jueves, 26 de marzo de 2020

Quedarse en casa no es sólo para uno mismo, sino para los demás: Experto #UdeC


La organización Mundial de la Salud (OMS), así como instancias de salud de todo el mundo, generaron una serie de recomendaciones para evitar que las infecciones por el COVID-19 se sigan dando; entre ellas, lavarse las manos permanentemente, no tocarse el rostro con las manos, el uso de gel antibacterial, distanciamiento social y mantenerse en casa. Sin embargo, en redes sociales se ha disparado información sobre remedios naturales “para matar el virus” y teorías conspirativas, entre otras, pero qué hay de cierto en ello.

El doctor Carlos Enrique Tene Pérez, director de Atención Asistencial del Centro de Desarrollo de la Familia Universitaria de la Universidad de Colima, explicó en entrevista que los virus, como el COVID-19, son proteínas o estructuras que necesitan de las células de los seres vivos para replicarse. Una vez que se encuentran en las vías respiratorias, el enfermo las puede contagiar, y si éste no toma las medidas adecuadas, como estornudar al interior del codo o protegerse con un pañuelo, puede dejar el virus en las superficies que toca o en las personas.

La importancia del lavado de manos y de no tocarse el rostro, recalcó, es evitar que el virus entre a nuestras vías respiratorias por los ojos, nariz o boca. Cuando la infección ya está en las vías respiratorioas, el paciente puede tardar de uno a catorce días para presentar síntomas o nunca presentarlos; “es decir, está asintomática, pero eso no quiere decir que no va a contagiar, por lo contrario, puede estar contagiando a más personas por catorce días; por ese motivo, cuando alguien viene de países donde ya está la infección, se le solicita que se confine en su hogar durante dos semanas y si en ese tiempo no presentó nada, se le da de alta, esto se hace con la finalidad de evitar posibles contagios”.

Una de las críticas constantes en redes sociales es que no se les toma la temperatura a quienes llegan a los aeropuertos internacionales o centrales de autobuses. Ante eso, Tene Pérez dice que la temperatura sólo dice “que no tenemos fiebre justo cuando pasamos y nos están revisando, y pueden pasar muchas personas que ya están contagiadas por coronavirus que ni siquiera fiebre tienen; es más, que ni siquiera síntomas van a tener. Sin embargo, es un filtro, en lo que se llama ciencia del escrutinio, de gran ayuda para descartar a partir de este síntoma”.

En cuanto a los remedios caseros para fortalecer el sistema inmune, comentó que no se trata de un asunto de falta de defensa, “es de contagio; uno puede tener buenas defensas y se va a contagiar, quizá no presente síntomas, pero sí puede contagiar a otras personas. Una alimentación equilibrada, un buen descanso y la higiene en general son las formas de tener un buen sistema inmune y esto lo deberíamos tener presente todo el tiempo, no sólo en contingencias como éstas”.

Sobr el cubrebocas, dijo que se recomienda para las personas que tienen síntomas o tos, porque disminuye la posibilidad de dispersar los aerosoles del estornudo, donde viaja el virus, “pero también hay que pensar que es una estructura tan pequeña que atraviesa esos filtros; si optamos por usarlo, éste tiene que cubrir la nariz y una vez que se mojó hay que desecharlo, porque deja de ser útil”.

Ante la escasez de gel, aseguró que un buen lavado de manos puede ser suficiente para el contagio, así como mantener limpio los sitios donde trabajamos o lo que tocamos de forma compartida; “insistiría tanto en un buen lavado de manos como el no tocarse la cara, en el estornudo de etiqueta y lavarse las manos cada que estornudamos o tosemos”.

Carlos Enrique Tene pidió no caer en el alarmismo, “estamos ante una pandemia, que debe ser tomada con responsabilidad y seguir las indicaciones de las instituciones para disminuir las posibilidades de contagio”. Por desgracia, dijo, el internet, que podría ser una herramienta útil para informar mejor a la población sobre éste y otros males, se ha vuelto una vía donde se difunde informacion que no cuenta con fundamentos científicos.

Por ello, recomendó estar atentos a las indicaciones que realicen las instituciones del sector salud y la Organización Mundial de la Salud, y sobre todo no saturar las redes sociales con información falsa.

Por último, insistió en la necesidad de permanecer en casa estos días, “no sólo para cuidarme a mí, sono también a los demás. Debemos tener un pensamiento solidario: estoy en casa porque necesito también cuidar a los demás que integran mi comunidad”. Este tipo de pensamiento, agregó, también debe verse reflejado en no hacer compras de pánico “sino en pensar que todas las demás personas también van a necesitar lo mismo, que si ellos se protegen, también me están protegiendo a mí”.

“Esto que vamos a vivir las próximas semanas, sin duda es un acto transcendental para toda la comunidad, para enfrentar de mejor manera la posibilidad de contagio por el COVID-19. Con la simple acción de permanecer en nuestra casa estamos siendo solidarios con todos los demás”, concluyó.