jueves, 4 de abril de 2019

Participa investigadora de la #UdeC en Análisis del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología





*Elena Tejeda asistió al conversatorio que se desarrolló hace unos días en el Palacio Legislativo de San Lázaro.


La profesora investigadora de la Universidad de Colima, Elena Tejeda Yeomans asistió al Conversatorio para el Análisis del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, que se realizó hace unos días en el Palacio Legislativo de San Lázaro, y que tuvo como fin recibir las aportaciones de expertos, actores clave y comunidad en general del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, para el análisis del marco jurídico e institucional en esta materia.


En su participación, la experta dijo que “es una gran oportunidad estar en la mesa para hablar como científica, como parte de quienes estamos en el laboratorio o en las aulas, desarrollando temas de alto impacto no sólo para la ciencia en México sino para alcanzar y eventualmente rebasar el estado de bienestar de nuestro país”.


La universitaria, quien participó en la mesa cuatro con el tema “Financiamiento público y privado para el desarrollo CTI nacional”, reconoció el acierto de convocar en dicho espacio a quienes diseñan las políticas, a los representantes de diversas instituciones, pero principalmente, dijo, “a quienes dedican su vida a la ciencia, porque una iniciativa de ley que consulta a quienes somos los actores principales, es una iniciativa que tiene el potencial de ser asumida y defendida por quienes estamos en este ámbito”.


Al dar cifras sobre el financiamiento actual a ciencia y tecnología, Tejeda Yeomans citó que, según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, del gasto neto total programado en México para el 2019, el 70 por ciento está destinado a bienes y servicios públicos que incorporan a la educación, la ciencia y el desarrollo de tecnología, mientras que el 29 va a manejo de deuda y transferencia a diferentes niveles de gobierno. Sin embargo, añadió, menos del cinco por ciento está destinado al desarrollo y transferencia tecnológica, “rubro que permitiría alcanzar la soberanía alimentaria”.


Agregó que, dentro de este esquema, la prioridad que se da a la investigación y desarrollo en ciencia y tecnología es menor que otros rubros; sin embargo, dijo, “orientar de manera coherente el gasto que existe hacia los recursos humanos con los que ya se cuenta, puede ser una política pública que no cueste más, pero ayudaría a reconocernos a nosotros como mexicanos y como líderes en muchas de estas áreas. Apoyar la hechura de la ciencia básica, aprovechando los recursos humanos que ya tenemos, es el motor que permitirá adaptar y transferir tecnología”.


En una segunda intervención, la también doctora en Física de Partículas por la Universidad de Durham, Reino Unido, señaló que los científicos deben ser el centro de cualquier esquema de transferencia, incubación o adaptación de tecnología, donde normalmente el éxito se mide por un producto final en el mercado o una ganancia para la industria.


“El proceso natural de transferir y desarrollar tecnología está asentado en el desarrollo de ciencia básica y es importante que los científicos sigan estando al centro de ese proceso, no sólo al nivel del desarrollo de conocimientos, sino también cuando ya se trata de lanzar al mercado alguna idea o producto; esto nos ha fallado durante mucho tiempo en México”, enfatizó.


También destacó la importancia de romper con el paradigma en el cual se incentiva a la iniciativa privada para que haga investigación y desarrollo, “lo cual no nos ha llevado a nada por muchos años y es un agujero negro de recursos del pueblo mexicano”, aseguró.


Lo que realmente se necesita para seguir avanzando, añadió, “es la evaluación, seguimiento y pertinencia de proyectos con comisiones internacionales de expertos; menos evaluación frecuente interna y más evaluación a largo plazo externa y profunda con dichos comités; tiempos de ejecución de proyectos con evaluación de seguimiento más largos y trans-sexenales, e inversión en tecnología e innovación escalonada. Tiene que existir una planeación de gran aliento, pero a corto plazo tiene que enfocarse en el desarrollo de ciencia básica con los recursos humanos que ya tenemos. No tenemos que esperar diez o 20 años para eso”.


A su vez, propuso inversión de la iniciativa privada a la ciencia a través de fondos de pares con transferencia de tecnología, en laboratorios donde la prueba y el error signifiquen avance, así como la creación de laboratorios y talleres diversos en donde estos diferentes actores interactúen en un ambiente libre y con los recursos suficientes para realizar este proceso de prueba y error.


Además, dijo, “algunas medidas de impacto transversal para este desarrollo son la contratación de investigadores en sistemas educativos regionales, con pagos y fondos sustanciales que permitan ‘startups’ científicos, es decir, que lugares del país en donde no hay un desarrollo de ciencia básica sean los lugares donde se reinserten recursos humanos que ya están listos para ser líderes y desarrolladores de ciencia básica y de innovación”, agregó.


Finalmente, Elena Tejeda propuso la implementación de apoyos automáticos a todos los investigadores que lleguen a México, el doble a mujeres que a hombres y el triple a quien incorpore ciencia donde no la hay; apoyos extraordinarios y directos del Estado a niños que se comprometan con una carrera científica a partir de un nivel medio, así como apoyos extraordinarios y directos del Estado a maestros de nivel básico que impulsen a pequeños a las carreras científicas.


Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

Playa de Santiago en Manzanillo es apta para uso recreativo: SSA

  +Las 14 playas más concurridas del estado están por abajo del límite de riesgo sanitario   Al igual que las otras 13 playas más concurrida...