cuando se remontaban al cerro para efectuar su trabajo llevaban una pequeña carabina que les servia para cazar algún animal o para la legitima defensa. Habia por ese tiempo un policia de nombre Eugenio Rivera que “le tenia ganas" al arma de los Alonzo y en cierta ocasión cuando Vicente se encontraba atareado en su labor, echó Rivera que el arma estaba recargada en un encino al cuidado de Melesio y sin decir agua vá la tomó en presencia del muchacho al cual amenazó haciéndolo llorar. Cuando supo Vicente lo sucedido, juró matar a Rivera donde lo encontrara y se puso a espiar sus movimientos, teniendo conocimiento de que escoltaria la “raya" para pagarle a los de la Colima Lumber & Co.. convidó a un amigo para “hacer aquel remiendito" y se situaron en un lugar a donde por la fuerza tenia que pasar la conducta. Hicieron fuego dándole muerte a quien buscaban y un americano, que era el portador del dinero, creyendo que se trataba de un asalto para robarles, disparó su pistola en contra de los asesinos de Rivera, recibiendo contestación con una descarga que le mató el caballo echándose a huir. Alonso y su compañero se acercaron al cadáver quitándole las armas que portaba y cuando se acercaron al caballo del “gringo" (Charles S. Temple) y abrieron las cantinas, con sorpresa vieron que se encontraban repletas de billetes de banco; una mula aparejada que también encontraron estaba cargada con plata, todo lo cual acordaron enterrarlo al pie de un limón solamente de ellos conocido. Cuando en esta ciudad se supo lo acontecido a la “raya", se destacaron fuerzas policíacas en persecución de los autores y pronto fueron aprehendidos e internados en la cárcel general, la cual se encontraba en donde tuvo su negocio el señor Don Francisco Zaragoza. Alli los iban a visitar algunos amigos, entre ellos un señor de nombre Librado Haro, a quien el compañero del Indio indicó donde se encontraba el dinero y ni corto ni perezoso, comenzó a sacarlo depositándolo en una troje de maiz que tenía en Comala, de donde a su vez, le fue robado por su hermano Jesús que dio con la "tatema". Furioso se puso el indio cuando se dió cuenta de que su compañero lo robaba y para vengarse, en un dia de visita a la prisión en que se les permitia a los reos subir a la azotea del penal, estando platicando con su compañero en la orilla, le dio un empujón para tirarlo abajo, estrellándose contra las baldosas y muriendo instantáneamente. Asi se vengó el Indio de la mala jugada que le hizo aquel en quien confiaba... A la llegada de fue puesto en libertad, lo mismo que todos los presos, menos uno de apellido Cano que se rehusó a abandonar la prisión, se fue nuevamente al cerro formando un pequeño grupo de seis con otros tantos perseguidos por la justicia y en esa forma comenzó sus correrías, respaldándose en la bandera del villismo “pa’ tener bandera alguna”, según sus propias palabras, reconociendo como jefe a Pedro Zamora, el que lo mandó llamar a La Sidra para darle instrucciones sobre la forma de llevar la campaña en este Estado, pues acababa de sufrir una derrota por las fuerzas que manadaba el general Agustín Olachea (quien llegó a ser Secretario de la Defensa Nacional). Lino Araiza (a quien se debe esta narración), encontrándose en cierta ocasión en Zacualpan, por encontrarse también fuera de la acción de la justicia se entervistó por primera vez con el Indio, el cual sabiendo lo que le pasaba le dijo "muchacho, se que también a ti te persiguen, únete a nosotros para que en grupo podamos defendernos" y así fue, como aceptando aquella invitación, ingresó a la Revolución en el bando antes dicho... Ricardo B. Núñez Imagen: la ficha de ingreso a la Cárcel General del Estado de Vicente Alonso Teodoro, mejor conocido como “El indio Alonso”, natural de Zacualpan, Comala. El ingreso a prisión de este personaje se debió a que, con sus cómplices, asaltó al norteamericano Charles F. Temple a quien robó la raya de los trabajadores de la Colima Lumber Company que construían en el Cerro Grande la “vía herrada” por donde el ferrocarril bajaría la madera a la estación “El Balcón”, situada en las inmediaciones del Rancho de Villa. Como se aprecia en la parte superior de la fotografía se pueden leer los delitos de asalto y homicidio, ya que en el robo perdió la vida un rural de nombre Eugenio Rivera que era el custodio del norteamericano que sí logró salvar la vida. El asalto fue perpetrado en las inmediaciones de Zacualpan el 5 de junio de 1909. El indio Alonso se entregó voluntariamente a las autoridades el 29 de junio de ese año, aconsejado por Justo Salazar, propietario del rancho “Buenavista”, donde Alonso encontró trabajo y se refugió después de haber cometido el asalto. Arq Miguel Villalpando August 18, 2018 at 04:42PM

Colima Antiguo https://ift.tt/2Blk248 EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Za...