viernes, 26 de enero de 2018

El complejo genoma del ajolote mexicano oculta las claves de la regeneración de extremidades


El genoma del ajolote mexicano, el más largo que se ha secuenciado hasta la fecha permitirá profundizar en los mecanismos biológicos que le permiten regenerar sus extremidades, según Nature.


Junto al genoma completo del ajolote, que cuenta con 32.000 millones de bases, la revista británica informa también sobre la secuenciación del genoma del gusano Schmidtea mediterranea, un miembro de la familia de los platelmintos, o gusanos planos, capaz de reconstruir su cuerpo incluso cuando ha sido cercenado en cientos de pedazos.

El material genético de ambos organismos contiene una gran cantidad de secuencias de ADN repetitivas, lo que ha añadido complejidad al análisis de su genoma.

Para llevar a cabo la secuenciación, los dos equipos de investigadores han utilizado un nuevo método computacional, junto con una estrategia de “lectura larga” del ADN, lo que permite analizar cientos o miles de pares de bases en poco tiempo.

Ciertas cadenas de bases repetitivas, ligadas al desarrollo embrionario y la actividad de células madre, ya habían sido relacionadas con la regeneración corporal en una investigación previa sobre el anfibio gallipato.

Comparación de genomas

Los científicos se proponen ahora confirmar si esas secuencias cumplen la misma función regeneradora en el ajolote y el Schidtea mediterranea.

Un grupo del Instituto de Investigación de Patología Molecular de Viena es el responsable de la secuenciación del genoma del ajolote (Ambystoma mexicanum), que ha resultado ser diez veces más largo que el humano.

Elly Tanaka y su grupo resaltan en su trabajo una serie de genes y secuencias de mico ARN cuyas que se encuentran sobrerrepresentadas en las células de miembros regenerados del anfibio, por lo que las consideran candidatas ideales para profundizar en su estudio.

Tanaka advierte además en Nature de que el gen Pax3, considerado esencial para el desarrollo de muchos animales, no aparece en el genoma del ajolote, lo que abre otra posible vía de indagaciones.

El material genético del gusano platelminto Schidtea mediterranea es más exiguo que el del aojolote mexiano, al contar con 800 millones de bases.

Su secuenciación ha permitido determinar que al menos 124 genes que son esenciales para los humanos y los roedores están ausentes en ese organismo, incluidos algunos genes responsables de reparar ADN dañado y otros que ayudan a que los cromosomas se separen de forma adecuada durante la división celular.

Con información de EFE

Fotos de Colima Antiguo

Recomendamos

Inauguran VII Muestra y Venta de Proyectos de Diseño y Arquitectura #UdeC

*En la Pinacoteca Universitaria se exponen 300 proyectos de los distintos semestres de las carreras de Diseño Gráfico, Diseño Indus...