sábado, 22 de diciembre de 2018

Checa la colaboración de @nandodeoca : Un provinciano en la ciudad. Que no se te olvide





Que no se te olvide 

 

“Eso fue lo que me dijo el amigo de una amiga: que no se te olvide. Se refería a las ganas que tengo de viajar. Hace un mes de eso y hace cinco de que inició el 2015, el tiempo está avanzando y sé que una etapa está por llegar a su fin. Varios amigos estamos igual, queremos irnos. Esto nos dice que quizá no nos veremos en alrededor de dos años. Quizá cuando nos reencontremos todos tengamos casi 28 años”.

 

El 6 de mayo de 2015 escribí estas palabras. Estaba con mi amiga Montse y un amigo de ella, en la terraza de una fiesta en el tercer piso de una casona de la calle Hidalgo, en el Centro de Colima. No recuerdo quién nos había invitado, creo que ya pasaban las 2 de la mañana, o sea que seguramente era uno de los pocos afters de esa noche.

 

Esa etapa terminó para mí en septiembre de 2017. Ahora, muy pocos de mis amigos cercanos continúan en Colima -y permanecen ahí con razones muy válidas. 

 

Qué chistoso, el Fernando de hace tres años pensaba que quienes nos fuéramos de casa volveríamos a los 28… muy optimista. Tengo 28 y no está en mis planes regresar, es más, considero que mi vida en la Ciudad de México apenas está tomando un rumbo interesante. 

 

Mi etapa de foráneo temeroso terminó y dio paso a un chilango (sí, un chilango suena feo, pero sí).

 

“¿Te vas a ir a tu rancho?”, me preguntan varias personas. Contesto felizmente que sí. Y es que siempre, siempre, siempre es bueno volver a casa. Me acuerdo que antes, cuando aún vivía en Colima, diciembre era un mes especial pues los amigos que migraron volvían y todos éramos felices. Ahora formo parte de esas personas a las que les cae súper bien volver e ir al Centro, a Comala, a los volcanes o a la playa. Queremos comernos Colima en pocos días. ¿Cómo aprovechar al máximo los pocos 4 días de mi visita?

 

Quiero volver a sus calles con poco tráfico, a su calor navideño, a los Walmarts donde te encuentras a todo el mundo; quiero regresar a La Puerta, a las Colimitas en $30 pesos, al pozole de La Morelos. 

 

El Año Nuevo me espera, con mi familia que siempre cuenta las mis-mas historias, y con los amigos que no dejan de decir que ya hablo como chilango. 

 

Antes de terminar, quiero readaptar mi reflexión de 2015, con la que comencé este escrito: “que no se te olvide cómo es estar en Colima, que nunca pierdas tus ganas de volver al lugar donde viviste por mucho tiempo, y te dio tantas oportunidades. Que no se te olvide que volver a casa siempre es bonito, divertido y que cada rincón vale la pena. Como diría Macaco en “Moving”: ‘volver al origen no es retroceder’. Que no se te olvide”.

 

*Suena “Home”, de Edward Sharpe and the Magnetic Zeros*

 

Home is wherever I'm with  ̶y̶o̶u̶  (me).

 

Acotación: Donde quieran estar, sea en Colima, o fuera de ahí, siéntanse en casa. Eso es lo más importante.

 

¡Feliz Navidad!

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

Otorga UdeC Doctorado Honoris Causa a Marcela Lagarde y de los Ríos #UdeC

*“Las ideas y propuestas de la doctora Lagarde a lo largo de casi tres décadas de intercambio con la UdeC son visibles en el quehacer a...