miércoles, 24 de octubre de 2018

El calor de las distancias. Un provinciano en la ciudad por Fer Montes de Oca (@NandoDeOca)

Tarde se me hacía por volver a verte.



Diego ve la hora en su celular. Es un jueves por la noche. Su cabeza comienza a preguntarse cuánto tiempo haría un Uber desde su ubicación hasta el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. ¿Un último abrazo antes de viajar? No. Ya volverá. Cuenta los días para que eso suceda. Y es que es la primera vez que el equipo se separa y que debe lidiar con las distancias. No ha sido fácil, pero tampoco la perdición. 

Diego supone que el que se queda siempre la pasa peor, pues al viajar o mudarse siempre conoces lugares nuevos. Reflexiona un poco y deja de protagonizar en la historia. Se pone a pensar en su familia, cuando meses atrás decidió cambiarse de ciudad. Para Diego fue más fácil de lo que se imaginó, pronto hizo amigos, adoptó rutinas e hizo de nuevos espacios algo suyo. 

Cuando extrañas mucho a alguien, siempre hay alguien que te extraña mucho, quiere pensar Diego. Se pone a pensar en su mamá y en la frase que le dijo hace no mucho “no hay nada peor que perder a un hijo”. Él no está perdido, pero sin duda, ya no está presente de manera física en el mismo lugar que su mamá y hermanos. ¿Lo extrañan? modestia aparte, pero seguramente sí. 

Fíjense bien en dónde están pisando. Hay momentos que a nuestro alrededor lo tenemos todo y no lo valoramos. Momentos en que la gente que queremos está cerca, aprovechémoslo. 

En Colima es muy fácil estar conectados, ¿entonces por qué pasan los días y seguimos sin ver a esa personas que tanto bien nos hacen? Ninguna distancia es tan larga en nuestra bella ciudad. Si no lo hacemos es por falta de ganas.

Para los que vivimos lejos, cada día es una oportunidad para decirle a alguien que lo echamos de menos. No necesitamos decir “te extraño” para que la otra persona lo entienda. Podemos enviar una canción, un meme o un simple “cómo estás”. Estamos en pleno siglo XXI y las formas de comunicación acortan las distancias. Levanten el teléfono, compren un pasaje con su tarjeta de crédito, lo pagarán luego; envíen un mensaje o una carta por correo postal. Pónganse creativos y manifiéstense. 

Y es que, ¿alguien se ha puesto a valorar el poder de los reencuentros? Diego sabe que no han pasado muchos días desde que se separó de una persona muy importante para él. Pero no ha dejado de pensar en lo bonito que será reencontrarse. Se ha imaginado el momento en que le dice “qué bueno tenerte de vuelta”.

Se acercan las fiestas navideñas, días de amor por excelencia ¿con quien quieren reencontrarse? Quizá es el momento de buscar vuelos o camiones que nos lleven de vuelta a Colima. Me gustaría pensar que siempre habrá alguien que nos espera.





Soy Fernando. A los 27 años me mudé a la Ciudad de México con un montón de miedos que se han ido quitando conforme pasa el tiempo. Cito a Colima en casi todas mis conversaciones.
Twitter: @NandoDeOca
Instagram: @NandoDeOca

Fotos de Colima Antiguo