jueves, 23 de agosto de 2018

Comparten estudiantes proyecto enfocado en adultos mayores #UdeC

*Objetivo: difundir los 16 centros de atención para adultos mayores que existen en Colima a través de diferentes productos mediáticos que faciliten al usuario su ubicación.

Hace unos días, estudiantes de la Facultad de Letras y Comunicación (Falcom) de la Universidad de Colima, presentaron en el Instituto para la Atención de los Adultos en Plenitud (IAAP) el proyecto “La ruta de abue”, un programa que contiene la ubicación de 16 espacios especializados para la recreación de adultos mayores, los cuales pueden ser geolocalizados a través de la aplicación Google Maps.

En entrevista, Cristina Arévalo Vázquez Lara, Ana Georgina Ramos Cuevas, Ulises Obed Urieta Cayetano y Carlos Andrés Magaña Gutiérrez, estudiantes del séptimo semestre de la licenciatura en Comunicación, compartieron la experiencia de haber participado en la creación de “La ruta de abue”.

Este programa forma parte del proyecto piloto Media-Lab, que coordina Ana Isabel Zermeño Flores, profesora-investigadora de esta Universidad, un espacio para la generación y evaluación de productos mediáticos que les permita a los estudiantes entender su realidad desde una perspectiva más humana, vinculada con escenarios reales que los motiven a contribuir en la solución de problemas sociales.

Detrás de la creación de “La ruta de abue”, compartieron los cuatro estudiantes de Comunicación, “está un trabajo intensivo de un mes de investigación y de creación en el Media-Lab: dos semanas para una pequeña capacitación en la que nos enseñaron diferentes habilidades para realizar varios productos y prácticamente otras dos semanas para crear lo que en su momento fue ‘La ruta del abuelo’”.


Respecto a los motivos que los llevaron a trabajar con adultos mayores, Cristina Arévalo dijo que, por lo general, cuando la mayoría de los estudiantes de la Falcom realizan sus proyectos de investigación, eligen temas relacionados con jóvenes, “y era la primera idea que se tenía en el equipo, dejando rezagado el ámbito de los adultos mayores, los cuales son cada día un segmento mayor en el estado y con los que decidimos trabajar en esta ocasión, gracias a que uno de nuestros compañeros ya había trabajado con este tema en otra asignatura”.

Por lo tanto, la problemática que el equipo detectó en este tema, fue que “aunque existen espacios en Colima dedicados a la atención y recreación de los adultos mayores, el conocimiento de estos centros por parte de los usuarios, así como de los familiares, es poco o casi nulo, por lo que el objetivo, mencionó Ulises Urieta, “fue dar difusión a 16 centros de atención para adultos mayores que existen en Colima, a través de diferentes productos mediáticos que faciliten al usuario su ubicación”.

Sobre la experiencia de participar en el piloto del Media-Lab, los cuatro estudiantes coincidieron en haberse sumado a este programa, en un principio por curiosidad y con la intención de saber cómo realizar un proyecto de intervención; “fue por amor al arte; te tiene que gustar y sobre todo te tiene que nacer, porque es mucho trabajo y no existe ningún tipo de acreditación, ni cultural, deportiva, de asignaturas, de servicio social o prácticas profesionales”, dijo Cristina.

Aunque al principio el trabajo fue pesado, compartió Carlos Andrés Magaña, “las herramientas que aprendimos, las competencias que desarrollamos y todo el conocimiento en general que obtuvimos de este ejercicio, nos servirá no sólo en nuestra carrera sino también a lo largo de nuestra vida profesional”.

En ese sentido, dijo que dicho proyecto los colocó, aún siendo estudiantes, “en un entorno real que nos permitió aprender a relacionarnos con las instituciones, coordinar nuestros tiempos, cumplir con la entrega de productos y alcanzar las metas establecidas; sobre todo, a resolver y dar solución a los problemas presentados durante el proceso”.

Respecto al futuro de la “La ruta de abue”, sus creadores dijeron que debido a que es un “proyecto vivo” que incluye a personas, así como la vinculación con los centros de atención que existen en Colima para atender a los adultos mayores, “es y seguirá siendo un producto en constante cambio y actualización, ya que pueden surgir nuevos espacios y cerrarse otros”.

Los estudiantes de Comunicación y colaboradores del proyecto piloto del Media-Lab comentaron que esta experiencia los hizo darse cuenta de que “tenemos mucho que aprender de los adultos mayores, comenzando por valores como el respeto y la tolerancia. Nos sentimos orgullosos de trabajar con este segmento de la sociedad y nos encantaría que más jóvenes se vincularan a proyectos en favor de los adultos en plenitud, quienes son importantes y creemos que deben tener presencia en la sociedad”.

En este ejercicio, resaltó Ulises, “los que más ganamos somos nosotros. Ganamos conocimiento, habilidades, competencias y la capacidad de adaptarnos a personalidades con las que jamás habíamos trabajado, mostrando flexibilidad, tolerancia, comprensión y ante todo respeto por la forma de ser, las opiniones y habilidades del otro”.

“Tenemos la responsabilidad, y de cierta manera la obligación, de unirnos más no sólo entre jóvenes, sino también con otros sectores sociales; creo que si no nos unimos como sociedad y damos de forma desinteresada lo que cada uno de nosotros tenemos, esto va a seguir igual”, concluyó Cristina Arévalo.

En entrevista, Ana Isabel Zermeño Flores, coordinadora del Media-Lab, dijo que pese a los ajustes de tiempo y presupuesto que se presentaron en el proyecto, los cuales llevaron a los jóvenes que colaboraron a realizar sus productos en un mes, el trabajo de los estudiantes, tutores y profesores de apoyo técnico fue extraordinario: “Esto demuestra la capacidad de producción real, ya que como profesionista jamás se te dará un año o seis meses para que termines o entregues un proyecto”.

Al preguntarle sobre la etapa en la que se encuentra dicho proyecto, Ana Zermeño dijo que, por ser un piloto, el Media-Lab se encuentra en proceso de evaluación, y adelantó que se tiene un cumplimiento de metas con resultados muy altos.

Respecto al escenario que le espera al Media-Lab, Zermeño Flores compartió que aún no había nada seguro: “Todavía tenemos que ver las posibilidades de sustentabilidad del proyecto y analizar si es posible que, por la naturaleza pedagógica de este proyecto de intervención, se pueda considerar para conseguir recursos federales”. En este sentido, explicó que el proyecto Medía-Lab apuesta en dos líneas: fortalecer las capacidades de los estudiantes y articular más a los académicos.

Sobre los estudiantes, Ana Zermeño mencionó que el hecho de no acreditarles obedeció a despertar su compromiso con su propio aprendizaje; es decir, “entender que son ellos los que realmente ganan”, enfatizó. En cuanto a la articulación de los académicos de la Falcom, dijo que el apoyo recibido por parte de los profesores “fue muy bueno y respondieron de manera excelente con las capacitaciones requeridas, y están dispuestos a seguir trabajando”.

Al hablar del proyecto “La ruta de abue”, la investigadora dijo que fue interesante el proceso que tuvieron los estudiantes, debido a que lograron el objetivo de conectarse y sensibilizarse ante las necesidades y una serie de problemas sociales mucho más complejos: “eso los convierte en seres humanos más conscientes y en un profesionista mejor situado, capaz de conectar con el otro y crear tejido social”, comentó.

A la hora de que el equipo entregó los productos mediáticos, narró la profesora, “todos los usuarios firmaron de conformidad; sin embargo, lo interesante fue que para ellos lo más valioso fue la experiencia de coincidir y tener esta conexión con los jóvenes. Creo que es un punto que tenemos que desarrollar más en la facultad, no sólo aprender conocimiento científico o conocimiento para la profesión, sino que necesitamos profesionistas más sensibles, aterrizados, dispuestas a hacer algo extra por los demás”.

Lo que sigue ahora, según Zermeño, “es generar textos académicos, sacar varias publicaciones y platicar con los jóvenes para ver si, además de las ponencias, quieren trabajar sus proyectos de investigación derivados de esta experiencia”.

En un futuro, añadió, el plan de estudios de la Facultad de Letras y Comunicación necesitará una reestructuración y, con el tiempo, articularemos cómo este tipo de trabajos y proyectos pueden vincularse con la tesis, y pensaremos en generar talleres para publicar en revistas indexadas y generar otros productos mucho más completos, que les permitan tener más opciones de titulación”, concluyó.

Fotos de Colima Antiguo