domingo, 26 de agosto de 2018

26 de Agosto de 1857. Motín y asesinato del General Manuel Álvarez Zamora, primer gobernador del Estado de Colima. El Señor General Don Manuel Alvarez fue nombrado por el Gobierno General, Gobernador provisional de Colima, y verificadas las elecciones de Poderes salió electo primer Gobernador Constitucional, y en este puesto duró hasta el 26 de Agosto de 1857, año en que acaeció su muerte. Tan funesto acontecimiento tuvo lugar a las dos de la tarde del citado día a consecuencia de un motín promovido por los Capitanes Mariano Véjar y José G. Rubio, con el objeto de secundar el movimiento iniciado en el país por el partido conservador, enemigo jurado de los principios liberales proclamados en la Constitución. Los capitanes ya niombrados, procedieron sublevando la guardia del hospital; asaltaron enseguida la del Batallón “Comonfort” que guarnecía la ciudad cuyos jefes estaban de acuerdo y quienes por consiguiente los secundaron sin resistencia alguna: reunidos los sublevados se dirigieron inmediatamente, sin guardar orden ni formación siquiera , hacia la plaza principal para sorprender la guardia de la cárcel; mas ésta no aguardó el ataque, sino que a la sola presencia de los asaltantes se desbandó. En esos momentos apareció por el ángulo norte de la plaza, montado a caballo, el señor General Alvarez, a quien se había hecho creer que con su sola presencia quedaría sofocado el motín; más apenas había avanzado unos cuantos pasos, cuando cayo atravesado el corazón, a los disparos de los sublevados que ocupaban los portales: el cadáver quedó abandonado frente a la tienda La Colmena, en la vía pública inundada de agua a causa de la lluvia que caía a esas horas. Los sublevados procedieron luego a poner en libertad a la prisión, formada de más de cien criminales , los que unidos a algunos revolucionarios, se dedicaron al pillaje, robando y cometiendo multitud de violencias a los vecinos que con justicia se hallaban alarmados, viendo en peligro sus vidas e intereses. Impotentes los Jefes del motín para contender los desmanes de los criminales, y temerosos de la responsabilidad que sobre ellos pesaba por lo acontecido, principalmente por la muerte del Señor General Alvarez, persona muy ameritada y querida de los colimenses, se excusaron todos de ponerse al frente de la situación, y en tales circunstancias ocurrieron para que se hiciera cargo de ella, al Coronel José Wáshington de Velasco, que se hallaba en la ciudad en calidad de desterrado, por adicto al partido conservador, quien aceptó la posición que se le ofrecía. Wáshington adoptó inmediatamente las más enérgicas medidas para conservar el orden y seguridad públicos que se vieron desde luego restablecidos. *Pequeña cartilla histórica de Colima. Ignacio G. Vizcarra. Imprenta del Gobierno del Estado, 1891. August 26, 2018 at 10:05AM


Colima Antiguo https://ift.tt/2Lnei9H 26 de Agosto de 1857. Motín y asesinato del General Manuel Álvarez Zamora, primer gobernador del Estado de Colima. El Señor General Don Manuel Alvarez fue nombrado por el Gobierno General, Gobernador provisional de Colima, y verificadas las elecciones de Poderes salió electo primer Gobernador Constitucional, y en este puesto duró hasta el 26 de Agosto de 1857, año en que acaeció su muerte. Tan funesto acontecimiento tuvo lugar a las dos de la tarde del citado día a consecuencia de un motín promovido por los Capitanes Mariano Véjar y José G. Rubio, con el objeto de secundar el movimiento iniciado en el país por el partido conservador, enemigo jurado de los principios liberales proclamados en la Constitución. Los capitanes ya niombrados, procedieron sublevando la guardia del hospital; asaltaron enseguida la del Batallón “Comonfort” que guarnecía la ciudad cuyos jefes estaban de acuerdo y quienes por consiguiente los secundaron sin resistencia alguna: reunidos los sublevados se dirigieron inmediatamente, sin guardar orden ni formación siquiera , hacia la plaza principal para sorprender la guardia de la cárcel; mas ésta no aguardó el ataque, sino que a la sola presencia de los asaltantes se desbandó. En esos momentos apareció por el ángulo norte de la plaza, montado a caballo, el señor General Alvarez, a quien se había hecho creer que con su sola presencia quedaría sofocado el motín; más apenas había avanzado unos cuantos pasos, cuando cayo atravesado el corazón, a los disparos de los sublevados que ocupaban los portales: el cadáver quedó abandonado frente a la tienda La Colmena, en la vía pública inundada de agua a causa de la lluvia que caía a esas horas. Los sublevados procedieron luego a poner en libertad a la prisión, formada de más de cien criminales , los que unidos a algunos revolucionarios, se dedicaron al pillaje, robando y cometiendo multitud de violencias a los vecinos que con justicia se hallaban alarmados, viendo en peligro sus vidas e intereses. Impotentes los Jefes del motín para contender los desmanes de los criminales, y temerosos de la responsabilidad que sobre ellos pesaba por lo acontecido, principalmente por la muerte del Señor General Alvarez, persona muy ameritada y querida de los colimenses, se excusaron todos de ponerse al frente de la situación, y en tales circunstancias ocurrieron para que se hiciera cargo de ella, al Coronel José Wáshington de Velasco, que se hallaba en la ciudad en calidad de desterrado, por adicto al partido conservador, quien aceptó la posición que se le ofrecía. Wáshington adoptó inmediatamente las más enérgicas medidas para conservar el orden y seguridad públicos que se vieron desde luego restablecidos. *Pequeña cartilla histórica de Colima. Ignacio G. Vizcarra. Imprenta del Gobierno del Estado, 1891.

Fotos de Colima Antiguo