jueves, 22 de marzo de 2018

Publican en Italia el libro “Profesión exorcista” de un sacerdote mexicano



Las experiencias personales recopiladas durante años sobre la lucha contra los demonios y su influjo en las personas, quedaron plasmadas en un relato que bien podría considerarse como el diario de un exorcista mexicano y que fue apenas publicado en Italia. 

En entrevista con Notimex, el sacerdote César Truqui ofreció detalles de su ministerio de atención a poseídos y endemoniados, que fueron recogidos por la periodista Chiara Santomiero en el libro “Profesión exorcista”. 

“Lo que más le impacta a un exorcista es poder tocar con mano la realidad espiritual del demonio que, como sabemos, es un ser espiritual, sin cuerpo y ni siquiera palabra pero que, cuando posee a una persona por permiso divino, se expresa a través de ella”, reveló. 

“Así podemos ver la mirada satánica, podemos ver el tono diabólico, percibir su soberbia, sentir el odio que puede tener hacia los hombres. Todo esto, que puedes aprender en el evangelio, lo tocas con mano durante los casos de posesión”, añadió. 

En el texto, publicado para el mercado italiano por la editorial Piemme, Truqui no sólo repasa algunas historias verdaderas de fenómenos paranormales, también ofrece reflexiones sobre las fragilidades y las dificultades de quienes afrontan un ataque demoníaco. 

Entre otras cosas, reconoció que en los últimos años se ha dado un incremento en el número de personas que buscan sacerdotes creyendo ser víctimas de posesiones diabólicas, tanto en Europa como en Latinoamérica, incluso en México. 

Esto, dijo, se explica por un aumento en la conciencia sobre la existencia del mal en la sociedad moderna, un mal que crece y se hace cada vez más presente, “en las familias y a todos los niveles”. 

Al mismo tiempo puso en guardia ante el “peligro de querer ver al demonio en todos lados cuando no es así”, producto de “una gran confusión en las personas”, que le atribuyen a él incluso las crisis económicas que los llenan de estrés y provocan conflictos familiares. 

“El demonio no es ni omnipresente ni omnipotente. Los exorcistas nos damos cuenta de la confusión en las personas cuando creen que una enfermedad psicológica o un ensañamiento de las circunstancias (son el origen de una acción satánica)”, precisó. 

Aclaró que, para certificar que existe una posesión, el exorcista debe hablar con la persona que pide ayuda, escucharla y hacer un discernimiento para conocer las características del caso. 

El sacerdote debe buscar los signos de una posesión que son cuatro: hablar lenguas muertas como latín, griego o hebreo; tener una fuerza que va más allá de la naturaleza, ser capaz de decir cosas ocultas, escondidas o lejanas y tener aversión a lo sagrado. 

“Estos signos vienen explicitados en el manual de exorcismo. Al mismo tiempo se deben buscar elementos que le hagan descubrir al exorcista que se ha recurrido a un mago, que se han hecho ritos satánicos, esotéricos, mágicos”, agregó. 

Truqui reveló haber pedido el permiso para fungir como exorcista al obispo de Coira, la diócesis suiza donde trabaja, luego que diversas personas le pidieran ayuda espiritual. 

“Lo mismo sucede con todos los sacerdotes. Cada vez se encuentran con más casos, hombres o mujeres, ancianos o jóvenes con necesidad espiritual, no sólo de una bendición normal o de un sacerdote para un exorcismo”, siguió. 

Aclaró que el Vaticano no tiene un sistema de coordinación de los exorcistas del mundo y deja a la decisión de cada obispo nombrar uno o más responsables de este servicio en su propia diócesis. 

Por este motivo, consideró, la distribución planetaria de los exorcistas es variable: en algunos países como Italia existen diócesis con una presencia adecuada (como Roma, Milán y Turín). Algo similar ocurre en la Ciudad de México, donde un grupo de ministros “bien formados y numerosos” desempeñan esta labor. 

“Hay otros países, ciudades y diócesis, donde no encuentras nada; por lo tanto, hay un desequilibrio. ¿Cuál sería el número adecuado de exorcistas? Uno por diócesis. Bastaría eso para que todas estén suficientemente preparadas para atender los casos”, estimó. 

Implícitamente, Truqui reconoció que esa falta de exorcistas en muchas zonas se debe a que, incluso dentro de la misma Iglesia católica, sacerdotes y obispos han perdido el sentido sobre la presencia real del demonio. 

Recordó que, en 1970, la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó un texto titulado “El demonio”, en el cual se vio obligada a explicar la existencia de esta figura a los ambientes católicos. “Si la Santa Sede tuvo que emitir un documento eclesial sobre esta realidad es que había necesidad”, subrayó. 

Finalmente, a quien perciba ser víctima de un ataque del demonio, el sacerdote le recomendó que rece todos los días, “con fervor y atención”, que lleve una “asidua vida sacramental”, sin faltar nunca a la misa de los domingos. 

“En el caso en que, desgraciadamente, se pueda caer en pecado mortal acercarse a la confesión y, en los casos en los cuales se necesite de una intervención mayor porque se percibe que hay algo extraordinario, buscar un sacerdote, en lo posible un exorcista, para pedirle ayuda”, concluyó.

Fuente: Notimex

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Zacualpan, Comala que se hizo famoso durante la época del Villismo en nuestro Estado. Nació en el poblado de Zacualpan, municipio de Comala en el último decenio del siglo XIX, siendo de família muy pobre y… la generalidad de los nativos de ese lugar, en donde loscultivos de maiz se hacen en pequeña escala, dedicándose muchos nativos a la explotación de la cáscara de encino, sustancia tanina empleada en el curtimiento de pieles. Vicente siguiendo la costumbre se dedicaba a esa tarea en compañia de su hermano Melesio que era menor que él, y cuando se remontaban al cerro para efectuar su trabajo llevaban una pequeña carabina que les servia para cazar algún animal o para la legitima defensa. Habia por ese tiempo un policia de nombre Eugenio Rivera que “le tenia ganas" al arma de los Alonzo y en cierta ocasión cuando Vicente se encontraba atareado en su labor, echó Rivera que el arma estaba recargada en un encino al cuidado de Melesio y sin decir agua vá la tomó en presencia del muchacho al cual amenazó haciéndolo llorar. Cuando supo Vicente lo sucedido, juró matar a Rivera donde lo encontrara y se puso a espiar sus movimientos, teniendo conocimiento de que escoltaria la “raya" para pagarle a los de la Colima Lumber & Co.. convidó a un amigo para “hacer aquel remiendito" y se situaron en un lugar a donde por la fuerza tenia que pasar la conducta. Hicieron fuego dándole muerte a quien buscaban y un americano, que era el portador del dinero, creyendo que se trataba de un asalto para robarles, disparó su pistola en contra de los asesinos de Rivera, recibiendo contestación con una descarga que le mató el caballo echándose a huir. Alonso y su compañero se acercaron al cadáver quitándole las armas que portaba y cuando se acercaron al caballo del “gringo" (Charles S. Temple) y abrieron las cantinas, con sorpresa vieron que se encontraban repletas de billetes de banco; una mula aparejada que también encontraron estaba cargada con plata, todo lo cual acordaron enterrarlo al pie de un limón solamente de ellos conocido. Cuando en esta ciudad se supo lo acontecido a la “raya", se destacaron fuerzas policíacas en persecución de los autores y pronto fueron aprehendidos e internados en la cárcel general, la cual se encontraba en donde tuvo su negocio el señor Don Francisco Zaragoza. Alli los iban a visitar algunos amigos, entre ellos un señor de nombre Librado Haro, a quien el compañero del Indio indicó donde se encontraba el dinero y ni corto ni perezoso, comenzó a sacarlo depositándolo en una troje de maiz que tenía en Comala, de donde a su vez, le fue robado por su hermano Jesús que dio con la "tatema". Furioso se puso el indio cuando se dió cuenta de que su compañero lo robaba y para vengarse, en un dia de visita a la prisión en que se les permitia a los reos subir a la azotea del penal, estando platicando con su compañero en la orilla, le dio un empujón para tirarlo abajo, estrellándose contra las baldosas y muriendo instantáneamente. Asi se vengó el Indio de la mala jugada que le hizo aquel en quien confiaba... A la llegada de fue puesto en libertad, lo mismo que todos los presos, menos uno de apellido Cano que se rehusó a abandonar la prisión, se fue nuevamente al cerro formando un pequeño grupo de seis con otros tantos perseguidos por la justicia y en esa forma comenzó sus correrías, respaldándose en la bandera del villismo “pa’ tener bandera alguna”, según sus propias palabras, reconociendo como jefe a Pedro Zamora, el que lo mandó llamar a La Sidra para darle instrucciones sobre la forma de llevar la campaña en este Estado, pues acababa de sufrir una derrota por las fuerzas que manadaba el general Agustín Olachea (quien llegó a ser Secretario de la Defensa Nacional). Lino Araiza (a quien se debe esta narración), encontrándose en cierta ocasión en Zacualpan, por encontrarse también fuera de la acción de la justicia se entervistó por primera vez con el Indio, el cual sabiendo lo que le pasaba le dijo "muchacho, se que también a ti te persiguen, únete a nosotros para que en grupo podamos defendernos" y así fue, como aceptando aquella invitación, ingresó a la Revolución en el bando antes dicho... Ricardo B. Núñez Imagen: la ficha de ingreso a la Cárcel General del Estado de Vicente Alonso Teodoro, mejor conocido como “El indio Alonso”, natural de Zacualpan, Comala. El ingreso a prisión de este personaje se debió a que, con sus cómplices, asaltó al norteamericano Charles F. Temple a quien robó la raya de los trabajadores de la Colima Lumber Company que construían en el Cerro Grande la “vía herrada” por donde el ferrocarril bajaría la madera a la estación “El Balcón”, situada en las inmediaciones del Rancho de Villa. Como se aprecia en la parte superior de la fotografía se pueden leer los delitos de asalto y homicidio, ya que en el robo perdió la vida un rural de nombre Eugenio Rivera que era el custodio del norteamericano que sí logró salvar la vida. El asalto fue perpetrado en las inmediaciones de Zacualpan el 5 de junio de 1909. El indio Alonso se entregó voluntariamente a las autoridades el 29 de junio de ese año, aconsejado por Justo Salazar, propietario del rancho “Buenavista”, donde Alonso encontró trabajo y se refugió después de haber cometido el asalto. Arq Miguel Villalpando August 18, 2018 at 04:42PM

Colima Antiguo https://ift.tt/2Blk248 EL "INDIO" ALONSO Pirmera Parte Vicente Alonso, alias “El Indio Alonso", natural de Za...