domingo, 22 de julio de 2018

La Catedral. Este hermoso edificio de estilo neoclásico, consagrado solemnemente el 8 de mayo de 1894, ha sido objeto de importantes demostraciones de veneración y regocijo por parte de la feligresía y el clero mexicano. Desde el siglo XVI la iglesia parroquial, construida en este lugar ha tenido diversas modificaciones; pero gracias al empeño de sus numerosos párrocos y de los vecinos colimenses, se ha reconstruído varias veces este histórico templo. El padre de nuestra independencia Miguel Hidalgo y Costilla ofició en la parroquia de Colima de marzo a noviembre de 1792, cuando aún no existía la Catedral. Fueron tantas las desgracias y calamidades que sufrió la Villa de Colima, que los miembros del ayuntamiento y vecinos acordaron la elección de un santo patrono, contra los incendios y los temblores, resultando agraciado, el promártir mexicano San Felipe de Jesús, cuya imagen llegó a Colima muchos años después de su designación, el 1 de septiembre de 1668, procedente de Guatemala, organizándose grandes fiestas en su honor, las que continúan desarrollándose hasta nuestros días, el 5 de febrero de cada año. En 1862 el párroco José Ramón Arzac, solicitó la autorización de la Mitra de Guadalajara para levantar un nuevo edificio que estuviera a tono con el desarrollo de Colima, encomendando el proyecto al ingeniero Longinos Banda; pero la construcción se suspendió once años después porque no ofrecía seguridad. Fue entonces cuando el famoso Alarife colimense Lucio Uribe presentó en 1875 un nuevo proyecto de catedral, el que después de haber sido estudiado cuidadosamente por la Mitra, resultó aprobado, reanudándose los trabajos a cargo del nuevo párroco Mariano T. Ahumada. Al erigirse en 1881 el Obispado de Colima, la iglesia parroquial fue elevada al rango de catedral. La obra fue terminada por el tercer obispo Atenógenes Silva, enriqueciéndola con pinturas, esculturas, parámetros y un órgano alemán monumental de 22 mixturas, el cual ya había sido estrenado el 12 de octubre de 1892, con motivo de una función religiosa para celebrar el cuarto centenario del descubrimiento de América. Con motivo de la consagración de la catedral en 1894, el licenciado Manuel Rivera publicó el folleto denominado “Reseña Histórica”, donde narra la historia de la primitiva iglesia parroquial y la consagración de la catedral. Los sismos registrados en 1900, 1932 y 1941, causaron graves daños a la catedral, por lo que fue necesario realizar en cada uno de estos periodos, diversas reparaciones y modificaciones que llevaron largos años, las cuales cambiaron el proyecto original de Lucio Uribe, sobre todo en la portada, las torres y los interiores de la iglesia. En la interesante obra de Lucio Uribe, el alarife de Colima, del arquitecto Roberto Huerta San Miguel, se describe magistralmente esta suntuosa construcción en la forma siguiente: “Los materiales con que fue construida son ladrillo y cantería, exceptuando las bóvedas y la media naranja para aligerar convenientemente su peso. El edificio, en general, es de estilo neoclásico y consta de una sola nave encerrada por fuertes y altos muros, coronándolo una gran cúpula que en el punto de inmisión forma espacioso crucero, rematado por esbelta y graciosa linternilla con su calada cruz de metal y la fina aguja de su pararrayo” La fachada actual “se compone de una portada con friso, sostenido por cuatro columnas de capitel jónico, dispuestas en pares a cada flanco; éste se remata con cuatro jarrones o urnas. Sobre la portada un ventanal con cristal emplomado, en el ácodo una cintilla con follaje, una hoja de acanto sobre la clave y una repisa labrada complementa el conjunto. “Los campanarios modificados sustancialmente en cada intervención se rematan con cúpulas en forma de media naranja que descansan sobre un tambor adornado por jarrones y óculos en cada una de sus caras, similar pero a escala menor que los de la cúpula principal”. *La Ciudad de Las palmas, en su historia, cultura y progreso. Ricardo Guzmán Nava. Claudette Beal July 22, 2018 at 09:21AM


Colima Antiguo https://ift.tt/2A12KZa La Catedral. Este hermoso edificio de estilo neoclásico, consagrado solemnemente el 8 de mayo de 1894, ha sido objeto de importantes demostraciones de veneración y regocijo por parte de la feligresía y el clero mexicano. Desde el siglo XVI la iglesia parroquial, construida en este lugar ha tenido diversas modificaciones; pero gracias al empeño de sus numerosos párrocos y de los vecinos colimenses, se ha reconstruído varias veces este histórico templo. El padre de nuestra independencia Miguel Hidalgo y Costilla ofició en la parroquia de Colima de marzo a noviembre de 1792, cuando aún no existía la Catedral. Fueron tantas las desgracias y calamidades que sufrió la Villa de Colima, que los miembros del ayuntamiento y vecinos acordaron la elección de un santo patrono, contra los incendios y los temblores, resultando agraciado, el promártir mexicano San Felipe de Jesús, cuya imagen llegó a Colima muchos años después de su designación, el 1 de septiembre de 1668, procedente de Guatemala, organizándose grandes fiestas en su honor, las que continúan desarrollándose hasta nuestros días, el 5 de febrero de cada año. En 1862 el párroco José Ramón Arzac, solicitó la autorización de la Mitra de Guadalajara para levantar un nuevo edificio que estuviera a tono con el desarrollo de Colima, encomendando el proyecto al ingeniero Longinos Banda; pero la construcción se suspendió once años después porque no ofrecía seguridad. Fue entonces cuando el famoso Alarife colimense Lucio Uribe presentó en 1875 un nuevo proyecto de catedral, el que después de haber sido estudiado cuidadosamente por la Mitra, resultó aprobado, reanudándose los trabajos a cargo del nuevo párroco Mariano T. Ahumada. Al erigirse en 1881 el Obispado de Colima, la iglesia parroquial fue elevada al rango de catedral. La obra fue terminada por el tercer obispo Atenógenes Silva, enriqueciéndola con pinturas, esculturas, parámetros y un órgano alemán monumental de 22 mixturas, el cual ya había sido estrenado el 12 de octubre de 1892, con motivo de una función religiosa para celebrar el cuarto centenario del descubrimiento de América. Con motivo de la consagración de la catedral en 1894, el licenciado Manuel Rivera publicó el folleto denominado “Reseña Histórica”, donde narra la historia de la primitiva iglesia parroquial y la consagración de la catedral. Los sismos registrados en 1900, 1932 y 1941, causaron graves daños a la catedral, por lo que fue necesario realizar en cada uno de estos periodos, diversas reparaciones y modificaciones que llevaron largos años, las cuales cambiaron el proyecto original de Lucio Uribe, sobre todo en la portada, las torres y los interiores de la iglesia. En la interesante obra de Lucio Uribe, el alarife de Colima, del arquitecto Roberto Huerta San Miguel, se describe magistralmente esta suntuosa construcción en la forma siguiente: “Los materiales con que fue construida son ladrillo y cantería, exceptuando las bóvedas y la media naranja para aligerar convenientemente su peso. El edificio, en general, es de estilo neoclásico y consta de una sola nave encerrada por fuertes y altos muros, coronándolo una gran cúpula que en el punto de inmisión forma espacioso crucero, rematado por esbelta y graciosa linternilla con su calada cruz de metal y la fina aguja de su pararrayo” La fachada actual “se compone de una portada con friso, sostenido por cuatro columnas de capitel jónico, dispuestas en pares a cada flanco; éste se remata con cuatro jarrones o urnas. Sobre la portada un ventanal con cristal emplomado, en el ácodo una cintilla con follaje, una hoja de acanto sobre la clave y una repisa labrada complementa el conjunto. “Los campanarios modificados sustancialmente en cada intervención se rematan con cúpulas en forma de media naranja que descansan sobre un tambor adornado por jarrones y óculos en cada una de sus caras, similar pero a escala menor que los de la cúpula principal”. *La Ciudad de Las palmas, en su historia, cultura y progreso. Ricardo Guzmán Nava. Claudette Beal

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Zacualpan, Comala que se hizo famoso durante la época del Villismo en nuestro Estado. Nació en el poblado de Zacualpan, municipio de Comala en el último decenio del siglo XIX, siendo de família muy pobre y… la generalidad de los nativos de ese lugar, en donde loscultivos de maiz se hacen en pequeña escala, dedicándose muchos nativos a la explotación de la cáscara de encino, sustancia tanina empleada en el curtimiento de pieles. Vicente siguiendo la costumbre se dedicaba a esa tarea en compañia de su hermano Melesio que era menor que él, y cuando se remontaban al cerro para efectuar su trabajo llevaban una pequeña carabina que les servia para cazar algún animal o para la legitima defensa. Habia por ese tiempo un policia de nombre Eugenio Rivera que “le tenia ganas" al arma de los Alonzo y en cierta ocasión cuando Vicente se encontraba atareado en su labor, echó Rivera que el arma estaba recargada en un encino al cuidado de Melesio y sin decir agua vá la tomó en presencia del muchacho al cual amenazó haciéndolo llorar. Cuando supo Vicente lo sucedido, juró matar a Rivera donde lo encontrara y se puso a espiar sus movimientos, teniendo conocimiento de que escoltaria la “raya" para pagarle a los de la Colima Lumber & Co.. convidó a un amigo para “hacer aquel remiendito" y se situaron en un lugar a donde por la fuerza tenia que pasar la conducta. Hicieron fuego dándole muerte a quien buscaban y un americano, que era el portador del dinero, creyendo que se trataba de un asalto para robarles, disparó su pistola en contra de los asesinos de Rivera, recibiendo contestación con una descarga que le mató el caballo echándose a huir. Alonso y su compañero se acercaron al cadáver quitándole las armas que portaba y cuando se acercaron al caballo del “gringo" (Charles S. Temple) y abrieron las cantinas, con sorpresa vieron que se encontraban repletas de billetes de banco; una mula aparejada que también encontraron estaba cargada con plata, todo lo cual acordaron enterrarlo al pie de un limón solamente de ellos conocido. Cuando en esta ciudad se supo lo acontecido a la “raya", se destacaron fuerzas policíacas en persecución de los autores y pronto fueron aprehendidos e internados en la cárcel general, la cual se encontraba en donde tuvo su negocio el señor Don Francisco Zaragoza. Alli los iban a visitar algunos amigos, entre ellos un señor de nombre Librado Haro, a quien el compañero del Indio indicó donde se encontraba el dinero y ni corto ni perezoso, comenzó a sacarlo depositándolo en una troje de maiz que tenía en Comala, de donde a su vez, le fue robado por su hermano Jesús que dio con la "tatema". Furioso se puso el indio cuando se dió cuenta de que su compañero lo robaba y para vengarse, en un dia de visita a la prisión en que se les permitia a los reos subir a la azotea del penal, estando platicando con su compañero en la orilla, le dio un empujón para tirarlo abajo, estrellándose contra las baldosas y muriendo instantáneamente. Asi se vengó el Indio de la mala jugada que le hizo aquel en quien confiaba... A la llegada de fue puesto en libertad, lo mismo que todos los presos, menos uno de apellido Cano que se rehusó a abandonar la prisión, se fue nuevamente al cerro formando un pequeño grupo de seis con otros tantos perseguidos por la justicia y en esa forma comenzó sus correrías, respaldándose en la bandera del villismo “pa’ tener bandera alguna”, según sus propias palabras, reconociendo como jefe a Pedro Zamora, el que lo mandó llamar a La Sidra para darle instrucciones sobre la forma de llevar la campaña en este Estado, pues acababa de sufrir una derrota por las fuerzas que manadaba el general Agustín Olachea (quien llegó a ser Secretario de la Defensa Nacional). Lino Araiza (a quien se debe esta narración), encontrándose en cierta ocasión en Zacualpan, por encontrarse también fuera de la acción de la justicia se entervistó por primera vez con el Indio, el cual sabiendo lo que le pasaba le dijo "muchacho, se que también a ti te persiguen, únete a nosotros para que en grupo podamos defendernos" y así fue, como aceptando aquella invitación, ingresó a la Revolución en el bando antes dicho... Ricardo B. Núñez Imagen: la ficha de ingreso a la Cárcel General del Estado de Vicente Alonso Teodoro, mejor conocido como “El indio Alonso”, natural de Zacualpan, Comala. El ingreso a prisión de este personaje se debió a que, con sus cómplices, asaltó al norteamericano Charles F. Temple a quien robó la raya de los trabajadores de la Colima Lumber Company que construían en el Cerro Grande la “vía herrada” por donde el ferrocarril bajaría la madera a la estación “El Balcón”, situada en las inmediaciones del Rancho de Villa. Como se aprecia en la parte superior de la fotografía se pueden leer los delitos de asalto y homicidio, ya que en el robo perdió la vida un rural de nombre Eugenio Rivera que era el custodio del norteamericano que sí logró salvar la vida. El asalto fue perpetrado en las inmediaciones de Zacualpan el 5 de junio de 1909. El indio Alonso se entregó voluntariamente a las autoridades el 29 de junio de ese año, aconsejado por Justo Salazar, propietario del rancho “Buenavista”, donde Alonso encontró trabajo y se refugió después de haber cometido el asalto. Arq Miguel Villalpando August 18, 2018 at 04:42PM

Colima Antiguo https://ift.tt/2Blk248 EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Za...